Macri dice #Tarifazo, la calle dice #Ruidazo

Compartir

Hasta los ex votantes de Macri desilusionados se sumaron a la protesta que inauguró políticamente el año electoral. Los aumentos en transportes, servicios y peajes marcan que la agenda presidencial sigue siendo a favor los negocios concentrados. Historias del descontento que venció a la apatía veraniega.

Eran cerca de las nueve de la noche y en la esquina de 7 y 50, pleno centro de La Plata, José Amicusi, de pie en la vereda junto a sus dos hijos, pegaba fuertemente contra una cacerola con una cuchara de metal. En pocos minutos, más de doscientas personas se amontonaron a su alrededor con carteles hechos a mano: “Basta de Tarifazos. Todo aumenta menos el sueldo”, “Ruidazo contra los tarifazos. Tocá bocina”, “Macri Gato, dejá de mentir”. La postal se repitió entre las ocho y media y cerca de las diez de la noche en todo el país. A pesar de los pronósticos de la politología clásica, que supone una retirada de la escena social en enero, una nueva protesta centrada en el reclamo contra los tarifazos, rebautizada como “Ruidazo”, copó las principales ciudades, con cacerolazos, cánticos, bocinazos y una única bandera: la de poner el cuerpo y dejar testimonio ante una nueva embestida contra el bolsillo de los trabajadores y las trabajadoras.

Amicusi, un vecino que reconoce haber elegido al macrismo en la última elección pero que confiesa no lo volvería a votar en la próxima, siente que no recibió el año con alegría. Se reconoce en el amplio espectro de la clase media, quizás el principal protagonista de esta nueva manifestación. “No me pude ir de vacaciones con mi familia, y veo que la ciudad está bastante poblada en enero -dijo a Nuestras Voces- cuando antes no quedaba nadie. Es que no hay plata para pensar más que en una escapada de fin de semana y a un lugar que esté cerca. Y estoy acá golpeando con bronca la cacerola porque este gobierno nos sigue estafando”. A su lado, una pareja de jóvenes agitaba una corneta y una olla. Víctor, de 25 años, y su novia, Clementina, de 27, son estudiantes de la carrera de Historia en la Universidad Nacional de La Plata. Ambos tampoco pudieron irse de vacaciones.

“Nos vuelven a aumentar los micros, la luz, el gas, y así ya no se puede vivir –dice Clementina-. Pero no podemos quedarnos sentados en nuestras casas esperando soluciones mágicas, viendo todo por la tele o por las redes sociales. En Francia, las protestas de los chalecos amarillos hicieron que Macron suspendiera la suba del combustible. Eso pasó porque hubo manifestaciones tanto en la ciudad como en la periferia. Tuvo éxito porque también se unieron las generaciones y los sectores sociales, empezaron los jóvenes pero después se fueron sumando otros. Acá tendría que pasar algo parecido, porque si no queda todo en la nada”. Mientras caminaba junto a su novio, Clementina alzaba un cartel con la pregunta: “¿Sobrevivir es vivir?”.

Año nuevo, tarifazo nuevo

El impacto de esta nueva protesta contra el macrismo se manifestó con fuerza no sólo en la calle sino también en las redes sociales. Al menos hasta la medianoche, #Tarifazo y #Ruidazo Nacional fueron trending topic y se veían fotos de esquinas colmadas de gente, como en Scalabrini Ortiz y Corrientes, en Capital Federal, donde un nutrido grupo marchaba al grito acompasado del ya clásico “Mauricio Macri, la puta que te parió”.

Así, en un lapso de tres horas y en súbitos clamores, decenas de miles de personas, convocadas previamente por organizaciones sociales, políticas y barriales a través de las redes bajo el hashtag #NoAlTarifazo y la consigna “Estamos hartos”, se asomaron a sus balcones en la noche de verano golpeando cacerolas, salieron a la calle o hicieron sonar las bocinas de sus autos y motos. Y si bien el eje de la protesta fueron los tarifazos, en Capital también se vieron carteles contra el cierre de las escuelas nocturnas y el negocio inmobiliario. La legisladora porteña Andrea Conde resumía el espíritu de lucha con el siguiente posteo en Twitter: “Mucha gente en el Ruidazo Nacional en protesta por una situación económica que no se aguanta más y los tarifazos siguen. En Acoyte y Rivadavia la gente canta: salta, salta, salta, pequeña langosta, que Macri y Larreta son la misma bosta, ¡es un nuevo #HitDelVerano!”.

La Coordinadora de Asambleas Barriales, el Observatorio del Derecho a la Ciudad, Argentina en Red y el Movimiento Comunero fueron los principales organizadores y destacaron que el epicentro estuvo en Capital Federal –y se escuchó con más fuerza en Caballito, Boedo, Belgrano, Once y Villa Crespo-, en ciudades de la provincia de Buenos Aires –donde La Plata fue el centro gravitatorio- y también del interior, como Rosario. En esta última región, además, hubo una conferencia donde gremios y comerciantes locales anunciaron que se acoplarán a las marchas contra el tarifazo convocadas por las dos CTA y el Frente Sindical para el 17 de enero en todas las provincias.

“Este es un año electoral y los gobiernos no son sensibles con lo que pasa. Da la impresión que no les importa el tema y por eso tenemos que salir a la calle. También lo haremos judicialmente. El aumento de los servicios públicos afecta el bolsillo de los que menos tienen”, dijo Sonia Alesso, secretaria general de CTERA. En tanto, el eco del tarifazo ha llegado al poder legislativo, donde se trabaja a contrarreloj para frenar la nueva suba de impuestos y de los servicios públicos. El jefe de la bancada del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados, Agustín Rossi, admitió que su espacio político está por presentar un proyecto que consiste en “congelar los valores de 2018 sin aumentos por un año”.

El backstage del tarifazo: los datos dicen “no hay porqué”

El año recién comienza y, lejos de quedar confinado en la sinfonía del letargo vacacional alentado por los jefes macristas, el escenario de resistencia parece ganar un inusitado protagonismo. Más allá de lo que siempre pueda surgir de modo espontáneo como desobediencia pública, las próximas protestas de un verano más caliente de lo normal y de agitado pulso político serán las marchas de velas y antorchas en todo el país. Las dos CTA y el Frente Sindical ya anunciaron que la primera marcha será el próximo jueves 10 en el Congreso Nacional, en tanto que el 17 de enero realizarán otra en Rosario, una semana después en Mar del Plata y el último día del mes en Mendoza. “Mientras te piden un esfuerzo, bancar los Tarifazos, poner el hombro y aceptar 15% en paritarias, ellos se aumentan un 25% desde Punta del Este. No se lo vamos a permitir y nos movilizaremos en las calles”, concluyeron desde el espacio político Nuevo Encuentro en las redes sociales.

Comentarios

Comentarios

Juan Manuel Mannarino

Juan Manuel Mannarino

Periodista. Colabora en este portal, en la revista digital Anfibia y el sitio Cosecha Roja. Es docente de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata y escribe obras de teatro.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 19/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto