Para Lagarde la tormenta aún no llegó

Compartir

Antes de aterrizar en Buenos Aires para participar de la tercera reunión de ministros de Economía del G20, la Directora del FMI, Christine Lagarde, publicó un artículo donde vaticinó un panorama sombrío para las economías emergentes. El propio Fondo sincera con datos una dura coyuntura a la que el presidente Mauricio Macri busca suavizar con figuras climáticas. Recesión, ajuste, despidos, protestas. Un hit del FMI que ya sonó fuerte en Argentina a inicios de siglo. ¿Qué viene a monitorear el Fondo? ¿Lo peor está por venir?

El Fondo es distinto. En su manera de comunicar, claro está. En el core sigue siendo un banco prestamista aunque viene haciendo notorios esfuerzos por pulir su narrativa. Su razonamiento es evidente: los países deudores deben pagar los costos fiscales, y también los políticos. “El FMI ya no quiere dejar sus huellas en el crimen”, explica a Nuestras Voces el profesor y economista Jorge Carrera, ex Jefe de Investigaciones del Banco Central y ex delegado argentino ante el Grupo de los 20.

Christine Lagarde, titular del FMI, comienza citando al padre del impresionismo francés Claude Monet en su última publicación en el blog del Fondo Monetario Internacional: “Trabajaré sin parar, porque en este momento la marea está justo como la necesito. Cuando los ministros de Hacienda y vice gobernadores de bancos centrales del Grupo de los Veinte se reúnan esta semana a orillas del Río de la Plata en Buenos Aires deberían inspirarse en estas palabras de Monet y aprovechar el crecimiento mundial antes de que la marea cambie”.

Pero en Haití la tormenta se desató antes de lo previsto por los técnicos del Fondo. En el país más pobre de Latinoamérica, el salario mínimo es de 5 dólares, la misión del FMI aconsejó al gobierno que libere el precio de los combustibles. La administración nacional aplicó el manual de gestión de Hernán Lombardi, y así como el funcionario macrista ejecutó los despidos en la agencia estatal Télam el día que la Selección de fútbol disputaba su partido contra Nigeria, el gobierno haitiano especuló que la instrumentación de los aumentos –38 por ciento en la nafta, 47 por ciento en el diésel y 51 por ciento en el kerosene– iba a pasar desapercibida mientras el equipo favorito de la población en el Mundial, Brasil, jugaba contra Bélgica.

“La ciudad de Petion-Ville, el principal centro comercial del país, con los mejores hoteles y supermercados, fue el epicentro de las mayores destrucciones. Al día siguiente de los motines la zona parecía el escenario de una escena de guerra. Y estas imágenes se repitieron en el área cercana del aeropuerto, donde se encuentran los mayores concesionarios de venta de vehículos”, describió la tormenta social desatada el cronista Arnold Antonin para la revista latinoamericana Nueva Sociedad.

Sobreactuado aval de los Organismos

Daniel Catalano, Secretario General de ATE Capital, explica a Nuestras Voces que las organizaciones sociales deberían evitar ese escenario de confrontación con las fuerzas policiales y que, según su parecer, la CGT y parte de la CTA –que vienen manteniendo un diálogo institucional con el Fondo a través de sus portavoces internacionales, el líder de la UOCRA Gerardo Martínez y el economista Claudio Lozano– tendrían que articular una respuesta distinta a lo que ya parece un cogobierno del PRO y el FMI.

“Me da vergüenza que el movimiento sindical se siente a discutir con el Fondo Monetario Internacional. Los sectores de la CGT, e incluso de la CTA, que van a esa mesa sólo se están representando a sí mismos porque los trabajadores argentinos repudian al FMI. Lagarde tendría que haber sida recibida con un paro general y una movilización enorme para demostrar el descontento popular a su llegada. Muchos de los últimos despidos en el Estado tienen la autoría intelectual del Fondo. Y, en el nuevo contexto, el gobierno de Cambiemos cedió aún más soberanía. Lamento, profundamente, que haya dirigentes sindicales dispuestos a dialogar con Lagarde antes de sentarse a charlar con sus compañeros de trabajo”, sentencia el líder gremial de los estatales.

Pero volviendo a la visita de madame Lagarde, ¿qué viene a monitorear, precisamente, el Fondo? ¿Lo peor o, en términos de Macri, la tormenta, está por venir? “Todavía no hemos visto el efecto más profundo de las políticas económicas que se quieren implementar. Por lo tanto, quizás sí, lo peor está por venir. Porque si bien estamos iniciando una recesión con una reducción fuerte del consumo, un descenso en la obra pública porque están pisados los pagos, y una compra elevada de activos externos netos, el nombre elegante de la dolarización, todavía nos falta ver la aplicación los efectos del acuerdo con el Fondo que van a estar signados por una política contractiva fiscal muy fuerte. Indudablemente, se vienen varios trimestres recesivos en nuestra economía”, comienza su análisis Carrera.

Recesión, ajuste, despidos, protestas. Un hit del FMI que ya sonó fuerte en Argentina a inicios de siglo. Daniel Catalano insiste en advertir que esa presumible espiral de violencia social y enfrentamientos callejeros son efectos buscados por el gobierno de Cambiemos. “Creo que todo esto va a terminar mal, a pesar de lo respetuoso que viene siendo el pueblo argentino con el marco institucional en un contexto de severísimo ajuste. Es más, los dirigentes sociales hoy estamos evitando la precipitación de escenas violentas en la vía pública. En realidad, el gobierno es el que empuja al pueblo a salir a protestar a la calle. Y la conflictividad social va ir creciendo porque la reforma laboral que exige el Fondo sólo va a crear más tensión y despidos en los puestos de trabajo”.

En el Fondo son hinchas de Macri, del ajuste y de River

Recapitulando, el Fondo modelo 2018 es más cool en sus alocuciones. Por más que sea, en los hechos, un banco multilateral, su Directorio busca transmitir sobre su gerencia una imagen distinta a la tradicional figura del banquero mofletudo, con tiradores y un habano caro en la boca. Ahora bien, ¿Cómo pesa la actual caliente geoeconomía global en el proceso de toma de decisiones del FMI? Carrera puede dar una respuesta bastante certera porque ha compartido reuniones de trabajo con los técnicos del Fondo: “Cuando explota el acuerdo de Bretton Woods en 1973, el Fondo debe reorientar sus misiones y lo hace claro porque es una burocracia con muy buenos sueldos, y no iban a tirar la toalla. Entonces, reorienta su rol como un policía macroeconómico que hace los deberes para quienes mandan en su Directorio”, explica. “Ahora, el Fondo y la arquitectura financiera global no tiene un comportamiento muy democrático. La arquitectura comercial es distinta, en la OMC cada país tiene un voto. ¿Por qué es así? Porque, como en todo banco, el poder de decisión está medido en acciones, y en el FMI las grandes potencias tienen un mayor poder accional. Estados Unidos tiene el 16 por ciento de las acciones y una cláusula fija que las decisiones importantes requieren el visto bueno del 85 por ciento del paquete accionario, por lo tanto EE.UU. tiene poder de veto en el Fondo. Y después esta el llamado europower, o sobrerrepresentación, en el andamiaje del Fondo que le llegó a dar, en su momento, más acciones en el Directorio a un país como Bélgica por sobre Sudáfrica y Brasil. Entonces, ahora, el acuerdo con Argentina tiene la aprobación y el concenso de los peces gordos del Fondo: Washington, Berlín y Beijing”, complementa el ex representante argentino ante el G20.

Christine Lagarde lleva siempre dos cosas en su cartera: un chal y un abanico. Acorde a la climatización de la oficina en la que trabaje, saca uno u otro elemento. Ese dato anecdótico sobre su apego a la planificación de la jornada laboral, y su fervor por el chocolate o su amor a dar brazadas simétricas –fue campeona de Francia en natación sincronizada–, está detallado en una biografía del 2010 escrita por dos periodistas de Le Figaro. Seguramente, el frío invernal porteño obligará a Lagarde a reducir sus opciones de vestimenta. Argentina, quizás, no es tan ambivalente como ella quisiera.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 17/09/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto