Los medios hegemónicos vs. la salud de los argentinos

Compartir

La campaña de desinformación y fake news comandada por los principales carteles mediáticos sigue su curso con un ritmo frenético. Por qué el grupo La Nación toma la delantera en la carrera de odiadores. Los hechos son contundentes: volvió a demostrarse que poner la otra mejilla con el que te hace bullying no sirve.

Objetivo: enloquecer y derrotar moralmente a la sociedad

Lo he comentado en otras notas pero considero que vale la pena repetirlo: no he conocido otro país del mundo occidental que tenga peores medios hegemónicos que los nuestros. Es paradójico, quienes nos quieren hacer creer que somos de los peores países del mundo en realidad parecería que se están autodefiniendo. Veamos algunos ejemplos aleatorios de cómo funciona esta maquinaria: Hace unos días fue amenazado de muerte Leopoldo Moreau, una de las principales voces en denunciar el entramado del Lawfare con participación estelar de nuestros principales medios. La noticia fue ignorada olímpicamente por los mismos que hicieron un escándalo porque a Nicolas Wiñasky no lo atendieron en un restorán de El Palomar, luego se supo que el operador había tergiversado los hechos y que en verdad lo echaron por no querer cumplir los protocolos sanitarios. Es todo así.

 

Aislados del mundo por los medios hegemónicos

 

Argentina es el país que más ha vacunado a su población contra el Covid-19 en todo el hemisferio sur. Debería ser motivo de orgullo, pero no, esta es una noticia que está intencionalmente ocultada por los medios corporativos, el motivo es claro y es siempre el mismo: ignorar todo lo que ponga en duda el relato de que somos una porquería de nación. Todo lo malo o supuestamente malo debe agigantarse hasta el extremo, todo lo bueno debe ser tapado o transformado en algo malo, las cosas positivas que ocurran en otros países deben ser exageradas para hacernos sentir mal, las cosas malas que ocurren en otros países no deben figurar en las noticias (salvo que ocurran en Venezuela, por supuesto) y si su ocultamiento es imposible deben ser relativizadas o deben ser traducidas como que “acá pasa lo mismo, acá es peor” o deben ser comparadas sin sentido con “el populismo cristinista”, así lo hicieron cuando compararon la invasión en el Capitolio estadounidense con el kirchnerismo.

Esta semana La Nación publicó el ranking 2020 del índice de Desarrollo Humano de la ONU, recién en la mitad de la nota uno se entera que Argentina es el segundo mejor país de toda la región. Si fuese uno de los peores, figuraría en título catástrofe.

Repasemos algunos ejemplos a cargo de la pata política del establishment mediático:

El diputado macrista Luis Petri primero se quejó de que venga la vacuna Sputnik V por ser supuestamente poco confiable para luego quejarse (montándose en una fake news) de que el gobierno quería dar solo una sola dosis, “mal el gobierno por inocularnos veneno y mal el gobierno por inocularnos poco veneno” le faltó agregar.

El segundo ejemplo estuvo a cargo del bloque de Diputados de JXC: primero citaron al Congreso al Ministro Ginés para que vaya a dar explicaciones sobre la vacunación, cuando Ginés confirmó su presencia decidieron no ir al evento que ellos mismos habían organizado.

Medios que envenenan con la vacuna

 

Ranking de peor performance mediática 2021: La Nación lidera cómodo

Casualidad o no, desde que se instaló el rumor de que Macri había comprado una parte de La Nación (¿lo sabremos algún día?), el grupo endureció la línea más que nunca, basta con ver la nueva grilla de su canal de televisión, que en comparación deja ubicado a Bolsonaro como un sandinista. Hay tantas mentiras, tergiversaciones y odio que por ahora le están sacando algunos cuerpos de ventaja a sus principales competidores: Clarín e Infobae. Veamos algunos pocos ejemplos ilustrativos de estos días:

La estrategia de llevarte bien con quien te hace bullying

La idea del gobierno cuando arrancó, era terminar la guerra con los medios y volver a la concordia. Volvió a quedar claro que esa estrategia fracasó. El presidente le dio un off the record a su conocido de hace varias décadas, Eduardo Van Der Kooy, de Clarín. Una regla básica de ética periodística es no publicar quién te dio su testimonio fuera de micrófono. Según contó el periodista Roberto Navarro, el clarinista traicionó la confianza de Alberto y publicó esas declaraciones recortándolas a gusto. Para rematar la cuestión, graficaron la nota con una foto del Presidente rascándose la oreja en un intento de “delaruizarlo”. Pongas la otra mejilla o no, la maquinaria de destrucción mediática no va a frenar, eso hoy ya es una certeza. La duda es cómo seguir, qué actitud tomar, cómo construir consensos mínimos para que el país pueda salir adelante con un grupo hegemónico de medios que detestan a la sociedad que hizo millonarios a sus accionistas. Con este mapa de medios tan concentrado y dañino es difícil pensar en un proyecto de país a mediano plazo, esa podría ser otra certeza.

Comentarios

Comentarios

Fernando Agejas

Fernando Arturo Agejas (Buenos Aires, 1983), es politólogo (UNTREF) y productor de Televisión. Fue productor y editor en el programa Televisión Registrada y productor ejecutivo de 678. Actualmente es productor de Sobredosis de TV en C5N.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 24/10/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto