Babylon Berlín

Compartir

María Eugenia Vidal adelantó en su discurso el condicionamiento al Gobierno Nacional. De repetirse estos resultados en noviembre, Alberto Fernández tendrá enormes dificultades para gobernar con un Congreso sin mayoría. Será cuestión de pensar que faltó y qué habrá que hacer para atraer a una ciudadanía muy influenciada por la narrativa de la antipolítica.

El resultado electoral de las PASO expuso una peligrosa derechización de la sociedad argentina.

En eco de la Alemania de los años previos a la asunción de Adolf Hitler al poder resuena. En la serie Babylon Berlín, un coronel retirado con una cicatriz que le surca la cara encabeza una conspiración para cambiar el orden del país y usar a los nazis. Para ello se une a un lunático heredero y financista que se vale del poder económico de su madre para crear ese orden que derrote a la hegemonía económica industrial estadounidense entre 1929 y 1930.
Entre fragotes en la bolsa y acciones de grandes compañías en suba y caída se esconden los peores crímenes y la descomposición social de familias empobrecidas que comen ratas, gatos asados y basura. Entonces, el porvenir es el pedazo de pan duro del día y la sopa que en algunos casos se paga con la prostitución del alma y el cuerpo.
Entre esa mugre cotidiana, el detective de Homicidios, Gereon intenta ir por el carril del medio (evitando la grieta entre nazis, nacionalistas, comunistas y agentes extranjeros) haciendo su trabajo. Pero no puede. Lo real lo asalta. Su ahijado de 14 años comienza a militar y realiza atentados violentos contra objetivos de los nacional socialistas: empresarios judíos y dirigentes comunistas.
La mente del héroe Gereon se debate entre el amor a dos mujeres y el trauma de la I Guerra, cuando abandonó a su hermano, que regresa desde su inconsciente como imnotizador y medium con el rostro quemado por el fuego, el gas y los venenos de las trincheras.
Un periodista investiga la descomposición del poder real, sus mafias, sus sicarios y sus finanzas corrompidas. Junto a una valiente mujer crean un servicio de inteligencia paralelo. Gereon los proteje, porque los admira y el periodista -fumador y bebedor- cocina chucrut mientras el mundo se cae a pedazos bajo sus pies. Y lo que vino después sabemos que fue mucho, pero mucho, peor. El exterminio de millones de seres humanos.

En la Argentina se logró votar porque hay una gran parte de la población con dos dosis de la vacuna contra el Covid. Pero la inflación es alta, los alquileres están por las nubes y los alimentos suben como las prepagas, los teléfonos celulares y el servicio de Internet.
El 50 por ciento de la población del país es pobre. No de clase media: pobre. En CABA cientos de jóvenes recorren los volquetes de basura y se alimentan con la basura de los otros. Grupos de a tres hombres venden medias y repasadores y, si se da la oportunidad, apuran al comprador con la desesperación del hambre y la alienación.
Los medios comerciales dominantes son los más exitosos promotores de la derecha y la ultraderecha, que como vengo sosteniendo multiplicó su oferta y logró una victoria de cuatro puntos de diferencia en la provincia de Buenos Aires y se apropió de CABA en estas primarias.
La vertiente liberal-libertaria aparece con sus peores monstruos, similares a los de la serie Babylon Berlín.
En CABA quedó como tercera fuerza con casi el 14 por ciento de los votos. Pero si repasamos distrito por distrito se nota que el discurso odioso y delirante de Milei penetró en amplios sectores de la sociedad. Incluso en la clase media y baja.
Lo peor es el condicionamiento al Gobierno Nacional, que ya adelantó María Eugenia Vidal en su discurso. De repetirse estos resultados en noviembre, Alberto Fernández tendrá enormes dificultades para gobernar con un Congreso en contra y sin mayoría parlamentaria.
En estos casi dos años no se profundizaron las medidas necesarias para tratar de condicionar al poder real, y ahora ese poder efectúa su estrategia de demolición por desgaste. Será cuestión de pensar que faltó y qué habrá que hacer para triunfar en las legislstuvas ante una ciudadanía muy influenciada por la narrativa de la antipolitítica, la defensa de la libertad individual en detrimento de la solidaridad colectiva y la propiedad privada de quienes no fueron capaces de ayudar con el pago de impuestos en lo peor de la pandemia.
En Babylon Berlín el peor virus es la miseria y la malicia. En la Argentina de estas horas el mapa político giró a la derecha con la inestimable ayuda de la corporación mediática que solventó a Mauricio Macri.
A diferencia de la ficción, gobernar es hacer como dijo CFK. El detective Gereon tiene varias vidas, nuestro país no. Intentemos salvarlo.

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso, periodista, escritor y docente de la Facultad de Periodismo de La Plata. Recibió el Premio Walsh por su trabajo periodístico en 2017.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 19/09/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto