Tango BA: un festival del abandono y el ajuste

Compartir

Un festival improvisado y reducido. Una afiche que ilustra la actividad con un acordeón. Ofertas laborales ad honorem y un grupo arbitrario de invitados. Una grilla con actividades virtuales de la que los artistas se están bajando. “El Festival y Mundial de Tango BA 2020 es un símbolo del abandono y la falta de políticas públicas para el sector”, explica Esteban Falabella, representante de la Asamblea Federal de trabajadores de Tango (AFTT) y TangoContempo. Tras 12 años de desmantelamiento la situación empeoró con la pandemia. Reclaman apoyo económico, el desdoble de la actividad e incorporar la perspectiva de género.

Que el afiche que representa al Festival y Mundial de Tango BA 2020 lleve un acordeón –en vez de un lógico bandoneón– no solo es anecdótico sino que ilustra el malestar que vive el sector a raíz de este improvisado festival, como ellos mismos lo describen.

Es la primera vez que toda la industria se reúne una especie de grito virtual colectivo para repudiar al Festival de Tango y plantear sus urgentes necesidades. Son bailarines, cantantes, músicos, orquestas, solistas, DJs, organizadores de milongas, sonidistas, etc. Son los que, desde su inicio, le dieron vida a este mismo festival que supo convertir a la calle Corrientes en una verdadera fiesta popular.

La propuesta del Gobierno de la Ciudad es, del 26 al 30 de agosto, desplegar en plataformas virtuales una grilla que ya no es tal. Muchos de los que iban a participar decidieron no hacerlo y se bajaron por cómo fue armado todo. No participarán ni Marisa Vázquez con Noelia Sinkunas ni Claudia Levy, ni Natalia Martínez de la Orquesta Rantifusa, entre otras.

Esteban Falabella, guitarrista actual del Quinteto Real y quinteto de Néstor Marconi, representante de Asamblea Federal de trabajadores de Tango (AFTT) y TangoContempo, explica que es la primera vez que se congrega todo el sector incomodado por una situación: el Festival de Tango. “La semana pasada, en una situación inédita, nos reunimos alrededor de 40 colectivos –con 7.000 seguidores en vivo y 9.000 reproducciones– para discutir cómo seguir. Y si bien el disparador fue el festival esto solo es un símbolo del abandono y de falta de políticas públicas hacia el sector”. Según explica Falabella a Nuestras Voces, no solo no se destinó la partida presupuestaria que estaba destinada al festival sino que no hubo ninguna instancia de políticas extras en toda la pandemia.

Lo que piden es repensar el festival y desdoblarlo en TangoBA y el Mundial, una partida extraordinaria del presupuesto ante la emergencia de las y los hacedores de tango e incorporar la perspectiva de género en todos los espacios de tango.

El malestar de los músicos se acrecentó cuando se enteraron que les ofrecían 3.000 pesos por grabar un video en sus casas a modo de voluntariado, sin contrato. También, al recibir propuestas sin remuneración o a dedo, dejando de lado a los protagonistas que todo el año representan a la industria y más, cuando desde el inicio de la cuarentena, muchos no tienen ninguna fuente de ingreso.

La compositora Analía Goldberg, actual directora de la agrupación Nuevos Ojos y durante años pianista de Color Tango, no aceptó la propuesta desde el vamos: “Hay un ambiente muy precarizado de todos los trabajadores del tango, artistas, técnicos, DJs, bailarines que nunca pudieron dar clase. Durante todo el año los turistas vienen a bailar y el tango trae mucho rédito cultural y económico. Eso está sostenido por locales y artistas independientes que hoy no tienen ningún sustento, no están reconocidos como sector ni como trabajadores porque la cultura no está tomado por algo esencial”.

Todos coinciden que el festival que debería reflejar la escena actual de lo que es el tango en Buenos Aires con todos los artistas que sostienen la actividad. Y eso no sucede ni sucedió. La convocatoria, en vez de usar el protocolo para músicos, fue para que los músicos grabaran video en sus casas: “Fue poco profesional. Hubiera estado bueno que amplíen en vez de disminuir la convocatoria y no sea tan chiquita. Somos 10.000 artistas y llaman a cinco, por decirlo de alguna manera”, agrega Goldberg, integrante de los colectivos Grupos y orquestas de tango milonguero (GOTaM) y Mujeres Compositoras y Autoras de Tango (CATAM).

El patrimonio cultural no es notable

Esta situación representa un desmantelamiento anunciado que termina de coronarse en un festival que no solo no representa sino que le da espalda a quienes, durante estos 22 años de festival, le dieron vida a la música.

“Se aprovecha el contexto de cuarentena para reducirlo cuando tendría que ser la oportunidad de volcar en la comunidad tanguera recursos que son hoy tan necesarios debido justamente a la cuarentena actual que imposibilita trabajar. Nuestro sector (el de músicos, bailarines y trabajadores en general del tango) es uno de los últimos que va a retomar su normalidad, resintiendo enormemente nuestra economía”, explica a Nuestras Voces Manuel Gómez, contrabajista de Color Tango y la Orquesta Municipal de Tango de Avellaneda, y hace hincapié en el gran volumen de ganancias que deja el tango a la ciudad: “es enorme, lo cual agrava la situación de desentendimiento del Gobierno de la Ciudad en cuanto a asistir al sector”.

Es que, según explica, el festival era una verdadera fiesta popular muchos años atrás: “El Festival arrancó en 1998 y se lo denominó Fiesta Popular del Tango. Fue pensado para difundir al tango en la principal ciudad que lo generó y que por tanto tiempo lo postergó al no estar en la centralidad del interés de los principales medios de difusión. Pero el Festival no estaba solo, era acompañado por programación de grupos y orquestas durante todo el año en distintas salas del Complejo teatral Buenos Aires con el Centro Cultural San Martin y Teatro San Martin a la cabeza”, explica Gómez, también integrante de la Orquesta de Julio Pane, el Cuarteto de Hugo Rivas y el Quinteto Grande, y recuerda los beneficios que tuvo celebrar el festival de tango en el verano y el mundial de tango en agosto: “Durante todo ese periodo se pudo apreciar un acercamiento masivo de jóvenes al tango, tanto desde la música como desde la danza. En 2008 con el cambio de gestión se vio reducido enormemente el presupuesto del festival, fusionando el Festival de marzo con el Mundial de agosto y pasando de los grandes eventos masivos callejeros a hacerse en pequeños recintos, así como también se notó claramente la falta de programación de tango durante el resto del año. Lo que vemos hoy en 2020 con la falta de apoyo del Gobierno de la Ciudad al sector del tango en crisis, es coherente con la falta de apoyo y desinterés que se notó en estos últimos 12 años”.

¿Qué cambió en estos años? En el 2009 el TANGO fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Ya en el 2011, Falabella escribía esta columna en Página12 anticipando este desenlace, pidiendo lugar para las nuevas generaciones de tango y reclamando que se desdoble el festival.

La materia prima del tango son, en un 90 por ciento, profesionales autogestivos que, como el resto de los artistas, están desamparados ante la imposibilidad de hacer shows en vivo. Y si bien diversos representantes se reunieron virtualmente con autoridades del gobierno para plantear las necesidades del sector meses atrás, el Festival fue armado sin tenerlos en cuenta, como si nunca hubieran formado parte de esta industria que mueve miles de espectadores y visitantes desde hace años.

El tango vivo y el tango muerto también tienen lugar en esta discusión: “El Ministerio de Cultura porteño viene actuando en contra de los músicos locales, es por ellos que el tango está vivo”, recalca Falabella. El bailarín Carlos Copello publicó días atrás una carta personal dirigida al director del festival Gabriel Soria y las autoridades del Gobierno de la Ciudad adonde recalca lo comentado en esta nota: “Si antes de la pandemia el Festival era famoso por el destrato a los artistas que convocaba, pagándole varios meses después y olvidándolos el resto del año, ahora la desconsideración en tiempos de Covid se manifiesta a través de torpezas y verdugueo: anuncio del Festival virtual a pocos días de que tenga lugar, convocatorias ad honorem en la mayoría de los casos y ninguneo de las milongas y espacios artísticos”.

La crisis del sector viene desde mucho antes de la pandemia aunque es una industria que mueve, en Argentina y en el mundo, miles de millones de dólares. La Ley No. 130/1998 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires establece, en su artículo 11 la creación de la Fiesta Popular del Tango: “a realizarse en forma anual y cuya culminación coincidirá con el día del tango, que se celebra el 11 de diciembre” pero el impulso que se generó desde entonces se fue perdiendo poco a poco. Fue una fiesta inolvidable que empezó a apagarse con la fusión del Festival y el Mundial y el encierro de la fiesta popular en espacios cerrados.

Hoy, el campeonato mundial será a través de una pantalla, sin aprovechar la posibilidad que otorgó, el mismo Gobierno de poder utilizar los escenarios. “Un campeonato mundial de tango a través de un video grabado es vaciar de contenido al género. Todo el lenguaje gestual que tiene la danza, lo que hace al patrimonio cultural del género está desvirtuado”, agrega Goldberg.

El pedido del colectivo multisectorial de la AFTT será presentado en estos días a las autoridades para expresarles sus necesidades. Consultado por Nuestras Voces, el Gobierno de la Ciudad recalcó que la grilla final estará disponible con los cambios de agenda durante el fin de semana. Con respecto al acordeón, indicaron que “se realizaron ilustraciones minimalistas, que al no ser bien recibidas, decidimos cambiarla”. Por eso, al cierre de esta edición, eliminaron el acordeón que dio origen a memes en las redes y una explicación a modo de tutorial, de la mano de los músicos Pitu Frontera de Los Garciarena y Gabriel Annoni de La Orquesta Típica La Vidú.

 

Mientras tanto, el #FestiTango, Festival Internacional de Tango de Medellín, Colombia, se celebró con protocolos desde la virtualidad pero en escenarios reales tanto con bailarines como con músicos en presentaciones en vivo durante sus 8 días de celebración.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto