Las meriendas del hambre de Larreta

Compartir

Una bolsa con 5 frutas, 5 barras de cereal, 5 paquetes de galletitas de 25 gramos (3 unidades), 10 saquitos de mate cocido y una leche en polvo de 250 gramos es la merienda del hambre para medio mes de los alumnos porteños que envía Horacio Rodríguez Larreta. La paga 529 pesos y alcanza para media barra de cereal y media fruta por día de clase. Subalimentación en el distrito escolar más rico del país. Las maestras hacen colectas para completar los alimentos y que los chicos tengan algo más para comer. Denuncia por sobreprecios y un agujero negro de 800 millones de pesos.

Una galletita y media, la mitad de una fruta (naranja o manzana), media barrita de cereal , un saquito de mate cocido y una cucharada de leche en polvo es la merienda que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires les da por día a los alumnos porteños.

Durante el aislamiento por la pandemia las alumnas y los alumnos de la Escuela de Danzas N°2 Jorge Donn de Villa Luro pidieron asistencia al Gobierno porteño y eso es lo que reciben en el distrito escolar más rico del país.

Cada quince días, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta distribuye la «Canasta Escolar Nutritiva» que, según la modalidad de los establecimientos, reciben desayuno, almuerzo o refrigerio. En el caso de la escuela de Villa Luro, los 60 chicos y chicas que cursan la secundaria y pidieron el refrigerio reciben de manera quincenal una bolsa con 5 frutas, 5 barras de cereal, 5 paquetes de galletitas de 25 gramos (cada uno trae 3 unidades), 10 saquitos de mate cocido y una leche en polvo de 250 gramos. Con eso deben merendar 10 días (sin contar los fines de semana). Por ese paquete, la administración porteña paga 529 pesos. Según la web del Ministerio de Educación, “cada una contiene alimentos variados para aportar a los chicos y chicas las calorías y nutrientes necesarios para que tengan la energía suficiente para continuar estudiando en casa, asegurando la calidad bromatológica e inocuidad alimentaria”. En los hechos, los y las docentes decidieron juntar plata para poder comprar más productos para las familias.

La deuda digital de Larreta: alumnos sin clase por falta de conexión y PC

El 28 de mayo se publicó en el Boletín Oficial de Buenos Aires la resolución 90/2020 a través de la cual el Ministerio de Educación, estableció la distribución quincenal de la Canasta Escolar Nutritiva (Covid-19) para el servicio  de  alimentación destinado  a  alumnos  becados con la finalidad  de readecuar el “servicio   de   comedores   escolares  conforme  las  recomendaciones  establecidas  por  la  Autoridad  de  Aplicación  vinculadas con la mitigación de la propagación de la pandemia COVID-19”. En uno de los anexos, se indican los precios quincenales: por el desayuno $175, por el almuerzo $1.400 y el refrigerio $529 “durante todo el plazo que dure la suspensión de clases presenciales”. Si bien la Ley N° 3.704 busca “promover la alimentación saludable variada y segura de los niños, niñas y adolescentes”,el ministerio de Educación no cumple con el menú establecido en el 2018 que detalla que el refrigerio estará compuesto ”por un sándwich y una fruta o barra de cereal”. Verónica Bellini es docente de la Escuela 2 y cuenta que se organizaron para ampliar la canasta de alimentos ante la necesidad de las familias durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio.

“Los padres pidieron la ayuda porque están en una situación complicada y se les está enviando esa bolsita con 10 saquitos de mate cocido sueltos por los 10 días hábiles, una leche que antes era de 400 cc y ahora pasó a ser de 250 cc, 5 frutas, y esas galletitas y barras de cereales. Nada más que eso. Ante esto, nosotros estamos haciendo colectas como para llenar esas bolsas con alimentos que les sirvan. No nos da la cara para darles esa bolsita. En esta escuela que es de danza, los chicos vienen de provincia, de muy lejos, porque vienen a buscar la especificidad, no es que tiene su alumnado del barrio. Vienen de otro lado. Ante la necesidad de la gente de venir a buscar eso y sabiendo el esfuerzo que hacen para ir a buscarlo, con los docentes empezamos a juntar plata todos los meses. Yo trabajo en dos escuelas de artística y en las dos estamos haciendo lo mismo”, relata Bellini en diálogo con Nuestras Voces. 

Todos los meses, el personal de la escuela se organiza para juntar dinero y comprar en mayoristas para engrosar la canasta. “Tratamos de hacer una compra grande con las cosas básicas que necesitan. Seguramente no cubre todo, tenemos casos de familias que son 9 hermanos y que viven muy lejos. Agregamos fideos, tomate, arroz, polenta, cosas para comer. En algunos casos conseguimos verduras”, detalló. 

Denuncia de sobreprecios

En abril, el legislador del Frente de Todos Santiago Roberto denunció sobreprecios en las canastas escolares y realizó un pedido de informes para conocer la estructura de los costos. Según un relevamiento propio en los comercios de cercanía, el diputado estableció que el Gobierno porteño paga cada bolsón un 115% más. Después de casi dos meses, el gobierno porteño admitió que el costo del almuerzo representa el 48% del total de lo que se les paga a las empresas concesionarias. A través de la Resolución 90, detalló la estructura del precio e indicó que el 52% restante se divide  en mano de obra, distribución, otros insumos y gastos generales.  “Desde  que se implementaron los bolsones escolares nutritivos recibimos numerosas quejas por parte de toda la comunidad educativa. Por un lado, por el peligro que representa la entrega quincenal porque junta a todos los padres en la puerta del colegio y expone a los docentes a los que no se les provee los insumos mínimos para prevenirse el coronavirus. Y por otro lado, tenemos el tema de los costos y de la calidad nutricional. Después de tres meses pudimos constatar que ese bolsón quincenal, que todos los padres denuncian que no dura más de cuatro o cinco días, tiene sobreprecios. Me acerqué al supermercado donde hago las compras habituales y ahí comprobé que lo que el Gobierno de la Ciudad pagaba 1.400 pesos, me había salido 653 pesos. En una compra minorista pagaba menos de la mitad de lo que estaba pagando el gobierno”, afirmó el legislador a este medio. 

Ciudad Palmera, el negociado inmobiliario de Irsa y Larreta en Caballito

Las empresas que realizan y distribuyen las viandas escolares son 19: Carmelo Antonio Orrico S.R.L., Servicios Integrales de Alimentación S.A.,  Lamerich S.R.L., Díaz Vélez S.R.L., Compañía Alimentaria Nacional S.A.,  Friends Food S.A.,  Enrique Tavolaro S.R.L., Arkino S.A., Spataro S.R.L, Alfredo Grasso, Treggio S.R.L., Rodolfo Ferrarotti S.R.L.,  Dassault S.A., E Hispan S.A. -Unión Transitoria, Sucesión De Ruben Martin S.A., Siderum S.A. U.T.E, Alimentos Integrados S.A, Servicios Integrales Food And Catering S.R.L., Bagala S.A, Caterind S.A y Servir C S.A. Roberto denunció que “son siempre las mismas 19 empresas que van rotando desde hace años la participación en la prestación del servicio”. “Sabemos que están incumpliendo sus obligaciones legales respecto a los trabajadores. Ellos no han recibido mermas en los ingresos porque, parte de la respuesta del Ministerio de Educación es que para preservar las fuentes de los trabajadores de los concesionarios es que se les paga ese valor de los bolsones. Lo contradictorio es que no les ha mermado los ingresos, son beneficiarios del ATP y vienen pagando los salarios al 50% de sus trabajadores”, sostuvo el legislador. Según una publicación de El Cohete a la Luna en base a datos del Banco Central, 16 de las empresas concesionarias tienen deudas con distintas entidades financieras, entre ellos el Banco de la Ciudad de Buenos Aires, YPF, Mercedes Benz o hasta el Industrial and Commerce Bank Of China. Algunas deben millones como es el caso de  Caterind SA que suma 58 millones de pesos en deudas con  nueve entidades o Arkino SA que le debe al Banco Ciudad alrededor de 22 millones.

Ante esta situación, Roberto junto a otros integrantes del Frente de Todos presentaron un proyecto de Ley para suspender los contratos de concesión mientras estén suspendidas las clases presenciales y entregar los recursos de manera directa a través de una tarjeta magnética. Según el texto, “el monto mensual transferido a cada destinatario será la suma de 5.000 pesos ajustable a la inflación de acuerdo a las mediciones del IPCBA”. Sin embargo, la iniciativa no pudo ser tratada en la Legislatura.

“Priorizan los negocios de los concesionarios en lugar de darle una buena alimentación a los chicos. Denunciamos la mala calidad nutritiva de los alimentos y  planteamos la Tarjeta Escolar Alimentaria que se haría con el mismo dinero que hoy está gastando el Ministerio de Educación para entregar estos bolsones que exponen a los chicos al contagio y que no los alimentan de la manera correcta. Es un tema que nosotros queremos discutir desde el primer pero lamentablemente, si bien había diálogo con el ministro Luis Bullirch,  desde que recuperó el cargo la ministra Soledad Acuña se cerraron todas las posibilidades de diálogo”, indicó Roberto. 

Tras la presentación de un amparo colectivo encabezado por las legisladoras del Frente de Izquierda  Myriam Bregman y Alejandrina Barry, el Ministerio de Educación porteño dio a conocer el dinero del presupuesto gastado. Según una publicación de Página 12, habría más de 800 millones de pesos ejecutados que no se sabe a dónde fueron destinados. El presupuesto ejecutado para la alimentación escolar hasta el mes de agosto fue de $3.531.129.891. De ese total,  2.672.125.540 de pesos se destinó a canastas alimentarias. No hay información sobre los 800 millones restantes. 

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto