«La policía mintió desde el primer momento»

Compartir

Siete oficiales de la Policía Bonaerense fueron detenidos por la masacre de San Miguel del Monte.  Cuatro niños fueron asesinados. Tras las autopsias se comprobó que uno de los chicos tiene herida de bala. «¡No pueden esconder más lo que pasó! Estamos destruidos, pero hay algo que me mantiene fuerte: necesito que se haga justicia por Camila», dice Yanina Zarzoso, mamá de Camila López, 13 años, víctima fatal.

Publicado en La Garganta Poderosa

El lunes a la noche me dormí, después de haber trabajado todo el día, sabiendo que mi hija estaba en casa con Rocío, que era como su hermana. A las tres de la madrugada sonó el teléfono: la mamá de Rocío, mi amiga de toda la vida, llamó para decirme que estaba yendo a la comisaría porque las nenas habían sufrido un accidente. Desesperada salí de casa y en la puerta estaba la Policía. «Su hija tuvo un accidente», pronunciaron. ¿Entienden? ¡Un accidente me dijeron!

Cuando llegué al hospital me ocultaron la verdad. Me preguntaban una y otra vez cómo era Camila, para dejar pasar el tiempo. Estuve una hora esperando sin saber qué había pasado, mientras mi hija ya estaba muerta. Cuando me enteré, entré en un estado de shock del que todavía no salgo. Las primeras horas quisieron instalar que los chicos habían robado y el choque había sido producto de una persecución. Juro que no entendía nada. No podía ser cierto, no había ninguna posibilidad. Pero dejaron correr esa versión, hasta que comprendimos que se trataba de la monstruosidad de la Policía.

Votos a punta de pistola

Horas más tarde me citaron en la Ayudantía porque en Monte no hay Fiscalía. Ahí me dijeron que la carátula era «Homicidio culposo agravado por pluralidad de víctimas», como si la culpa fuera de quien manejaba el auto y no de la Bonaerense. Sabemos que hubo un llamado al 911 porque una vecina había escuchado ladridos de perros. Entonces, cuando la Policía llegó y vio que el único coche en la calle era en el que iban los cinco chicos, comenzaron a seguirlos porque supuestamente habían robado. ¡Una locura!

Aunque acá vivíamos muy tranquilos, los últimos tiempos la Policía empezó a parar gente indiscriminadamente, y si no tenés documento te re cagan a palos. En Monte no estamos acostumbrados a vivir con miedo a las Fuerzas. Y parte de esa bronca generalizada se vio hoy en la concentración en la plaza. ¡Estuvo todo el pueblo! Fue impresionante. Y muy doloroso. Hoy sepultaron a Gonzalo y a Darío; mientras Rocío sigue internada en La Plata. Está estable pero grave desde el primer momento en que la operaron.

Tras las autopsias se comprobó que uno de los chicos tiene herida de bala así que urgente deben cambiar la carátula; no hay vuelta atrás, ¡no pueden esconder más lo que pasó! La Ayudantía, una vez que empezó a investigar actuó bien y se dio cuenta que la Policía había intentado cubrir todo y mentido desde el primer momento.

“El policía lo corrió hasta matarlo”

Siento un vacío total en el cuerpo. Es tan difícil explicar lo que siento. Nunca me imaginé vivir algo así. Hace 8 meses falleció mi hermana y no logro superar su pérdida y ahora esto. Me la imagino dentro de ese auto desesperada por la persecución. Estamos destruidos, pero hay algo que me mantiene fuerte: necesito que se haga justicia por Camila. Tendré todo el tiempo del mundo para llorar, ¡y ya lloré un montón!, pero sé que la voy a extrañar toda la vida y que el dolor no lo voy a calmar jamás con nada. Pero hay algo que me dice, quizá es la voz de Camila, que me susurra “mami no hice nada”. Y no, no hizo nada. Pero yo voy a hacer Justicia por Danilo, por Gonzalo, por Aníbal, por Rocío ¡y por mi hija!

* Por Yanina Zarzoso, mamá de Camila López, 13 años, víctima fatal en la masacre de San Miguel del Monte.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones