¿Por qué marchamos?

Compartir

Más de 100 mil personas se manifestaron este miércoles en Plaza de Mayo para repudiar la violencia machista y decirle basta a los femicidios. Las concentraciones se multiplicaron en todo el país. 5 mujeres cuentan en esta nota por qué marcharon y de qué manera son víctimas de la violencia cotidianamente.

1. ¿Por qué marchás hoy?
testimonio-uno
Fotos: Mariana Leder Kremer Hernández. Foto portada: Joaquín Salguero

Integrante de Actibanda, Villa Urquiza: Porque volvimos del encuentro y nos cargaron a dos compañeras, Marcela y Lucía. El año pasado volvimos del encuentro y nos cargaron a Diana, entonces hay que salir a la calle hoy, nos tienen que escuchar, no nos tienen que matar, ni violar, ni mirar.

Pilar, 58: Por todo lo que significa la consigna Ni Una Menos y fundamentalmente para que el Estado se haga cargo del tema, no sólo el poder judicial. Tiene que haber una decisión política. Actualmente está desfinanciando todo.

Mariana, 39, de Avellaneda: Porque vengo en defensa de mi género, de las mujeres que no tienen voz, que fueron violadas y asesinadas, en defensa de las niñas que en un futuro van a ser mujeres, en defensa de la igualdad de género, que se nos considere para poder ocupar cargos jerárquicos en los que somos igual de capaces de los hombres. Porque en 17 días ya tenemos más de 19 compañeras asesinadas y no queremos más que nos suceda esto. Que el gobierno actual escuche nuestro reclamo, junto con la justicia y las instituciones.

Juliana, 33, San Fernando: Vine para apoyar una movida que es necesaria para llamar a la consciencia del problema de la violencia contra las mujeres, en una sociedad completamente asimétrica, y si no reclamamos y levantamos la voz, nunca van a empezar las cosas, por eso estoy acá desde lo personal.

Cynthia, 32 años, Villa Urquiza: Por la libertad de Milagro Sala y para exigir políticas públicas de urgencia contra la violencia machista, para detener el asesinato de una mujer cada 30 horas.

2. ¿Viviste alguna situación de violencia?

testimonio-dos

Integrante de Actibanda: El año pasado viví el femicidio de mi prima, Daiana García, eso fue lo extremo de lo que es la violencia de género. Pero la violencia la vivimos todas. Abusos, acoso callejero, diferencias laborales, todas aunque no lo registramos lo hemos sufrido.

Pilar: Sí, cuando era joven, muchos años con un novio, así que entiendo la dificultad que implica cortar ese tipo de relaciones. Sin la ayuda del Estado, y con policías que se te ríen y los empleados del poder judicial que en aquel entonces se reían de una mujer que denunciaba, y siendo yo una mujer con herramientas. Es muy difícil si el Estado no se hace cargo, ahí está la decisión política.

Mariana: En lo cercano puedo decir que actualmente no, pero que una compañera no pueda decidir a la hora de divertirse, elegir la manera de vestirse, eso ya es un signo de violación y abuso.

Juliana: De distintos tipos y a distintos grados creo que todas las mujeres la sufrimos. Lo que pasa es que a veces no somos conscientes de que a veces te digan alguna cosa o comentarios –que estás acostumbrada a escuchar–, porque vivimos en una sociedad machista. Desde cualquier comentario que podés escuchar hasta en joda de familiares tuyos, que cada vez te afectan más. Y físicamente cuando vas caminando por la calle siempre hay un zarpado que te dice cosas o se quiere pasar y lo mismo con algunas parejas.

Cynthia: Sí, creo que no hay mujer o persona de ninguna femeneidad que no haya sufrido violencia machista, desde micromachismos, pasando por una trompada o hasta que te maten que es el último eslabón de una cadena de machismos que empieza mucho antes.

3. ¿Cuáles son las instituciones, lugares u organismos que ejercen mayor discriminación o violencia contra las mujeres?

testimonio-tres

Integrante de Actibanda: La iglesia, la policía, la familia y la escuela.

Pilar: Fundamentalmente la policía, pero siempre parte del Estado con el poder judicial.

Mariana: Una que es la que más nos viola los derechos son las fuerzas policiales, a las compañeras trans las viven agobiando, las violan y les roban sus pertenencias, hacen abuso de poder porque ellas simplemente a veces tienen que salir a vivir de la calle porque las instituciones no fomentan la igualdad y fuentes de trabajo para ellas.

Juliana: Me parece que empieza desde la familia, desde que nacemos, por esta sociedad que es machista. Y desde que vas a la escuela y te dicen que la mujer cocina y plancha y el hombre va a trabajar o la mujer que es mamá… todas esas cosas que se asumen socialmente como roles y no dan lugar a que pueda pasar otra cosa de la que se espera.

Cynthia: El Estado primero que nada y de ahí para abajo todo, la empresa más grande del mundo y de ahí para abajo todo.

4. ¿Que tiene que cambiar de manera urgente para poder frenar la violencia hacia las mujeres?

testimonio-cuatro

Integrante de Actibanda: Hay que dejar de naturalizar la violencia y justificarla, sentar vínculos que tengan otras bases que no sean los celos. El cambio es cotidiano y está en cada uno. Lo que nos pasa no son hechos aislados.

Pilar: Educación, empezar en los colegios masivamente por todos los medios necesarios para cambiar la mentalidad de una sociedad.

Mariana: Primero entender que todos tenemos derechos, que todos tenemos que acceder a los mismos derechos. Utilizar nuestra lucha y empoderarnos con ella.

Juliana: Por un lado desde la justicia tiene que haber un cambio, que realmente las penas se cumplan, y después desde la educación, no sólo la formal sino desde las familias, porque sino suena a imposición desde afuera o querer convencer.

Cynthia: No creo que tenga que ver con la mayor cantidad de policías en las calles y ni el discurso de la seguridad, creo en las políticas no punitivistas, creo en aquellas que educan, forman e informan a las sociedades de muy recién nacidas para construir un sistema diferente.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones