El juez Ramos Padilla pidió la remoción del fiscal Stornelli

Compartir

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, confirmado en la causa D’Alessio por la Cámara Federal de Mar del Plata, pidió al procurador general interino, Eduardo Casal, que proceda al desafuero de Stornelli. También requirió que envíe el proceso administrativo en 72 horas y citó para el 31 de mayo por quinta vez al imputado rebelde. Stornelli está acusado de integrar una asociación ilícita paraestatal dedicada al espionaje y el contraespionaje. Cómo será la venganza de Py.

Se acaba la impunidad del fiscal federal Carlos Stornelli y su séquito de inquisidores compuesto por agentes de inteligencia de agencias locales y extranjeras, jueces, policías, abogados penalistas, legisladoras cívicas y periodistas a la renta. El fiscal sospechoso está por cumplir sesenta días en rebeldía desde que el juez Alejo Ramos Padilla se hartó de citarlo a declaración indagatoria, un acto de la defensa que retomaría el diálogo procesal entre las partes.

Luego de la confirmación de su competencia dictada por la Cámara Federal de Mar del Plata –ver la nota de Nuestras Voces del 23 de mayo– Ramos Padilla resolvió pedir el desafuero de Stornelli, acusado de integrar una asociación ilícita paraestatal dedicada al espionaje, el contraespionaje en el país y en el exterior, el lavado de unos cien millones de euros en una docena de países, la extorsión y la coacción de empresarios y testigos para el armado de causas penales en el fuero federal. Ramos Padilla citó a Stornelli por quinta vez a indagatoria para el próximo 31 de mayo a las 10 en lo que podría interpretarse como la última oportunidad que tendrá el fiscal rebelde para ajustarse a derecho. De lo contrario su situación legal se agravaría en el momento en que el juez Ramos Padilla deba resolver la posibilidad de procesarlo. En la página 6 de su resolución, el juez le advierte al procurador interino, Eduardo Casal: “La Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal no prevé un procedimiento específico para ‘desaforar’ o retirar la inmunidad a un magistrado, a fin de compelerlo a presentarse a la citación de declaración indagatoria. En consecuencia, si para garantizar la comparecencia del rebelde Stornelli es preciso remover la inmunidad en la que se ampara Stornelli para no presentarse a indagatoria, entonces, –remarcó el juez Ramos Padilla– en virtud de una interpretación armónica entre la ley 25.320 y la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal se debe requerir el impulso sin más demora de la apertura de la instancia ante el Tribunal de Enjuiciamiento del Ministerio Público Fiscal”. Según el juez: “Toda vez que este Tribunal de Enjuiciamiento es el órgano competente según la ley 27.148 para resolver la remoción y/o el desafuero que dispone el art. 1º de la ley 25.320 y es facultad exclusiva del señor Procurador General Interino impulsar la apertura de la instancia ante dicho Tribunal, se le habrá de requerir que urja dicho trámite –para el caso de que aún no lo hubiera así decidido–, teniendo en cuenta especialmente que la cuestión aparece como de puro derecho y que comunique tal circunstancia a este Juzgado. Se le solicitará también la remisión, en el plazo de 72 horas, de copias íntegras de lo actuado hasta el momento en el citado expediente”.

“(…) El Superior (la Cámara de Alzada) destacó que resultaba evidente que esos cuestionamientos o remedios procesales –que podían ser resueltos por vía incidental y en su caso, ser revisados en instancias superiores– no resultaban causales justificantes de las incomparecencias de Stornelli, pues no se trataban de aquellos supuestos de ‘grave y legítimo impedimento’, tales como una enfermedad acreditada o verificable (cfr. art. 288 del C.P.P.N.). Más allá de todo ello, la Cámara ha dejado a salvo que el estado de rebeldía cesaría si Stornelli optara por comparecer de forma voluntaria (punto dispositivo 2).

Por ello es que, a esos efectos y a fin de extremar las posibilidades del imputado de estar a derecho y de cumplir con el llamado de la Justicia, se habrá de fijar una nueva audiencia a los mismos fines que los previstos en anteriores oportunidades, para que el nombrado preste declaración indagatoria y ejercite debidamente su derecho de defensa. Ello sin perjuicio de la rebeldía que aún pesa en su contra y dejando a salvo la inmunidad de arresto que de momento detenta el señor Fiscal declarado rebelde”, aclaró Ramos Padilla.

El espía “Rolo” Barreiro pone en jaque al Gobierno, la AFI y Comodoro Py

Nótese la redacción “de momento” que expone en su dictamen. Lo cual podría interpretarse que estaría dispuesto a hacerlo comparecer con la fuerza pública una vez que Stornelli fuese desaforado como exige la ley y la Cámara. Con todo, el abismo del fiscal Stornelli se parece demasiado al ocaso de su carrera judicial. Ya no podrá intervenir en la causas de “gas licuado” ni en “los cuadernos”. ¿En qué se basó su labor en ambos expedientes? En el aporte de imputados –como él mismo en la causa que instruye el Juzgado Federal de Dolores–, que por arte de magia y luego del accionar de oscuros procedimientos se convirtieron en “colaboradores” de su Fiscalía. Todo lo opuesto a lo que sucede con la causa de más de seis mil fojas que investiga Ramos Padilla, donde el plexo probatorio es tan contundente que revela por primera vez en la historia democrática el auténtico mecanismo de la tercerización de los servicios de inteligencia para el diseño de causas penales contra dirigentes opositores que fueron encarcelados con la foto de un cuaderno y dichos de “arrepentidos”.

En definitiva a ese tipo de insana especialización se habría dedicado full time el falso abogado y presunto espía de la DEA, Marcelo Sebastián D’Alessio junto a los policías y agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Ricardo Bogoliuk, Aníbal Degastaldi, y Hugo Rolando “Rolo” Barreiro; además de los fiscales federales Juan Ignacio Bidone y el encauzado rebelde Stornelli, todos ellos imputados en el expediente. Lo que sucederá con la situación procesal del testigo estrella-estrellado Jorge Leonardo Fariña es una incógnita. Si bien se presentó espontáneamente en la causa, sus ex abogados Giselle Robles y Franco Bindi ratificaron ante el juez Ramos Padilla que Fariña habría sido guionado por la AFI antes de convertirse en imputado colaborador y salir en libertad con el Estado pagándole en dólares el alquiler de un departamento de lujo y más tarde una casa en Villa Devoto (del lado de afuera) con parrilla, parque y jacuzzi. De esa componenda habrían participado jueces federales y fiscales. Por eso Stornelli dijo que Fariña era “brillante”. Ver el vídeo donde Luis Majul actúa de supuesto periodista:

> Video Nota Luis Majul

Las pruebas en contra de Stornelli son irrefutables. A saber:

1. Habría participado junto a su amigo Marcelo Sebastián D’Alessio en la extorsión del empresario exiliado Pedro Etchebest para frenar una causa en el fuero penal económico. En el expediente hay filmaciones, fotografías, audios y mensajes de los acusados por este presunto accionar delictivo.

2. Le encargó a D’Alessio espiar al ex marido de su actual pareja, Florencia Antonini Modet. Se trata del ciudadano peruano-estadounidense, Jorge Christian Castañón, de profesión piloto de avión, quien se presentó en el Juzgado de Dolores y describió las presiones que recibió por parte de Antonini Modet para que no se presentase a declarar. “Stornelli ya habló con Mauricio”, le soltó Florencia en un audio que Castañón aportó a la causa bajo reserva. El juez Ramos Padilla podría citar a la pareja del fiscal rebelde. En un diálogo entre D’Alessio y Stornelli, el primero dijo que podría plantar droga en el equipaje de Castañón para apresarlo en Ezeiza o en el exterior. El fiscal respondió que la detención podría hacerla la Aduana.

3. El pedido de Stornelli a D’Alessio para que le realice una cámara oculta a su colega de la matrícula, José Manuel Ubeira, quien se presentó como querellante en la causa. Por este gravísimo hecho está imputado también el letrado Rodrigo González –ex socio de D’Alessio– un hábil declarante y allegado a “La 12”. Ubeira los demandó a todos. Ramos Padilla le mostró una anotación de D’Alessio que lo mencionaba bajo el título “A sangre fría”, en referencia a la no ficción de Truman Capote que narró el asesinato de una familia completa en Estados Unidos. Este es el chat entre D’Alessio y Stornelli sobre el asunto:

4. La declaración bajo coacción que el fiscal Stornelli le tomó al ex gerente de Logística de PSVSA Argentina, Gonzalo Brusa Dovat para que declarase en una causa obligado por D’Alessio, quien lo llevó en una camioneta con dos custodios hasta su despacho de Comodoro Py 2002. De esa operación mediática y judicial habrían participado los periodistas Daniel Santoro, Eduardo Feinmann y Rodrigo Alegre, entre otros. Aquí la nota que publicó el periodista preferido de Elisa Carrió bajo la guarda del silencio del Grupo Clarín en febrero de pasado:

Nota Clarín sobre PDVSA

La empresa Movistar confirmó, al igual como sucedió con Patricia Bullrich –tal como publicamos en Nuestras Voces del 23 de mayo– que Santoro se comunicaba frecuentemente con el falso abogado y supuesto espía de la DEA, Marcelo Sebastián D’Alessio. Así lo comunicó la empresa de telefonía en un oficio que le envió al juez de la causa, Alejo Ramos Padilla.

Informe de Movistar sobre teléfono de Daniel Santoro:

Informe de Movistar sobre teléfono de Patricia Bullrich:

5. Y aquí la entrevista exclusiva que Brusa Dovat le concedió a este cronista el 18 de marzo antes de declarar ante el juez Ramos Padilla:

Habla Brusa Dovat: los aprietes de D’Alessio para declarar con Stornelli y la entrevista de Santoro

 

Contraofensiva

Acosada por lo real, la corporación mediática-judicial que sostiene al fiscal Stornelli planearía una nueva operación de efecto difuso. Al cierre de esta edición, fuentes de Canal 13 aseguraban que el cómico televisado Jorge Ernesto Lanata habría programado emitir escuchas telefónicas ilegales a presos políticos y dirigentes de la oposición en su show llamado PPT en una de esas señales que no desapareció. Esas escuchas habrían sido desparramadas como la ventolina por el inefable D’Alessio de excelente trato con las legisladoras cívicas-libertadoras y republicanas, pero de Estados Unidos;  Elisa Carrió, Mariana Zuvic y Paula Oliveto, alias “Pau” para el presunto agente de la DEA y su séquito de jueces, policías, espías y periodistas colaboradores. ¿El objetivo? La desesperación que les produce el avance de la causa de Ramos Padilla, la ratificación de su competencia por la Cámara Federal de Mar del Plata y el pedido de desafuero del fiscal predilecto del presidente.

¿Quiénes habrían actuado en la realización de esas escuchas ilegales que vulneran las garantías constitucionales?

Desde los pasillos de la Gestapo de Py señalan a dos personajes de la AFI de la escuadra de Daniel Angelici: Juan Sebastián “El Enano” De Stéfano –nombrado en la denuncia de Daniel Llermanos, el ex juez Luis Carzoglio y el dirigente camionero Hugo Moyano por “apretar” al magistrado de Avellaneda– y Pablo Pinamonti, otro numerario de “La Casa” de los espías de 25 de Mayo 11 piso 8, donde ejerce su carácter Silvia Majdalani, cuando el amigo presidencial Gustavo Arribas prepara las valijas o el traje a rayas.

La paranoia de la AFI y el Ministerio de Seguridad de la Nación donde la otra mujer de la saga, Patricia Bullrich Luro Pueyrredón, alias “Kali”, está inquita por la revelación de su vínculo telefónico con D’Alessio es infinita. Parece que el nieto de la dama de hierro es un genio informático que habla de narcotráfico mientras corre en triciclo  por la casa de su abuela en Palermo.

Para colmo, el Colegio de Abogados de la Capital hizo lugar al pedido de Maximiliano Rusconi y ofreció una lista de 13 veedores matriculados para que el Tribunal Oral que juzga la farsa de “la obra pública de vialidad” se ajuste a derecho y permita el correcto ejercicio de la defensa en un debate sin pruebas ni pericas completas que va directo a la nulidad de la Corte.

Triste, solitario y final.

Ramos Padilla pidió la remoción de Stornelli 24 de mayo de 2019 by nuestrasvocesok on Scribd

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso

Periodista, escritor y docente. Columnista con Roberto Caballero en Radio Colonia y del programa ADN en C5N. Distinguido con el Premio Walsh de la Facultad de Periodismo de La Plata en 2017. Fue editor de Policiales de Tiempo Argentino.

Hacé tu anotación Sin anotaciones