Leonardo, un sin techo muerto con síntomas de COVID abandonado por Larreta

Compartir

Leonardo Javier Macrino tenía un retraso madurativo, síntomas de coronavirus y dormía en la calle. Los vecinos alertaron durante cuatro días al gobierno de la Ciudad. Cuando acudieron el sábado, no lo llevaron a un refugio porque tenía síntomas del virus, pero tampoco lo internaron. Murió el domingo en la madrugada, bajo la llovizna porteña y por la desidia de Horacio Rodríguez Larreta con los sin techo. “Uno siente que los abandonaron. Lo mató el abandono del Estado. Si el BAP lo hubiera derivado a un parador o a un hospital estaría vivo”, se lamentó una vecina.

Leonardo Javier Macrino murió en la la esquina de Chile y Sáenz Peña en Monserrat, estaba en situación de calle junto a su compañera María Soledad después de ser desalojados del Hotel Residencial La Florida en Chile 1480. Ambos llevaban certificado de discapacidad por un retraso madurativo. Él tenía 42 años, murió en la madrugada del domingo después de estar cinco días a la intemperie, bajo la llovizna y el frío de junio. Desde el miércoles vecinas y vecinos llamaron por teléfono varias veces a la Línea 108 porque observaron que Leonardo tenía síntomas de COVID 19. Recién el sábado, el móvil del BAP (Buenos Aires Presente) les entregó frazadas y alimentos pero los dejó en el mismo lugar. Desde el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad de Buenos Aires indicaron que la pareja no quiso ser trasladada, sin embargo en el barrio sostienen que no los llevaron porque Leonardo era una persona sospechosa de coranavirus. El hisopado de María Soledad dio negativo y se esperan los resultados de la autopsia de su compañero.

La muerte de Leonardo pone en foco el abandono que sufren las personas en situación de calle, hace casi un año murió de frío Sergio Zacarías a pocas cuadras de la Casa Rosada. Además, demuestra el incumplimiento del decreto 320/2020 que impide los desalojos durante la cuarentena y actualiza las advertencias de organizaciones sociales sobre la falta de protocolo para las personas en situación de calle en Capital Federal durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio. 

“Señora, cúbrase bien y vaya a verificar los síntomas de las personas que quieren que vayamos a atender”, respondieron a una mujer de 71 años desde la Línea 108  en el reclamo 371976 del 4 de junio. Allí,  ella les indicaba que el hombre de 42 años estaba temblando, tenía dolor de garganta y sequedad en la boca. Su nieta Lucía vive a media cuadra de la esquina en la que Leonardo y María Soledad hicieron la ranchada tras el desalojo. Contó que varias vecinas se acercaron para llevarles comida caliente y denunció la inacción del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.  “Mi abuela llamó al 108 y también al 911 para que que hagan algo porque hacía frío y se los veía mal. La respuesta que le dieron fue que ella misma se ponga el barbijo, cruce y le pregunte que síntomas tenía para darles mayor exactitud. Obviamente ella no cruzó porque es una persona mayor y es grupo de riesgo. Nadie hizo nada, se llamó muchas veces”, afirmó Lucía a a Nuestras Voces.

“Uno siente que los abandonaron. Si no tenía coronavirus, lo que lo mató fue el abandono del Estado. Si el BAP lo hubiera derivado a un parador o a un hospital estaría vivo.  Dijeron que no lo podían derivar porque tenía síntomas, pero ¿ por qué no los llevaron a algún lugar para hacerle un hisopado?. No les importó”, agregó

Fuentes del ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat indicaron que el BAP fue tres veces al lugar y que la pareja no quiso ir al refugio. Desde la cartera dirigida por María Migliore indicaron que Leonardo y María Soledad estaban dentro de un programa de asistencia tutelar que les garantizaba el hospedaje por lo que están averiguando el motivo de desalojo. La legisladora del Frente de Todos y presidenta de la Comisión de Promoción e Integración Social, Lorena Pokoik, rechazó este argumento. “Estamos averiguando específicamente la cuestión del hotel respecto al desalojo, pero en principio no hay excusas, no puede haber ningún motivo porque están prohibidos los desalojos durante la cuarentena”, indicó en diálogo con Nuestras Voces.

Otra vez Larreta deja en el desamparo a la gente en situación de calle

Tal como anticipó Nuestras Voces, esto deja en evidencia la ausencia de protocolos específicos para casos como éste. La investigadora del CONICET y referente de la Asamblea Popular Plaza Dorrego, Jorgelina Di Iorio, indicó que las organizaciones pidieron un control o monitoreo pero que no tuvieron respuesta. “Desde finales de marzo venimos preguntando cuáles van a ser las condiciones. No sabemos cuáles son los protocolos, por lo que suponemos que no están. Nos preguntamos a donde están siendo trasladados los compañeros, no tenemos mucha información. ¿Con qué protocolo? ¿Cuáles son los  cuidados?. Es una población que no tiene red. Hay un nivel de desidia y la falta de políticas públicas del gobierno de la Ciudad para gestionar la pandemia que es lamentable”, le dijo Di Iorio a Nuestras Voces.

Lidia Favale también vive en la misma cuadra y pidió un testeo obligatorio para todas las personas alojadas en el Hotel La Florida y un puesto sanitario en el  barrio para controlar a todas las personas que estuvieron en contacto con la pareja. “Estamos con mucho miedo. No hubo asistencia del gobierno, la respuesta fue que no podían hacerse cargo de derivarlos a un albergue porque eso dependía de la decisión de ellos. Esta gente no derivó al área del gobierno que hace los testeos y que trata que no se expanda el virus en Monserrat. Hay vecinos que tuvieron contacto, se acercaron a esta pareja a acercarle comida, frazadas, temen haberse contagiado”, explicó a este medio.

Desde la organización Amigos en el Camino, que durante la semana asiste a más de 1000 personas con comida caliente, también está preocupados.  “Fuimos convocados al lugar por los vecinos. Dos de nuestros compañeros se acercaron para brindarle lo que teníamos: comida y alcohol en gel y nos encontramos con una persona que estaba mal de salud. Es difícil que el SAME concurra cuando una persona está en situación de calle para establecer el protocolo. Queremos saber cuál es el resultado del hisopado.  Hay compañeros que pudieron haber estado en contacto y dentro del hotel hay pasajeros que estuvieron con ellos”, explicó Mónica de Russis, presidenta de la asociación civil. 

María Soledad fue trasladada al Hospital Argerich donde le hicieron un hisopado que dio negativo y ahora vive con familiares en la provincia de Buenos Aires. La causa por la muerte de Leonardo la instruye la Fiscalía Correccional y Criminal N°56 a cargo de Edgargo Orfila.

El Hotel La Florida

Personas del lugar indicaron que no es la primera vez que el Hotel La Florida incumple con el decreto 320 y desaloja huéspedes durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio. En las últimas semanas echó a 6 personas y el fin de semana a Vivíana Tolosa y Rafael Carro, ambos mayores de 70 años. Ella tiene cáncer y él enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Hasta el domingo durmieron a la intemperie en Rivadavia y Boedo y luego fueron trasladados al hospital Ramos Mejía para descartar el COVID 19. “Estamos consternados con esta muerte que era evitable, y cuando empezábamos a hacer un recorrido de cómo fueron los hechos, en la medianoche de este domingo, nos enteramos que había otra pareja que fue desalojada de ese mismo hotel. Tardamos horas para lograr que Vivíana y Rafael sean asistidos. El abandono y la desidia del gobierno porteño es tan evidente que se nos mueren personas en la calle, que fueron desalojadas, cuando los desalojos están prohibidos durante la cuarentena y Horacio Rodríguez Larreta no hace nada al respecto”, afirmó Pokoik. 

“Es peor porque ese hotel ha desalojado a otras personas apenas dejan de percibir el pago. Dejaron a muchas personas en la calle. Hay responsables, el hotel y quienes tenían que cuidar que esto no sucediera”, agregó De Russis. Desde La Garganta Poderosa indicaron que el dueño, de nombre Rafael, también desalojó a una pareja de venezolanos que trabajan como repartidores de Glovo.

Desde el barrio intentaron comunicarse con el gobierno porteño para que hagan testeos a raíz de la posible circulación del virus en el hotel y luego en las calles. “Estamos pidiendo que vengan y desinfecten la vereda, es un lugar de mucho tránsito, está próxima  a la parada del colectivo 60. Llamé al 147 y me dijeron que ellos no se hacían cargo, que llame a Seguridad e Higiene, llamo y no contesta nadie. En un chat, un robot me contestó que el Gobierno de la Ciudad se ocupa de limpiar calles pero no veredas, que eso lo tienen que hacer los vecinos.  Ahí no hay edificio, es un lugar abandonado o sea que no se quien se puede hacer cargo”, agregó Favale. 

Según el Segundo Censo Popular realizado en abril de 2019, hay 7251 personas en situación de calle.  El 38,1 % tienen afecciones de salud y más del 50% dificultades respiratorias, lo que los convierte en más vulnerables frente al COVID19. Además, el 10% tiene más de 60 años e integra el grupo de riesgo ante el virus. 

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 12/07/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto