Tenemos la peor oposición del mundo: ¿Qué hacemos?

Compartir

La maquinaria opositora dirigida por los medios hegemónicos, el partido judicial y el macrismo viró hacia la ultraderecha. Rechazan y boicotean todas las medidas sanitarias deseando que el colapso sea aún mayor y ocultan que Argentina está entre los 20 países que más vacunan en el mundo. ¿Cuál es la diferencia entre JXC y VOX en España?

El conglomerado opositor de ultraderecha rechaza y boicotea todas las medidas sanitarias deseando que el colapso sea aún mayor.  Si reculan en algo es porque los Focus Group les dan mal. Longobardi pidió por un pinochetismo 2.0 para su odiada Argentina. Susana Giménez vuelve a insultar a nuestro país desde Uruguay. Los medios hegemónicos ocultan que Argentina está entre los 20 países que más vacunan en el mundo. ¿Cuál es la diferencia entre JXC y VOX en España?

Oposición de ultraderecha

El 2021 está dejando algo clarísimo: la maquinaria opositora (dirigida por los medios hegemónicos, el partido judicial y el macrismo) viró definitivamente hacia la ultraderecha: toda acción gubernamental es desestimada radicalmente, todos los integrantes del gobierno son chorros, todo fallo judicial que no les gusta (que son poquísimos) es incumplido, toda evidencia que desnuda la persecución del régimen macrista es ocultada, cualquier miembro de la justicia que decida investigar lo sucedido es perseguido y escrachado, cualquier persona conocida que opina distinto es estigmatizada. Este sistema viene funcionando así desde años, pero ahora es mucho más virulento. En este contexto, Longobardi pidió por un formateo “más autoritario” de la Argentina ante tanta pobreza. Es curioso porque Argentina sigue siendo de los países con menor pobreza de la Latinoamérica y sin embargo a Longobardi le gustan muchos de esos gobiernos como el de Colombia, Paraguay, y el políticamente fallido Perú. ¿Porqué ahí, donde hay mas pobreza, funcionará la democracia y aquí no? Si mucha pobreza se soluciona con autoritarismo… ¿Por qué Longobardi se queja de la supuesta falta de democracia en Venezuela? En fin, incongruencias de quienes no están obligados a tener la más mínima coherencia. Un amigo suyo, Vargas Llosa, Amenazó con la posibilidad de un golpe de estado si en Perú gana el balotaje la izquierda y no el fujimorismo, impensado aliado del escritor ante el terror del populismo.

 

¿Tenemos la peor oposición del mundo?

 

Diferencias entre nuestra ultraderecha y la española

Pablo Stefanoni, autor del libro ¿La rebeldía se volvió de derecha? Escribió hace unos días una interesante nota donde destaca el intento de  nuestra ultraderecha de asemejarse a la  española, representada por Vox, partido que La Nación describió como “pujante”. Me permito agregar al análisis de Stefanoni una diferencia sustancial entre ambas ultraderechas: mientras Vox hace eje en luchar contra los inmigrantes, contra “la ideología de género” y contra el fantasma del comunismo, los nuestros se meten poco en esas batallas. Es cierto que atacan al movimiento feminista y suelen tildar al gobierno de Alberto Fernández de “soviético”, pero el eje central de nuestra ultraderecha pasa por hacer foco en el autodesprecio: esta nación es una porquería de la que hay que seguir rajando, la Argentina es un país pobre (cuando en verdad es un país empobrecido, que no es para nada lo mismo), Mendoza se tiene que independizar de este país inviable, Lacalle Pou tiene razón en llamarnos “lastre”, etcétera. Estas argumentaciones suelen estar “fundamentadas” en el sentido común más reaccionario y en “estadísticas” de las más berretas como el “índice de miseria”, un ranking tan trucho que hasta fue desacreditado por el economista neoliberal Martín Tetaz. Otra diferencia sustancial es que si bien Vox es un partido que viene creciendo en votos, no es la principal fuerza opositora, es el ala derecha del Partido Popular. Mientras que aquí nuestra ultraderecha aglutina a casi todos sus integrantes en la principal fuerza opositora que es JXC y en algunos libertarios como Milei, Espert, Cachanovsky y otros personajes del estilo. Si bien los medios principales de España son de centroderecha y derecha, mientras hacen campaña todo el día contra Podemos intentan despegarse de los fascistas de Vox, quienes ahora se ríen de las amenazas de muerte (con balas incluidas) a Pablo Iglesias y a su familia. Aquí, lejos de pretender despegarse de la violencia de Bullrich y compañía, nuestros medios serios se la pasan ensalzando a nuestra ultraderecha. El ejemplo más resonante de estos días fue el homenaje que el odiador serial Fernández Díaz le dedicó a Bullrich, quien lo replicó en su cuenta de Twitter. Roberto Navarro reveló este lunes que Patricia Bullrich está esperando que Argentina llegue a los 100 mil muertos por covid para denunciar al presidente por genocidio. Es imposible encontrar tanto en América como en Europa que la principal fuerza de oposición del país que milite tanto a favor del covid como ocurre aquí.

 

 

El dilema de la oposición argentina

 

Baja autoestima y cuando la tilinguería se convierte en un boomerang

La pandemia fue derribando uno a uno los ejemplos de “hay que hacer como x país”. Ahora el discurso se centra en el autodesprecio de siempre pero sin comparaciones con el afuera, solo mirando y odiando nuestro propio ombligo, la tilinguería se volvió un boomerang y ahora las comparaciones con «el mundo” vienen desde espacio del Frente de Todos para justificar las restricciones sanitarias y el alto porcentaje de vacunados que tiene Argentina en la comparación global. Quien mejor está practicando esta labor es Leandro Santoro, dejo el link para ver una gran exposición suya la semana pasada. Las comparaciones con otros países tanto para analizar la macroeconomía, la política y ahora la pandemia, son fundamentales. Es clave poder compararse para saber dónde uno está parado, cuáles son las decisiones acertadas y cuáles no, en función de la realidad de cada pueblo. El problema es que venimos de años donde el sentido común autodestructivo utiliza las comparaciones solo para militar la tilinguería. Ese trabajo de hormiga, más el fenomenal deterioro que provocó el macrismo, han logrado dañar mucho la mirada que tienen los argentinos sobre su propio país. Con esa base es que ahora el espacio popular puede utilizar el arma de ellos como boomerang. Pero tampoco hay que extremar este recurso porque nosotros podemos también afirmarnos en base a nuestras propias decisiones. ¿O siempre todo lo que haga Merkel está bien y nosotros tenemos que copiarla porque a mucho más no podemos aspirar?

¿Qué hacemos entonces ante el panorama de un bloque opositor que avanza dañando nuestra autoestima, nuestra economía y nuestra salud?  A priori creo que hay reforzar muchísimo el eje comunicacional, mostrar todas las cosas positivas, contar una y otra vez que en un mundo donde las vacunas escasean (salvo para Estados Unidos, Reino Unido e Israel) Argentina está entre los 20 países que más vacunan en el planeta. Diversas encuestas muestran que un % para nada menor de la población piensa que Argentina está muy mal con la vacunación a nivel global. Esas percepciones basadas en poderosas campañas de desinformación tienen que tener respuestas más vigorosas desde el Estado. Cuando la población cuenta con mayores herramientas para informarse puede tomar mejores decisiones en función de sus propios intereses.

Comentarios

Comentarios

Fernando Agejas

Fernando Agejas

Fernando Arturo Agejas (Buenos Aires, 1983), es politólogo (UNTREF) y productor de Televisión. Fue productor y editor en el programa Televisión Registrada y productor ejecutivo de 678. Actualmente es productor de Sobredosis de TV en C5N.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 18/05/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto