Un monstruo verdadero

Compartir

El debate porteño mostró una vez más que el proyecto de la derecha -liberales y libertarios- esta hilado por exclusión, endeudamiento y represión. Frente a esto, los abrazos en tiempo presente este 17 de octubre permitirán al peronismo volver a las calles a defender conquistas y derechos.

El debate de las y los candidatos a legisladores por la ciudad autónoma de Buenos Aires se desarrolló en el canal de noticias TN del Grupo Clarín en la noche del miércoles. Allí Leandro Santoro del Frente de Todos tuvo que profundizar sobre asuntos de Política Nacional (la campaña de vacunación, la pandemia, la deuda externa, la educación, la seguridad), con las reglas que impuso el enemigo mediático, en la residencia del enemigo y desde las pantallas del enemigo. Quizá por esa incomodidad de raíz luego del debate no quedaba nadie en el camarín del candidato y la cronista de TN –micrófono en mano, una vez más- le regaló prensa a Milei con un rating regado por el dueño de casa. 

Pese a ello, el desempeño de Santoro fue exitoso reflejando las profundas contradicciones de la derecha en su versión neoliberal –Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal en el atril en versión personaje de Disney-, y la otra instalación monstruosa y discordante de Javier Milei, de fuertes lazos con Vox y la extrema derecha fascista, racista, monárquica y clerical de España.  

Ambos sectores de la derecha nativa  (macrismo y liberales libertarios) mantienen contactos con el poder financiero y los fondos buitres de Estados Unidos, que litigaron contra la Argentina, el gobierno de Bolsonaro en Brasil y el de Piñera en Chile. 

En estos días de desconcierto, Bolsonaro amenaza a Lula y al pueblo de su país con el Ejército. Y Piñera calificó de “terroristas” a las organizaciones mapuches del valle central y sacó las tanquetas en la región decretando el estado de excepción.  O sea: el sitio contra los llamados “insurgentes”. Todo mientras el neofascismo avanza en Chile posicionándose segundo en escala eleccionaria.

En Bolivia la situación es semejante. A tal punto que el presidente Arce denunció un intento de golpe de la ultraderecha y llamó al pueblo a movilizarse. Detrás de él, un edecán del Ejército de Bolivia parecía hacer una mueca debajo del barbijo. 

La región se encuentra en estado de ebullición y no se trata de una casualidad. El capitalismo depredador ha hecho metástasis en el espíritu colectivo manipulando masivamente las emociones con el fin de instaurar su canon cultural y moral. 

La palabra “libertad” se usó como un trapo sucio en la pandemia y es el látigo de la ultraderecha para explicar un tipo de capitalismo regulado por el mercado que no gobierna en EE UU, Reino Unido, China, Alemania, Francia y Rusia. Síntesis: Milei defiende un capitalismo que no existe en la Tierra.

17 de octubre   

Durante el debate televisivo ideado por el canal de Magnetto –no por la Madre Teresa ni por el Papa Francisco-, Vidal pidió la renuncia del ministro Aníbal Fernández. Su tribuna la aplaudió con López Murphy en primera fila, a la diestra de Larreta y cerca de Tetaz, Ocaña y Oliveto. 

La respuesta de Santoro fue apenas correcta. Pero Vidal eludió su responsabilidad en el espionaje ilegal con las bases AMBA de la AFI macrista en la provincia de Buenos Aires, mientras era gobernadora y dormía en una base militar, lejos de “la gente”. 

Mauricio Macri está citado a indagatoria por el juez Bava, imputado de espionaje ilegal a los familiares de las víctimas del submarino Ara San Juan. Su defensa presentó un escrito de diez páginas escuálidas de pensamiento (ver el documento), donde deslindó responsabilidades y pidió que no le prohíban salir del país. El abogado Lanusse no explicó el rol del clan Macri en los “Pandora Papers”, “los Panamá Papers” y la deuda del Correo de 300 millones de dólares que hiberna hace 20 años. 

No aparece CFK en esos millones de “papers” difundidos por el Departamento de Estado de Estados Unidos. El que aparece es el apellido Macri protegido por la Fundación FIFA como pantalla de un brazo del poder real de EE UU y sus servicios de inteligencia. 

A la FIFA primero la descuartizaron y denunciaron por corrupción de sus dirigentes impresentables, tomaron testigos protegidos, los asilaron a la renta en territorio norteamericano, y luego nombraron a sus propios mandantes y mandaderos. Algo así como el Lava Jato de Brasil pero en menor escala millonaria. 

Aquí y ahora el escenario de las elecciones de noviembre amenaza con el intento de aniquilación de todas las conquistas sociales del primer peronismo luego de 1946. 

La intención de la derecha y sus formas diversas es regresar a la década infame: someter a los trabajadores con extensas jornadas laborales sin derechos, reprimirlos y encarcelarlos. 

Las frases de Vidal en el debate sobre el castigo a “los delincuentes” hay que interpretarlas como de amplio espectro. Cuando Macri estuvo en el poder, dos hermanos musulmanes fueron apresados durante un mes en el Penal de Ezeiza. Los acusaron de “terroristas islámicos”. Todo era mentira: eran inocentes.  

Vidal tampoco se retractó sobre su exigencia golpista de asumir la presidencia del Congreso si su fuerza gana las legislativas y de esa forma asumir un lugar en la sucesión presidencial. Al contrario fue más allá: con carita de personaje de Disney y un odio indisimulable por debajo de sus ojos, machacó una y otra vez sobre actores claves del Frente de Todos. 

Ante esta amenaza de la derecha y la ultraderecha que se mueven en unidad de sentido y acción directa, el Gobierno decidió movilizar el 17 de octubre en “todas las plazas” mediante una carta del Partido Justicialista que firma el Presidente Alberto Fernández. 

Un mensaje ordenador que unifica el sentido y la identidad del colectivo del Frente de Todos en un momento clave.  

La movilización ha sido siempre la principal herramienta de la resistencia del peronismo y del kirchnerismo que es lo mismo. 

Este domingo el Movimiento Nacional sale a las calles y a las plazas del país para festejar la democracia y defender al Gobierno que asumió por mayoría en 2019. No es un dato menor. Se tratará de la primera gran movilización popular tras la pandemia. Necesitamos retomar el sendero de los abrazos con los cuerpos en tiempo presente. 

El destino se construye ahora.

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso, periodista, escritor y docente de la Facultad de Periodismo de La Plata. Recibió el Premio Walsh por su trabajo periodístico en 2017.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/11/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto