¿Qué es esto de defender la Universidad pública por todos lados?

Compartir

Miles de personas se movilizaron en defensa de la Universidad pública. Algunos macristas celebraron la marcha porque calcularon que si había 300 mil personas en la calle, a esa hora de la noche se les estaba cumpliendo el viejo sueño de una universidad vacía.

Miles de personas se movilizaron en defensa de la Universidad pública. Según la Policía Federal hubo casi 50 mil personas, contando estudiantes, docentes, no docentes, monotributistas con deudas en Afip, gente que googleó “golpe de estado” en la última semana, gente que compró material inflamable en Mercado Libre en los últimos días y “una pendeja que no parece peligrosa pero está buena así que la espiamos igual”.

La marcha tuvo algún inconveniente por la tarde cuando los infiltrados de Gendarmería intentaron pasar desapercibidos entre los manifestantes usando lentes falsos con marcos muy gruesos y gritando “soy intelectual, muy inteligente” a cada rato.

Algunos macristas celebraron la marcha porque calcularon que si había 300 mil personas en la calle, a esa hora de la noche se les estaba cumpliendo el viejo sueño de una universidad vacía.

El reclamo de salarios dignos y el rechazo al ajuste fueron las consignas principales, aunque la suba récord del dólar y la incertidumbre que se apropió del país durante las últimas 48 horas le agregaron a la marcha otras consignas como “andate Macri la puta que parió”, “renuncien, chetos” y “háganse un enema de ´no vuelven más` y tómense el palo”.

Los organizadores calcularon que hubo más de 300 mil personas en la manifestación que arrancó en el Congreso. Según María Eugenia Vidal fueron 300 mil pobres a los que el kirchnerismo les hizo creer que podían estudiar en la universidad.

La movilización fue histórica porque, además, al ser una manifestación con gran presencia de docentes, fue como una gran clase pública. Por ejemplo, le enseñaron a la CGT cómo se hace una movilización.

Las 57 universidades públicas de todo el país estuvieron representadas en la marcha. Macri se enteró y le gustó el número. Mañana el dólar llega a 57.

Con la universidad pública NO Macri

Ni la tormenta ni el frío pudieron frenar la marcha. El presidente se lamentó: “lástima el clima, muchos policías hubieran querido venir a infiltrarse pero no pudieron”.

El conflicto universitario lleva ya cuatro semanas. Este año hubo tan pocos días de clase que hay alumnos que se sienten Fer Iglesias.

Las universidades públicas de todo el país denuncian la falta de fondos para poder funcionar. Desde el Gobierno responden que fondo, lo que se dice fondo, hay. Es el Fondo Monetario Internacional.

Cerca de las 17.30 un trueno anunció el chaparrón. Un servicio intentó reprimir al cielo por tirabomba pero se lo complicó el disfraz de nube para infiltrarse.

Mientras tanto, en la televisión ocurría algo inédito: TN estaba cubriendo una marcha contra el Gobierno. Se ve que alguien se olvidó de avisarle a Magneto sobre la última corrida cambiaria.

Con la lluvia torrencial, muchos buscaron un techo para refugiarse, pero la mayoría se sintió como un dólar en la era Macri: sin techo.

Cerca de las 19, salió el sol detrás del Congreso y el paisaje se volvió algo épico: el ingreso de la marcha a la Plaza de Mayo estuvo enmarcado por un arco iris. Curioso, el arco iris tenía 6 colores y no siete. La Franja Morada no fue.

En Tribunales dicen que Bonadío mandó a allanar el Arco Iris, con la certeza de que al final del mismo se encontraría la bóveda de Cristina.

Las manifestaciones se replicaron en varias ciudades del país, y se mezclaron con un cacerolazo espontáneo en protesta por la suba del dólar. Patricia Bullrich sufrió un ligero colapso nervioso al no saber por dónde empezar a reprimir.

Dos horas después de la manifestación, hubo incidentes aislados: era la segunda tanda de infiltrados que, como creyeron que era una marcha de jipis, llegaron tarde.

Hubo detenciones arbitrarias, porque al PRO le gusta ponerle su sello a todo.

Entrada la madrugada quedaban en el aire algunas certezas: una, que el pueblo argentino defiende la universidad pública. Otra, que el Gobierno no tiene respuesta ante el reclamo popular. Y la última: que la única medida a favor del pueblo que este Gobierno podría tomar, es la renuncia.

Comentarios

Comentarios

Emanuel Rodríguez

Periodista y comediante político. Reconocido por su show de stand up Peroncho, con el que recorre todo el país. Tiene una columna semanal de humor político en este portal. Además, fue redactor de la Revista Ñ y del suplemento cultural de La Voz del Interior. Creó la revista de humor La piedra en el Zapato y fue director de las revistas culturales La Intemperie y Diccionario. Revista de letras.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 27/05/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto