Sexo, amor y secretos: programas de viejas vitales

Compartir

Cuando parece que la vida pasó, nos decidimos a hacer lo que siempre quisimos. La vejez vital, llena de proyectos, y también de problemas, copó la pantalla. Pat, Terry, Grace y Frankie tienen historias que reflejan como un eco cercano lo que pasa aquí con la Revolución de las Viejas. Decisiones cruciales, proyectos y renovación después de los 60. 

Aunque bien se sabe que la vida pasa volando, parece que cuando se recorre la recta final, algunas cosas se aceleran. Las enfermedades que galopan sobre el cuerpo, la necesidad de decir todo lo que por tanto tiempo guardamos y de hacer, en algunos casos, lo que toda la vida quisimos. Solo que ahora quizás ya sea tarde. O quizás no.

Netflix viene poniendo foco en las mujeres y hombres que superan los 60, protagonistas de algunas de sus producciones 2020, para contestar las preguntas que surgen en esta etapa de la vida: ¿cómo enfrentar los cambios cuando creo que mi vida “ya está hecha”? ¿qué  hago de mí ahora que quede sola, que mi pareja de años murió o me dejó? ¿Qué lugar ocupa el sexo en mi vida? ¿Y la soledad? La realidad es que muchas preguntas trae la etapa en la que se supone que solo deberíamos sentarnos a disfrutar de lo que sembramos. Algo de eso hay, pero lo interesante todavía sucede cuando apartamos la silla, y nos ponemos de pie.

Historia de una foto: las viejas feministas

Secretos bien guardados – Un Amor Secreto (Netflix 2020), documental

“Nunca tuvimos problemas de salud. De repente los tenemos. Llegamos al punto de nuestras vidas en que debemos tomar una decisión.”, dice Pat una de las protagonistas septuagenarias del documental Un amor secreto estrenado por Netflix, que cuenta la historia de dos mujeres canadienses que se conocieron en 1948 en Estados Unidos, Pat con 18, Terry con 22.

La decisión de la que habla Pat no es el secreto que el documental viene a develar, sino una realidad que muchos sufren: la de abandonar la propia casa cuando la salud deja de ser un reloj que nos marca las horas para transformarse en una bomba de tiempo.  

Frente a esto, la ayuda de la familia que quedó en Canadá se vuelve crucial. Pero, ¿cómo pedir ayuda sin revelar que son pareja y que a donde vaya una irá la otra? Pat y Terry deciden por fin, después de 65 años de amor, sacarse el secreto de los hombros. El documental es la historia de todo lo que sucede a partir de ese momento.

Cada paso hacia el cambio primero viene con un desgarro, y esto es así en cualquier época de la vida. Abandonar un sillón donde vivimos tanto, deshacerse de libros que ya no podemos cargar, cuadros que no sabremos dónde colgar en el nuevo espacio, abrir cajas con fotos y decidir llevarlas todas porque ahí está la prueba de que eso también fuimos. No es fácil soltar las riendas, sobre todo  cuando se vivió una vida fuera de lo común. Terry (jugadora de las All American Girls, la primera liga nacional de beisbol femenino) y Pat fueron pareja en el Chicago de los años ’40, cuando la homofobia crecía libre como la hierba en el discurso común. “Quizás hay algunos en este auditorio. Quizás algunas chicas se harán lesbianas. No lo sabemos. Uno de cada tres de ustedes se hará marica y los descubrirán. No crean que no los descubrirán, y el resto de su vida será un infierno.”, dice el detective John Sorenson miembro de la brigada Morals & Juvenile en Dade County, Florida, frente a un auditorio lleno de jóvenes que se muestra como pieza histórica para reconstruir la época en la que Terry y Pat se enamoraron. Trabajaban juntas pero se comportaban como amigas y no salían a bares para evitar las frecuentes redadas policiales en los que se conocían como “bares de lesbianas”.

Otro miedo al que se enfrentó esta generación fue al de la incomprensión de sus seres cercanos, que significaba quizás la pérdida de su amor; por eso también Terry y Pat mantuvieron su amor bajo secreto. Pero por suerte, algunas cosas el tiempo cambia, y el documental muestra el amor y el apoyo que instantáneamente reciben ambas, seguido del acompañamiento necesario para decidir el delicado asunto de la vivienda, ahora que ninguna de ellas puede ya cuidarse sola.

“No importa el lugar. Mientras estemos juntas, estaremos felices”, dice una muy enamorada Terry, luego de más de 60 años de querer a la misma mujer, mientras la mano rebelde le tiembla, mientras la enfermedad de Parkinson avanza.   

La revolución de las viejas feministas llegó a la Plaza

Sexo, amistad y Revolución  – Grace & Frankie (Netflix 2020), serie

Hay otro amor que se revela tarde, esta vez el de dos hombres +60, en la serie Grace & Frankie que estrenó su primera temporada en 2015 y este año sacó la sexta. Esta desopilante historia cuenta la amistad de Grace (James Fonda) y Frankie (Lily Tomlin), dos mujeres que no habían nacido para llevarse bien pero que se mudan juntas y se vuelven amigas luego de que sus maridos les revelan que hace años que trabajan juntos pero además son pareja y quieren divorciarse de ellas para casarse.

Grace es una mujer de negocios, que mantiene sus emociones en el freezer, y Frankie una excéntrica ex hippie que se dedica a pintar cuadros. Entre el miedo a la soledad, la pelea con los hijos para evitar el geriátrico, los inodoros, los pisos y los sillones de los que a ambas mujeres les cuesta ya levantarse, surgen dos necesidades básicas para rehacer la vida: el sexo y el amor.

El amor fue lo que hizo que sus ex maridos tiraran, después de tanto años, el secreto por la borda –como les pasó a Terry y Patt-, y también será lo que mantengas unidas a Grace y Frankie durante cada aventura. Porque si bien ambas consiguen nuevos novios a lo largo de las seis temporadas, lo que los guionistas dejan en claro es que el amor surgido de la amistad femenina no está tan lejos del enamoramiento. Y es al final a a ese amor al que siempre se regresa.

¿Quién va a entender mejor mis dudas, miedos y necesidades, que una mujer de mi misma edad? Lo que viene a revelarnos esta serie es que los lazos entre mujeres pueden ser muy fuertes, servir como motores para iniciar nuevas búsquedas a cualquier edad, y crear un sentido de pertenencia que difícilmente una pareja pueda recrear. En ese sentido, Grace & Frankie habla de la necesidad de las mujeres +60 de encontrar nuevos espacios, de diversión, de discusión, para transitar los últimos años con la mayor calidad de vida, y por qué no, hasta para planear la revolución.

Grace & Frankie representa a una nueva generación de mujeres maduras que sigue yendo a buscar lo que quiere, y no tiene miedo de reinventarse. Por eso ambas se asocian para inventar el Menage à moi, un consolador especialmente diseñado para mujeres grandes, con luces para ver en la oscuridad y agarres especiales para la artritis.  Las necesidades sexuales de la tercera edad, tema bastante poco explorado y difundido, es uno de los aspectos más interesantes en los que indaga la serie, dejando en claro que la sexualidad en esa etapa de la vida no es solo materia de cuerpos firmes, sino de encontrar al compañero adecuado. 

La noche es lo peor – Nosotros en la noche (Netflix 2020), película

“Louis no es sobre sexo. Eso dejó de interesarme hace un tiempo. Se trata de pasar la noche”, dice una James Fonda, esta vez de pelo largo y hermosamente cano, que visita a su vecino Louis (Robert Redford) para proponerle dormir juntos. Solo dormir, ya que “la noche es lo peor”. Ambos son viudos hace muchos años, y Addie (Fonda) necesita encontrar una solución a un problema puntual. ¿La soledad es algo que se siente más en la cama? Luego de compartirla tantos años con otro parece que hay vacíos que no podemos llenar, hasta que decidimos hacer algo, tirar una vez más la primera piedra.

Addie y Louis empiezan a dormir juntos y la película va avanzando entre sus conversaciones nocturnas de una almohada a la otra. Algunos problemas familiares –de la familia de Addie- que van surgiendo en el medio van fortaleciendo al vínculo.

Si el fuego de la pasión es lo que suele desencadenar el amor a los 20, luego de haber vivido, todo comienza al revés: primero la charla, la intimidad, y luego quizá surjan las chispas. La intimidad se vuelve condición fundamental a una edad en la que quizás ya nuestro cuerpo no pueda responder bajo el mandato del amor heteronormado, donde el hombre es siempre viril y la mujer, la doncella en apuros.

En esta etapa de la vida –aunque, en todas- una charla que permita evacuar los miedos e inseguridades es el afrodisíaco más poderoso. Volver a empezar, quebrar el miedo, siempre es más fácil acompañados. “Ningún hombre es una isla/ entera por sí mismo./Cada hombre es una pieza del continente,/una parte del todo”,  escribió John Donne,  poeta inglés, en 1624. Nosotros en la Noche parece traernos esa idea de vuelta, y la de que si se tiene el coraje de enfrentar algunas barreras (las miradas de los otros, el prejuicio de la edad, el miedo a decir que necesitamos cosas que antes no), la recompensa es grande: que nos miren de frente y nos quieran como somos.

Comentarios

Comentarios

Agustina Del Vigo

Agustina Del Vigo

Es Lic. y Prof. en Letras (UBA), y periodista freelance. Es columnista de libros en Artezeta, y escribe Instapoesías del Covid (crónicas de balcón) en su perfil de Instagram @delvigoagustina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto