Macri en off-side

Compartir

Las claves sobre las cuentas en Panamá del Presidente. Por qué la explicación que dio no alcanza. 

1

“No era obligación declararla”. El punto nodal tiene que ver con las razones para mantener “confidencialidad” en la información –o sobre el movimiento de activos y dinero, considerando que estas sociedades suelen constituirse para tener participaciones en otras sociedades donde se  operan los movimientos económicos-.

La experiencia indica que las sociedades offshore se constituyen para burlar la ley, y precisamente los paraísos fiscales carecen de transparencia en la información y por ello habilitan un manto de impunidad.

De allí resultan las hipótesis sobre la existencia de dinero o maniobras ilícitas. La facilidad para la creación de dichas sociedades, la emisión de acciones al portador, la imposibilidad de conocer la apertura de cuentas y sus movimientos (por el secreto de las entidades financieras de Panamá) y la recurrente operatoria donde dichas sociedades son a la vez  propietarias de otras sociedades con el objeto de ocultar a los verdaderos dueños en una extensa maraña de vinculaciones societarias, impiden conocer los movimientos, el capital y el valor económico residente en cada una de ellas.

Las entidades financieras operan recurrentemente los servicios offshore, garantizando la confidencialidad y operando con guaridas fiscales en beneficios de empresas y personas ricas.

La AFIP, ante el caso HSBC, se refirió a la existencia de “facilitadores”: «…(detectamos)  facilitadores: hay abogados, contadores, licenciados en economía, apoderados en general; dieron directa asistencia a los clientes, generaron las estructuras de forma tal de evadir los impuestos, estructuras complejas de acceso a la información; y en los clientes hay personalidades, obviamente, de renombre…”. A su vez, se denunció al banco HSBC en Argentina por evasión fiscal y asociación ilícita.

De hecho, el ex directivo de JP Morgan, procesado por sus denuncias, Hernán Arbizu, indicó que “había personas que administraban, había equipos de abogados que se dedicaban a fijarse la parte legal justamente de cómo hacer estructuras para que no paguen impuestos. Otros que se dedicaban a los problemas hereditarios de esas familias, porque obviamente esas familias uno de los grandes problemas que tienen son los hereditarios, porque tienen hijos que piensan, hijos que no piensan. Entonces era todo un equipo que hacia todo el servicio completo desde la inversión, hasta que no paguen impuestos, las estructuras hereditarias y demás”.

2

“Para invertir en Brasil”. Cuando se crea Fleg Trading Limitada en el año 1998, el Grupo Macri ya operaba en Brasil a través de la empresa Socma, y hacia el año 2002 contaba con las concesionarias viales Rodovías das Colinas y Rodovía das Cataratas, la constructora Iecsa GTA y las firmas fabricantes de pastas y galletitas Zabet, Isabela, Bacilar y Adria. “Brasil representa hoy casi la mitad de las ventas de Socma”.(Diario La Nación, 19/12/2002). En este contexto, la obligada pregunta es: ¿Cuál era la finalidad de la apertura de una sociedad en Bahamas cuyo objetivo era invertir en Brasil, donde ya tenían operaciones?

3

“Mauricio no es Macri”. Otra clara estrategia de comunicación consistió en despegar a Mauricio Macri de su padre, Franco Macri, atribuyéndole al último la creación de la sociedad y admitiendo que Mauricio fue director aunque “ocasional”. Sin embargo, tal como indica el diario Clarín en noviembre de 1998, mismo año de creación de la sociedad Fleg Trading Ltd. en Bahamas,“Sea cual fuera el futuro del sillón de presidente de Socma, [Franco] Macri hizo firmar a toda la familia un protocolo familiar que garantiza que cualquier decisión de venta de parte o todo el paquete accionario será un tema familiar, nunca individual”, botón de muestra que refleja que la inclusión de Mauricio en las sociedades no resulta un hecho circunstancial, sino que constituye una participación activa junto con la de Gianfranco y Mariano, sus otros hermanos involucrados en Panamá Papers.

4

Una vida en offside. El grupo Macri tuvo a lo largo de su historia negocios cuestionables. En 1982 se benefició con el endeudamiento y estatización de la deuda de Sideco, Pluspetrol, Socma, Iecsa, Manliba y Dragados y Obras Portuarias y RSZYA Producciones, sospechadas además de haber realizado autopréstamos.

En 1989 se conoció el cobro de sobreprecios al Estado en el servicio de recolección de basura de Manliba, que les dejó importantes beneficios. A su vez, estuvo involucrado en la estafa de Sevel en el contrabando de autopartes, cuando evadió 55 millones de pesos (en este caso Mauricio Macri fue condenado y luego beneficiado por la corte de Nazareno).

En las privatizaciones de los 90 se adjudicó los peajes (beneficiándose del aumento de tarifas posterior) y el Correo (en 2005, al momento de su estatización, tenía deudas por inversiones y pago las obligaciones previsionales ni sociales). Con el fin de la Convertibilidad en enero de 2002, la familia Macri se benefició con la pesificación asimétrica en Socma, Correo Argentino y Sideco, por un guarismo cercano a los 200 millones de dólares.

5

El negocio de la fuga. El grupo Macri tampoco está exento de la principal herramienta que históricamente quitó excedente del circuito económico a través de la fuga de divisas. Las firmas Socma y Correo Argentino –estando concursada- aparecen en los listados de fuga del 2001. Por otro lado, se estima que el stock de riqueza fugado de Argentina asciende a 373.912 millones de dólares (Gaggero, 2014). Aquí no sólo tienen un rol las familias ricas del país sino las empresas multinacionales y los grupos económicos locales, actores en estrecha alianza con la banca transnacional y los “facilitadores” de la fuga como los grandes estudios jurídicos. Que hoy el Estudio Marteau y el HSBC tengana dos de los suyos frente a la Unidad de Investigación Financiera permite cerrar el círculo.

6

Práctica habitual. Evidentemente existe un mercado de servicios offshore en Argentina, donde participan distintos actores.  Vale la pena detallar: Mauricio Macri, en las sociedades Fleg Trading Ltd y Kagemusha, Jorge Macri (intendente de Vicente Lopez), secretario en Latium Investments Inc., Gustavo Arribas (titular de la AFI) en La Veneziana Corp, Darío Lopérfido (Ministro de Cultura porteño) como vicepresidente en Supernova Productions Inc, Nicolás Caputo (socio de Macri) con la sociedad radicada en Florida MB 2014 LLC, Daniel Angelici (Presidente de Boca y operador judicial del macrismo) en Corbalan Services, Néstor Grindetti (Intendente de Lanus) en Mercier International y Diego Fernando Niembro (hijo de Fernando Niembro) en Three Lions. No parece una operatoria aislada. A esto debe sumarse el mismisimo Ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, apoderado de la cuenta a nombre de Amalita Fortabat y su nieta, en el escándalo de las 4.040 cuentas no declaradas en Suiza del HSBC.

Asimismo, la respuesta dada por la presidencia expresa la impunidad con la que pretende manejarse el actual mandatario y, a la vez, lo que considera como legítimos instrumentos a la hora de enriquecerse. Esta respuesta no es aislada, sino coherente con acciones previas, como la decisión de designar a Mariano Federici (ex funcionario del FMI) y a María Eugenia Talerico (defensora del banco acusado por lavado, el HSBC) como Presidente y Vice Presidenta de la UIF –Unidad de Investigación Financiera-, en connivencia con los pedidos de la Embajada de EEUU, y asimismo el nombramiento de Laura Alonso, vinculada a una ONG financiada por los fondos buitre, al frente de la Oficina Anticorrupción.

No habrá offside mientras el árbitro no lo vea.

Julia Strada y Hernan Letcher

Centro de Economía Política Argentina –CEPA-

Comentarios

Comentarios

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 26/09/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto