Los clubes, a la calle

Compartir

Las medidas anunciadas ayer por el presidente Mauricio Macri, lejos de contentar a los Clubes de Barrio, acrecentaron su deseo de movilizarse. Hoy a las 20 hs. más de 6.000 clubes se reunirán en Plaza de Mayo para bregar por la reglamentación de la Ley y exigir la tarifa social para todos los servicios públicos.

1

Ayer por la mañana, el presidente Mauricio Macri se paró frente a dirigentes de diversos clubes dispuesto a esperanzarlos. El lugar elegido fue el Club Juventud Unida de Llavallol, escenario del film Luna de Avellaneda, de Juan José Campanella. Detrás de él se encontraban chicas y chicos con la camiseta de su club, sonrientes, pensando que escucharían al presidente pedir perdón por las medidas tomadas y anunciar finalmente la tarifa social para todos los servicios públicos, en todos los clubes de barrio.

Sin embargo, los 20 mil clubes de barrio de todo el país y las familias que los componen, continúan padeciendo la grave crisis que comenzó dos meses atrás, con la indiscriminada quita de subsidios a los servicios públicos de luz, agua y gas. Ahora, además, con el sabor amargo de haber sido utilizados por una gestión que pareciera no querer ayudarlos.

El anuncio que realizó ayer el presidente, acompañado por la gobernadora María Eugenia Vidal y el Intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, implicó una disminución de la tarifa de luz en un 40% con retroactivo a abril. “Una tomada de pelo”, según los propios referentes de la Unión Nacional de Clubes (UNCB).

Es que el tarifazo sufrido por estas entidades ronda entre el 400% y el 1000%, por lo que una disminución del 40%, y sólo en uno de los servicios, pareciera ser más “una puesta en escena”, en palabras de Cristian Font – integrante de la Comisión Directiva de la UNCB- que una solución real.

Dicha organización, que nuclea a la mayoría de los clubes del país y que el año pasado logró la sanción de la ley 27.098 para la promoción de clubes de barrio y pueblo- aún hoy no reglamentada-, emitió un comunicado de prensa en el acusa al anuncio de haber sido ”totalmente vacío de contenido y de argumentos (…) sólo fue un acto demagógico, para tratar de frenar el descontento general que provoca esta dura realidad a la que nos han llevado por estas medidas económicas que solo benefician a los que más tienen».

La implementación

La Secretaría de Deportes de la Nación, a cargo de Carlos Mac Allister, creó el Registro Nacional de Clubes de Barrio, tal como lo solicita la ley. Sin embargo, la implementación de dicho registro deja afuera alrededor del  80% de los clubes del país: de los 20.000, sólo 3.600 pudieron registrarse.

En un principio, los clubes que se encuentren registrados, recibirían una cuota única de $50.000. Y a partir de ayer, la posibilidad de acceder al beneficio presentado por el presidente. Existe aquí una doble crisis: la mayoría de los clubes no podrán acceder a los beneficios por no poder registrarse. Pero además, aquellos que lo logren, verán como insignificantes las sumas que el Estado depara para su protección.

Esta situación, no aminora las consecuencias padecidas por los clubes hasta la fecha, sino que tiende a empeorarlas. Hasta ayer, estas instituciones exigían una respuesta por parte de un Estado que se negaba a darlas. Hoy, la respuesta llegó y pareciera, por lo menos, insuficiente.

Es que se trata de consecuencias de políticas desarrolladas por el mismo poder ejecutivo: generar tarifazos con un promedio del 500% y generar una devolución de apenas el 40% en sólo uno de los servicios afectados.

Además, la propuesta que difundió hoy el Pro – Cambiemos, no implica una política de subsidios. Al respecto, Mac Allister dice: “Se trata de un aporte de la Secretaria. La tarifa les llegará igual (a los clubes), pero el 40% lo asume el Estado a través de la Secretaría de Deportes». La decisión será implementada a través de una resolución ministerial.

El barrio a Casa Rosada

La medida, además de ser insuficiente, contempla sólo uno y en forma inacabada, de los tres grandes problemas que enfrentan hoy estas instituciones. Al margen del consumo eléctrico, las facturas de agua y gas continuarán afectando a los clubes que corren el riesgo permanente de cerrar sus puertas. Si bien el Secretario de Deportes anunció que próximamente se trabajará en las tarifas de dichos servicios, los clubes no disponen de tiempo y las medidas implementadas no cumplen con las expectativas.

En el 3° Congreso Nacional de Clubes de Barrio llevado a cabo hace unas semanas en la Capital federal, los 6.000 espacios que participaron acordaron realizar una caravana a Plaza de Mayo el día 7 de junio.

La fecha llegó y los anuncios realizados en el día de ayer por el presidente, lejos de disuadirla la ha potenciado: “Será por ellos, por los pibes, por los mayores y por cada uno de los que alguna vez sintieron ese amor incondicional e inexplicable por un club de barrio».

Cada club partirá desde su Sede central en caravana hacia la Plaza de Mayo para exigirle al Poder ejecutivo respuestas viables. La movilización se llevará a cabo a partir de las 17 hs y se espera que el encuentro en la Plaza sea alrededor de las 20.

Las palabras del presidente, aquellas que jugaron con la ilusión de quienes esperaban la protección correspondiente por parte del Estado, fomentaron el deseo de los socios de movilizarse, hacerse oír y exigir de una vez por todas una solución a los problemas que no son únicamente de los clubes sino de todo el barrio que integran, contienen y forman.

Campanella

Antes de que Mauricio Macri de su escueto discurso, se leyó una carta escrita por el cineasta Juan José Campanella. En ella, el director de la película Luna de Avellaneda habló de la posibilidad que tuvo en el año 2002 de conocer al Club Juventud Unida de Lavallol. Expresó que los clubes no deben bajar los brazos ni “esperar recompensas ni reconocimiento”. Comparó la actual situación con la del 2001, y cerró sus palabras con la pregunta que da fin a su película: ¿Cómo se hace un nuevo Club?

Las críticas no tardaron en llegar: Referentes de diversos clubes hicieron hincapié en el dolor que les causó que permita el aprovechamiento político sobre su película y la historia de ese club. Además, a su cierre, le contestaron: “No, Campanella, nosotros no queremos hacer un nuevo club, queremos que el que tenemos se mantenga y siga creciendo. Los verdaderos Luna de Avellaneda somos hoy todos los clubes de barrio”.

@malaumanfre

Leé también:

Tarifazo al barrio

Luz de emergencia

Teatros porteños, en jaque

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 11/07/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto