Los clubes en la plaza

Compartir

Ayer por la noche, la Plaza de Mayo se vio teñida de barrio. Diversos clubes de la Capital Federal y de la Provincia de Buenos Aires fueron en caravana hasta la Casa Rosada para compartir lo que se vive cotidianamente en un club barrial y lo que se perderá en caso de que el gobierno no tome medidas frente a los tarifazos.

IMG_3089
Fotos: Joaquín Salguero

El frío y el horario no lo impidieron: unas canchitas de fútbol,  de voley, dos castillos inflables y algunas mesitas de metegol. Los abuelos mirando y los padres charlando alrededor.

La familia.

Allí se juntaron después de un largo día de trabajo, después de buscar a los chicos en la escuela. Lo hicieron por ellos, por el barrio y por todo el tejido social que los compone. “Nacimos bien de abajo. Los propios papás lo fuimos haciendo, de a poquito. Creamos esto para que sea un espacio para los chicos”, dice Roxana del Club Monteverde de Claypole, quien se acercó a la plaza con su marido y sus dos hijos. “Ellos quisieron venir, saben que necesitamos -hoy más que nunca- el apoyo de todos y que esto se construye colectivamente”.

La mayoría de los chicos que participan de este espacio se encuentran en situación de vulnerabilidad y crear el club fue una forma de “sacarlos de la locura de la calle” agrega.

La caravana, con más fuerza

Los dirigentes de diversos clubes de barrio, sospechan que el acto realizado el día lunes por el presidente Mauricio Macri desde el Club Juventud Unida de Lavallol, pretendía suspender la caravana.  Sin embargo, el anuncio no hizo más que potenciarla. “Utilizaron un club emblemático para la familia de los clubes. Esa película nos sensibilizó a todos, y fue la que dio origen a la Unión Nacional de Clubes de Barrio (UNCB). La carta de Campanella nos pareció lamentable, no queremos permitir que se instale el mensaje que intenta transmitir”, dijo ayer a Nuestras Voces durante la jornada Cristian Font, dirigente de la UNCB.

La protesta pretende retrotraer las tarifas a marzo, cuando los servicios llegaban con subsidios. “Queremos reglas claras del juego, no decimos que no tiene que haber aumentos, pero que sea algo que podamos pagar”, aclara Font. Es que la Ley Nacional de Promoción de Clubes de Barrio y de Pueblo – Ley 27.098 – contempla la existencia de una tarifa social para estas instituciones: “pero una tarifa social en serio, porque si me aplicás un tarifazo de entre el 400% y el 1000% y me devolvés el cuarenta, es una tomada de pelo”, asegura, enfático, Font.

No todo es dinero

Sin embargo, el reclamo no se agota en las cifras de las tarifas. Además, los Clubes de barrio plantean la necesidad de instalar un profundo debate sobre la requisitoria que se les exige. La misma, deja fuera del Registro Nacional de Clubes creado por el Secretario de Deportes Carlos Mac Allister, a casi el 80% de los organismos del país. Carlos Funes, presidente del Club Colegiales, dice:

“Nos exigen tener un CUIT, es decir que somos vistos desde una perspectiva de un agente de recaudación y no de un registro que tenga que ver con una asociación sin fines de lucro».

Cristian Font, nos dijo al respecto del Registro: “Me parece que debería (Ndr: refiriéndose al secretario de Deportes) salir de la oficina y recorrer un poco más los clubes. El registro único que armaron es excluyente, la inscripción es a través de internet y los que caminamos el país visitando los clubes de barrio sabemos que hay clubes que no tienen acceso ni a una computadora ni mucho menos a internet, pero que todo el tiempo están conteniendo chicos».

Una problemática nacional

Luego del anuncio del presidente, el titular de la Secretaría de Deportes, Carlos Mac Allister dijo en una entrevista con Daniel Tognetti en Radio del Plata que la Argentina no termina donde termina la provincia de Buenos Aires, e hizo referencia a que en cada provincia hay una situación distinta. Sin embargo, Font apunta: “Si él hubiese venido al Congreso de la Unión Nacional de Clubes -al que fue invitado- hubiera visto cómo esta realidad golpea a clubes de Santa Cruz, de Mendoza, del Chaco, de Entre Ríos, de Santa Fe, de Córdoba. Fueron 6.000 clubes representados por 12 delegaciones de todo el país que nos contaron su realidad, en algunos casos,  mucho más graves que la que nos contaron en los clubes de la capital o del conurbano bonaerense. Entonces, me parece que Mac Allister tiene que dejar de ser un funcionario 2.0 encerrado en la Secretaría de Deportes y tiene que salir a recorrer los territorios, ver la realidad de los clubes de barrio”.

IMG_3152

Infinita cantidad de ejemplos

Fabio Cucovillo, del club Villa Ideal, también se acercó con referentes de su club a la plaza. En el espacio situado en Avellaneda poseen fútbol infantil, básquet masculino, vóley femenino y participan en la Liga Nacional de Volley con clubes como River, Boca y San Lorenzo. Alrededor de 400 chicos forman parte del club que, antes del tarifazo, abonaba un 300% menos de luz  y un 600% menos de agua. “Somos un club de barrio, con una estructura muy antigua, donde las personas que participan tienen también problemas personales por la falta de empleo y hacemos un esfuerzo muy grande. La mora  de los socios es muy significativa, entonces becamos y dejamos a todos los niños participar. Nuestra función es colaborar con la sociedad y que nuestros jóvenes se formen” sostiene. Es que según nos cuenta Fabio, la crisis que plantea el tarifazo excede la cuestión deportiva.

“Hay chicos que vienen sin comer, mal dormidos y los tenemos que asistir con ropa y, a veces, hasta con comida. Si entregamos a nuestros jóvenes estamos generando un futuro que nos va a devastar como sociedad”.

Por eso estaban allí. Resignando sus tareas personales, dedicando su tiempo, sus recursos: “Nuestra generación combatió en Malvinas, defendió la democracia, tenemos que enfrentar este flagelo y lo vamos a hacer, porque nuestra convicción es dejar absolutamente toda nuestra integridad por esta lucha” nos confesó Cucovillo.

Por su parte, Cristian Font señaló: “En nuestros clubes se hace todo por amor, por convicción. Nosotros no estamos pidiendo plata, no estamos pidiendo un sueldo, trabajamos ad honorem y ponemos dinero de nuestro bolsillo. Tenemos problemas con nuestras mujeres porque a veces sacamos plata de nuestras casas para que los chicos tengan una camiseta mejor, una pelota mejor. Lo que les pedimos es que nos dejen seguir funcionando, lo que tendría que ser normal, que nos dejen trabajar tranquilos”.

Mesa multisectorial: La unión hace a la fuerza

El mismo lunes en el que Mauricio Macri realizó el anuncio de la devolución del 40% en la tarifa de luz para estas instituciones, los clubes de barrio concurrieron a una mesa multisectorial organizada en el Hotel Bauen. La misma, contó con la presencia de representantes de Universidades, cooperativas, referentes de la cultura, de los teatros, las sociedades de fomento, los centros de jubilados, las pymes y pequeños comerciantes representados por Fedecámaras.

El objetivo: Ayudar. “Al que no esté organizado, ayudarlo a organizarse y entre todos tratar de poner un freno al tarifazo porque tampoco nos parecería justo si nos dieran la tarifa social a los clubes de barrio y matan a todos los demás sectores que son con los que convivimos a diario”.

Es que los tarifazos afectaron a todos estos sectores que han realizado diversas actividades en forma de reclamo. (Entre ellas el Apagón Cultural realizado por los centros culturales, teatros y milongas y diversas marchas por la educación pública).

Lo que aparentemente el Gobierno no logra ver, es que existe una comunión entre todos los sectores y que todo confluye en un mismo punto de encuentro: la función social de todos estos espacios de deporte, cultura y contención.

“Un laburante que tiene el almacencito en el barrio, al que le llegaron $5.000 pesos de luz y tuvo que cerrar. Esos tipos son los que nos ayudan en los clubes, los que ayudan a los centros culturales. Porque cuando los nenes no tienen camiseta, aparece Quique, el almacenero de la esquina, y te da un juego de camisetas. Aparece el ferretero que te dice su hijo jugo en la ‘84 y te regala las pelotas”.

Al respecto, el diputado Nacional Edgardo Depetri (FpV), dijo a Nuestras Voces: “Estamos dialogando con otras fuerzas para impulsar un proyecto de Ley que los contenga. Queremos incluirlos a todos: Clubes de barrio, teatros, centros culturales, bibliotecas populares, centros de jubilados. Debemos retrotraer el tarifazo para todos».

IMG_3083

Los avisos de corte, por todo el país

Los clubes ya ingresaron en un cese de actividades. Muchos, se han visto obligados a reducir su horario para disminuir el consumo de energía. Incluso formando parte del Registro, se ven imposibilitados para enfrentar las nuevas tarifas. A clubes como Yupanqui ya le cortaron el servicio de gas, “y por cada club importante que te enterás, existen dos o tres que no se conocen que se encuentran en peores condiciones”, señalan desde la UNCB.

Hay cientos de vencimientos dando vueltas por todo el país. Y, según Cristian Font, si no se toman medidas en forma inmediata: “La próxima nota será sobre el primer club que debió cerrar sus puertas. Sería tristísimo».

@malaumanfre

Leé también:

Los clubes, a la calle

Tarifazo al barrio

Luz de emergencia

Teatros porteños, en jaque

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 11/07/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto