Fuera de control

Compartir

El testimonio de un joven que asistió a la fiesta Time Warp cuenta las falencias de la empresa organizadora y del Gobierno de la Ciudad.

Miguel tiene 24 años y el sábado se despertó con mensajes de familiares y amigos que le preguntaban si estaba vivo. “No entendía nada”, dice a Nuestras voces. El joven había salido a las 6 de la mañana de la fiesta electrónica Time Warp en Costa Salguero después de bailar y divertirse durante toda la noche y se despertó con la televisión informando que la justicia de la Ciudad había clausurado el lugar después de 5 muertes  por intoxicaciones y otras 5 personas internadas con pronóstico reservado en hospitales porteños. El titular del SAME, Alberto Crescenti, subrayó que “la muerte fue fulminante” y que la autopsia determinará qué tipo de “sustancia” consumieron: «Hay algunos con 42 grados de temperatura, lo que habla de un alto grado de intoxicación”.

Todas las víctimas son jóvenes. Dos de ellas (21 y 25 años) fueron encontradas sin vida en el lugar. Otro chico (22 años) murió mientras era trasladado al Hospital Fernández. Otro falleció en la terapia intensiva. El quinto joven murió mientras era atendido en el Hospital Rivadavia. Según un comunicado de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) de la Ciudad, los pabellones 2,3 y 5 de Costa Salguero contaban con el servicio de emergencia privado a cargo de las firmas SEMEC SA y Sec Socorrismo con 2 ambulancias, 5 médicos, 10 socorristas y un puesto sanitario. “Más allá de todo lo que se pueda decir, hay una responsabilidad muy grante a nivel político y, también, de la organizadora del evento por no tener las condiciones necesarias para que se pudiera evitar”, explica Miguel. “Había, mímino, 13 mil personas. Y solo dos ambulancias. ¡No podían trasladar a los pibes”. Ante la gravedad de la situación, tuvo que convocarse al SAME que llegó con otras ocho ambulancias.

Según el comunicado de la AGC, el predio contaba “con el servicio de emergencia correspondiente” y la solicitud de permiso para el evento había sido otorgada a Dell Producciones SA, que notificó que a las 3 de la mñana “habían 10.900 tickets de ingreso sobre un total de 13 mil que tenían autorizados”. De todos modos, para Miguel, “el negocio es sobrevender”. Por eso, todos los jóvenes que brindaron testimonio a lo largo de la jornada especificaron que “no se podía estar”.

Miguel afirma que todo se podría haber evitado.

Y asegura: “Es muy triste que este debate salga con chicos muertos”.

El negocio del agua

Time Warp es una fiesta electrónica de música tecno en general que surgió en Alemania hace 20 años”, explica Miguel. “Este era el tercer año que se realizaba en Argentina”. La fiesta estaba programada para dos fechas. Después de la clausura, se suspendió la jornada del sábado. La compañía organizadora del evento es 2NET, la misma que produce Creamfields, Southfest, Brahma Feets, entre otras. El productor y director de la empresa es Martín Gontad, reconocido como el “principal impulsor de la música electrónica en Latinoamérica” y uno de los 50 exponentes “más influyentes” del género a nivel mundial. Gontad recibió en 2014 el premio IMS Pioner Award, uno de los más importantes de la escena electrónica.

“Gontad tiene mucho que ver con la historia de la música electrónica, para bien o para mal”, dice Miguel. “Lo que suele pasar en estos festivales, como ayer, es que siempre hay mucha cantidad de gente. Hace mucho calor, hay mucha humedad y especulan financieramente con el agua, que te la cobran carísima. La gente no está bien hidratada”. La información es corroborada por otras personas que fueron al Time Warp. En el posteo donde el festival anunció la suspensión de la segunda fecha, uno de los comentarios con más likes era de un joven llamado Lucas: “No había puestos de hidratación que deberían ser obligatorios en eventos de estas características”. Puso como ejemplo el festival Lollapalooza. “Pero claro, era rock, no electrónica donde el negocio es el agua”.

A los pibes no los mató la electrónica

Miguel: “Además, los cacheos son nulos o inexistentes. El viernes, por la cantidad de gente que había, no podían controlar. Podías pasar con un arma. Ni hablar de alguna sustancia. Pero el punto es que todos los años hay víctimas fatales en este tipo de fiestas masivas. Es tristísimo, pero es así. Siempre hay 2 o 3 muertos por fecha. Si uno empieza a sacar la cuenta, al menos 30 o 40 personas murieron en fiestas que hace esta productora. El tema es que no sale en ningún lado. ¿Por qué? Por ejemplo, un gran sponsor de la Creamfields es Clarín”.

En los últimos festivales electrónicos hubo casos de intoxicaciones y acuchillados. El denominador común que surgen en diversos artículos periodísticos es el consumo de drogas que, según afirman los jóvenes, son muy fáciles de conseguir. Durante toda la jornada del sábado se habló de una pastilla llamada “Superman”, que indicaron que podría ser la causa de la intoxicación. Según el diario La Capital, uno de los asistentes relató que durante el evento circuló un mensaje de boca en boca y por WhatsApp que decía: “Están vendiendo una pastilla roja, es berreta, no la tomen”. De todos modos, Miguel afirma que el riesgo de esas coberturas es reducir la complejidad de la situación a la especificidad de la conducta de las personas, en lugar de visualizar lo sistémico: las falencias organizativas de la empresa y de los funcionarios políticas que deberían regular.    

“Como Cromañón, que en lugar de cuestionar la corrupción, se criticó al rock y a los pibes”, razona, y observa que sucede algo análogo en la escena tecno.“Las fiestas electrónicas son un hecho social. Hay cientos de miles de chicos que les gustan los DJ y no van a dejar de hacerlo. En vez de prohibir o demonizar esta cultura, hay que pensar qué tenemos que hacer como sociedad para que esto no pase más. Es tan estúpido y simplista caerle a los pibes, pero es más fácil que decir que no hay conciencia. Acá hubo una responsabilidad política como en Cromañón, salvando las distancias: no hay ninguna campaña de concientización para que estas cosas no pasen. ¿Y sabés qué? Se puede prevenir”.

Comentarios

Comentarios

Avatar

Lucas Pedulla

Periodista. Además de escribir para Nuestras Voces, forma parte de La Vaca y de sus publicaciones como revista Mu y Mu Trinchera Boutique, entre otros. Es docente en la Escuela de Comunicación ETER.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 09/05/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto