Larreta apura la venta de 29 edificios públicos

Compartir

El jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires buscará la próxima semana que la legislatura apruebe la venta de al menos 29 edificios públicos. El listado era mayor e incluía el espacio en el que se encuentran la Dirección de Música y Estudio Urbano, pero la lucha de sus trabajadores logró por ahora revertir esa medida. Larreta necesita aprobar la venta antes del 10 de diciembre, cuando perderá la mayoría especial en la legislatura porteña. Los falsos motivos para la venta: educación, salud, extensión del subte, generación de espacios verdes. El negocio inmobiliario.

Con un proyecto de ley enviado a las apuradas el lunes 25 de noviembre, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires busca desafectar del dominio público, declarar innecesarios para la gestión y autorizar la disposición de un listado de 31 inmuebles. Ante la consulta de Nuestras Voces, el legislador porteño Mariano Recalde señaló: “Desde Unidad Ciudadana consideramos que como las tierras públicas son un bien escaso y pertenecen a todos los porteños y porteñas, deberían utilizarse como parte de un plan de desarrollo urbano estratégico. Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta piensan exactamente lo contrario: venden las tierras e inmuebles públicos para pagar los intereses de la deuda de la Ciudad o para entregárselas a empresas amigas y que hagan negocios inmobiliarios. Durante sus gobiernos, el macrismo ha hecho de esta maniobra una política de Estado”.

En julio de este año, la legislatura porteña aprobó la venta de terrenos del barrio Padre Carlos Mugica para pagar parte del crédito que le otorgó la Corporación Andina de Fomento (CAF) para financiar el Paseo del Bajo. Los vecinos exigían que las tierras se destinaran a la reurbanización de la villa con créditos accesibles para las familias trabajadoras que viven en la zona.

Larreta vende terrenos de la Villa 31 para pagar el Paseo del Bajo

“En los últimos 12 años se vendieron 473 hectáreas de la Ciudad, el equivalente a 236 veces la Plaza de Mayo, a 630 canchas de River, a 4 veces la superficie urbanizada de Puerto Madero. Durante la gestión de Horacio Rodríguez Larreta se privatizaron 267 hectáreas, mientras que en las dos gestiones de Macri se enajenaron 205. Es decir, Larreta vendió más en 4 años que Macri en 8. Por eso decimos que Larreta decidió ir por el mismo camino que Macri pero más rápido: desde que es Jefe de Gobierno ingresan constantemente proyectos para despatrimonializar la Ciudad, especialmente en los últimos dos años, porque cuentan con la mayoría para aprobarlos solamente con sus votos”, explicó Recalde. Sin embargo esa ecuación se modificará a partir del 10 de diciembre. En la actualidad Larreta cuenta con 33 legisladores propios. Sumados a dos que le provee el socialismo y seis del bloque Evolución, supera los 40 votos que necesita para la aprobación de leyes especiales. A partir del 10 de diciembre, Cambiemos ya no contará con esa mayoría.

Entre los edificios que el gobierno incluyó en el listado de inmuebles que pretendía que los legisladores declaren como innecesarios se encuentran, entre otros, los de la Dirección de Música, ubicado en Alsina 963/967 y el del Estudio Urbano, ubicado en Curapaligüe 585. “En la Dirección de Música funcionan las oficinas administrativas y en Estudio Urbano una escuela de oficios y un estudio de grabación de carácter público y gratuito”, explicó a este medio Mariana Bocca, una de las trabajadoras de la dirección de música que se organizó junto a sus compañeros para evitar el desguace del área.

“Nos enteramos por rumores y por visitas de alumnos al edificio que iban a mudar la Escuela Taller del Casco Histórico que está en Garay y Paseo Colón a nuestro edificio porque quieren demoler ese lugar para que pase el Metrobus. Los compañeros de la escuela presentaron un amparo para evitar el traslado y justo esta semana la justicia le hizo lugar. La idea era mudar provisoriamente la escuela al edificio en el que estamos nosotros y después de venderlo volver a trasladarlos. Pero a su vez, querían que nosotros desalojáramos este lugar y pasemos a trabajar al edificio de La Prensa que está en Avenida de Mayo al 575, en unas oficinas prestadas donde no entrábamos ni estaban en condiciones de habitabilidad y con otros horarios. Es decir, en la práctica era dar un paso más en el achicamiento del área que impulsó el gobierno desde que llegó Macri. A partir de los rumores, pedimos por escrito que nos informen sobre los planes del gobierno y ahí logramos obtener los datos”.

Tanto la Banda Sinfónica de la Ciudad como la Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires están a cargo de la Dirección de Música. También organizan desde esta dependencia y hace 37 años el certamen de Tango Hugo del Carril. En el edificio propio en el que se encuentra el departamento hay espacio y proyectos presentados por los trabajadores para desarrollar un auditorio, un aula de capacitación, un salón de muestras. “Ningún funcionario quiso poner en marcha los proyectos, dicen que no hay presupuesto. Algunos de los programas que quedan funcionan gracias a la iniciativa de los trabajadores”, sostuvo Bocca.

En el Estudio Urbano se capacitan alrededor de mil personas por año. Muchos de los que asisten son de la villa del Bajo Flores. “Ahí les dan la posibilidad de tener un oficio, de capacitarse, de conocer sus derechos. Se enseña grabación, edición, managment, comunicación, producción. Son profesiones vinculadas a la música. Incluso hay un proyecto presentado en la Unesco que se está discutiendo ahora en París para ampliar las becas y el estudio”

“Si bien logramos que en la comisión de Presupuesto que se reunió este viernes saquen del listado de inmuebles a estos dos edificios, no tenemos certezas de que no vuelvan a intentar venderlos más adelante. Nosotros presentamos esta semana un amparo ante la justicia y estamos en estado de alerta. El jueves vamos a ir a la legislatura para asegurarnos que no vuelvan a incluirlos cuando traten el proyecto en la sesión”, explicó la trabajadora.

Destino de los fondos

Si bien el proyecto de ley establece que los recursos que se obtengan de la disposición de los bienes inmuebles no pueden utilizarse para el financiamiento de gastos corrientes y que deben usarse para salud, educación, seguridad y vivienda, entre otros conceptos, lo cierto es que la gestión de los últimos años demuestra que esas no han sido las prioridades del gobierno. “La prueba más contundente son los gravísimos problemas que enfrenta la Ciudad en la actualidad. Este año los gremios docentes reportaron que más de 25 mil niños y niñas no tienen vacante. En la Ciudad hacen falta escuelas y ni Macri ni Larreta tomaron la decisión de construirlas. El Jefe de Gobierno dice que en su gestión construyó 54 pero la propia Justicia constató que solo fueron cinco. Tampoco invirtieron en salud: no construyeron ni un solo hospital en 12 años y se perdieron 500 camas de internación, lo que equivale al cierre de 5 hospitales; ni en la generación de espacios verdes: mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda entre 15 y 20 metros cuadrados de espacios verdes por persona, en la Ciudad hay solo 6 metros cuadrados. Pero además, esta cifra incluye canteros de pared, colgantes y bajo autopistas, mientras los desarrolladores inmobiliarios avanzan sobre los verdaderos espacios verdes”, sostuvo Recalde. Y agregó: “Aunque el Gobierno porteño ponga de excusa proyectos educativos, sanitarios o de infraestructura para despatrimonializar la Ciudad, está claro que no es allí donde ha ido el dinero obtenido de la venta de las tierras públicas, porque donde hay un terreno, Horacio Rodríguez Larreta ve un negocio. Sin ir más lejos, todavía no se trató en la Legislatura Porteña el proyecto para vender un terreno ubicado en Brandsen 1481, en el barrio de Barracas, y ya están ofreciendo departamentos de 2 y 3 ambientes con parrilla, zoom, gimnasio y seguridad 24 horas”.

El proyecto enviado a la legislatura también establece la ampliación de la red de subtes como otro posible destino de los fondos. Sin embargo, lejos de la promesa que hizo Macri de construir 10 kilómetros de subte por año, desde 2007 a 2019 sólo se agregaron 11,09 kilómetros. Sin embargo, la mayoría de esas obras ni siquiera fueron iniciadas por el macrismo. Rafael Skiadaressis, del área de Transporte de la Defensoría del Pueblo señaló tiempo atrás en El Destape que “por lo general las obras de subte son inversiones que suelen superar el tiempo de un mandato y en este caso hay un ‘arrastre’ de las gestiones anteriores (Aníbal Ibarra y Jorge Telerman) respecto a las obras de extensión, sumado al gobierno nacional para el caso de la línea E”. Todas las obras previstas vinculadas con ese transporte para la próxima gestión están relacionadas con mejorar los servicios que actualmente funcionan, pero ninguna se vincula con seguir ampliando la red. En 2005 la gestión de Anibal Ibarra presentó un proyecto para construir tres nuevas líneas: la F, G e I que agregarían 27 kilómetros a la red. Pero eso quedó enterrado en el olvido de la gestión desde que asumió Macri en la ciudad. “Los recursos del Gobierno de la CABA tampoco han ido a la extensión de subte, un emblema del fracaso de la gestión macrista: construyeron menos kilómetros de subte que De la Rúa, la infraestructura está deteriorada y el servicio es pésimo, y hace poco descubrimos que los vagones que le compraron a España y a Japón contienen asbesto, un material cancerígeno”, reclamó el legislador de Unidad Ciudadana.

Comentarios

Comentarios

Sabrina Roth

Sabrina Roth

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA). Es corresponsal de Telesur en Argentina y escribe colaboraciones en Página/12 y #LaGarcia.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 14/12/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto