Buscado

Compartir

Ministro de Mauricio Macri, candidato y ahora intendente, Néstor Grindetti tenía pedido de captura de Interpol por evasión impositiva en Brasil cuando estaba a cargo de IECSA en ese país. Cómo el blindaje mediático y judicial lo protegió. Grindetti y el Secretario Legal y Técnico Pablo Clusellas: una asociación ilícita para evadir impuestos de las empresas de la familia Macri.

En las últimas horas comenzó a circular una imagen con el sello de Interpol y la cara de Néstor Grindetti, actual intendente de Lanús por Cambiemos y ex ministro de Hacienda de Mauricio Macri durante su gestión como jefe de gobierno. La circular, que aún puede verse en la página de Interpolindicaba que el dirigente tenía una orden de captura en Brasil por «delitos contra el orden tributario y relaciones de consumo». Según explicaron sus voceros a algunos medios, esa alerta ya no está vigente.

Grindetti comenzó a ser investigado por la Justicia de Brasil en el año 2002 por evasión de las cargas laborales a los empleados de IECSA, una de las empresas del Grupo Macri de la que era directivo y que abandonó el país sin hacerse cargo de esas deudas.

Grindetti y el resto de los directivos de la filial del Grupo Macri en Brasil -Cassiano Todeschini de Andrade, Gustavo Todeschini de Andrade y Pablo Tomás Boero- estuvieron procesados por la Justicia brasileña por haber evadido las cargas fiscales de sus empleados. En ese momento, se libró el alerta roja de Interpol y el pedido de prisión preventiva para que los imputados fueran a declarar a Brasil.

Fuentes judiciales indicaron a Nuestras Voces que, debido a los tiempos internos de Interpol, la circular se hizo pública años después, por lo que durante un lapso considerable de tiempo los empresarios no fueron buscados para comparecer ante la Justicia.

En marzo de este año, Pablo Boero quedó detenido cuando fue a realizar el trámite de renovación de su pasaporte y las autoridades detectaron la orden internacional de captura que estaba vigente sobre él. La causa recayó en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº3, a cargo del juez Daniel Rafecas, y Boero debió ponerse en contacto con la Justicia de Brasil para ajustarse a derecho.

Esa intervención fue la que le permitió recuperar la libertad. Como viejo conocido y ex compañero de directorio en el Grupo Macri, Boero puso al tanto de la situación a Grindetti, quien envió a sus abogados al juzgado de Rafecas para saber si también pesaba una orden de captura contra él. En un certificado, el juzgado constató que el «14 de diciembre de 2012 la 6ta Corte Criminal de Curitiba-Paraná, República Federativa de Brasil, había dispuesto el pedido de captura internacional de Néstor Osvaldo Grindetti». Luego, con fecha 30 de marzo de 2016, dicho Tribunal dispuso «la revocatoria de la prisión preventiva que fuera oportunamente dictada respecto de Néstor Osvaldo Grindetti (…) y el levantamiento de la circular de índice rojo que pesaba su persona». En Brasil, la causa contra Grindetti, Boero y los Todeschini de Andrade proscribió el 19 de enero de este año y los acusados consiguieron que se declare “extinguida la pretensión punitiva del Estado” contra ellos. 

Esto no había sido informado hasta anoche, por lo que Grindetti fue ministro porteño y luego candidato a intendente de Lanús con la circular roja sobre sus espaldas.

El antecedente Panamá

No es el primer caso que salpica a Grindetti en las últimas semanas: el pasado 4 de abril se supo que, entre julio de 2010 y julio de 2013, manejó empresas offshore en Panamá y una cuenta bancaria en Suiza en paralelo a su rol en la función pública. Al igual que con la circular roja, su participación en esa sociedad no había sido informada. El dato fue revelado por la investigación internacional conocida como Panama Papers y, al igual que su amigo Macri, hasta ahora el intendente se ha limitado a responder que «es una cuestión privada» y que «la compañía no tuvo movimientos».

Por qué su explicación no alcanza 

Como señaló Gabriela Cerruti en su libro El Pibe, Grindetti “trabajó desde el año 1980 hasta 2001 en SIDECO al lado de Mauricio Macri”. El actual intendente de Lanús pasó por varias de las empresas del conglomerado familiar: CREAURBAN, IECSA, MANLIBA, Autopistas del Sol y Urugua-í.

En la gestión porteña del PRO, fue designado primero en el Banco Ciudad y luego en el Ministerio de Hacienda, tiempo durante el cual estuvo procesado y con pedido de prisión preventiva de Interpol.

La relación entre Mauricio Macri y Néstor Grindetti se remonta a los años en que ambos eran directivos de Socma y es tan estrecha que, en su última declaración jurada, el presidente declara haberle prestado 440.000 pesos.

Secretario ilegal y técnico

Ayer se supo además que otro viejo conocido y amigo del presidente también está salpicado por las revelaciones de los Panama Papers. Se trata de Pablo Clusellas, el secretario Legal y Técnico de la Nación, quien durante diez años ofició como intermediario en Argentina del estudio de abogados panameño Mossack Fonseca, la firma especializada en crear sociedades offshore que fue blanco de esta filtración global.

cusellas1
Macri y Clusellas.

Clusellas fue compañero de colegio del Cardenal Newman de Mauricio Macri y, al igual que Grindetti, hizo carrera empresaria en las empresas de su amigo. Entre 1977 y 1996, fue directivo de SOCMA y SIDECO, hasta que en 2007 hizo su pase formal a la política cuando fue designado secretario Legal y Técnico de la Ciudad de Buenos Aires. Ahora ocupa ese cargo en la Nación.

Según reveló ayer La Nación, Clusellas fue intermediario de Mossack Fonseca a través de su propio estudio, llamado Romero, Zapiola, Clusellas, Monpelat, por lo menos hasta 2008. La explicación dada por Presidencia fue al menos curiosa: dijeron que el amigo del presidente no se dedicó a fugar divisas sino para «traer inversiones a Argentina», que sin embargo no fueron especificadas. Además, afirmaron que Clusellas se retiró del estudio jurídico en 2007, cuando asumió como secretario Legal y Técnico en la Ciudad. Pero en su declaración jurada de 2014 figura como titular del 1% de las acciones de la compañía y su apellido sigue figurando en el nombre «por una cuestión de marca».

Estas piezas pueden ayudar a desentrañar la maquinaria detrás de la ruta del dinero M que, a través de múltiples sociedades offshore, depositó y trasladó dinero en paraísos fiscales sin declararlo ante el fisco argentino.

Comentarios

Comentarios

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 24/05/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto