Macri en Suiza | Jolgorio del acorralado 

Compartir

El ex presidente Mauricio Macri ve cómo avanzan las causas en su contra. La pena por contrabando agravado de municiones es de hasta 12 años en Argentina y de 30 años en Bolivia. Se develan el armado entre Macri y los jueces de la causa por el memorándum con Irán y la estafa del clan con el Correo. La ruindad inquisidora machirula de la oposición contra Florencia Peña.

Los días de Mauricio Macri en Suiza parecen de jolgorio vacacional pero su realidad podría tornarse oscura como el cielo de una tormenta fatal.

El Estado Plurinacional de Bolivia ha dicho que llevará a (todos y todas) los culpables de la instigación del Golpe de Estado contra Evo Morales a una Corte Internacional donde serán juzgados por delitos de lesa humanidad. 

Este asunto no es ninguna broma: Macri, Patricia Bullrich, y el ex embajador en La Paz, Normando Álvarez García, además de Gerardo Otero, el ex comandante de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) durante la gestión de Bullrich están acusados de contrabando agravado de 70 mil municiones para reprimir al pueblo boliviano tras el 10 de noviembre de 2019. 

La causa avanza en el fuero Penal Económico, por ahora. Aunque podría tener mayores derivaciones, por ejemplo, el rol del ex jefe de Gabinete, Marcos Peña Braun, quien según reveló el periodista Ariel Zak habría autorizado en 2019 el envío de pertrechos represivos a Bolivia con la excusa de que era para proteger la embajada argentina. 

Las redes del clan Braun

Los 11 gendarmes que formaron parte del Grupo Alacrán declararon en el sumario interno de la fuerza. Todo indica que hubo una decisión política de Macri para trasladar esas municiones antes de que se produjeran las masacres de Sacaba y Senkata donde murieron civiles inocentes a manos de la Policía golpista del régimen de Jeanine Áñez.

Ayer, el embajador en Bolivia, Ariel Basteiro, dijo que hubo reuniones entre Macri y Bullrich antes del envío de armas. “Hay medio gabinete involucrado”, aseguró en diálogo con la radio AM750.

Basteiro detalló que el 12 de noviembre de 2019, unas horas antes de que partiese el Hércules C-130 que trasladó a La Paz a un grupo de gendarmes, “Macri, Peña y Bullrich se reunieron en la Casa Rosada con la cúpula de Gendarmería y otras fuerzas”. 

Para Basteiro, “hay medio Gabinete, Fuerzas Armadas y de Seguridad durante el Gobierno de Macri involucradas en esta trama que es el caso de contrabando agravado más importante de la historia”. 

La pena para ese delito es de 4 a 12 años en Argentina y de 30 años en Bolivia. 

Mesa partida

En su alegato como defensor de Angelina Abbona, el abogado Alejandro Rúa destrozó en pedazos el lawfare concretado por los jueces Claudio Bonadío, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky en la causa conocida como “el memorándum con Irán”. 

Dijo que denunciantes relacionados con el macrismo recurrieron tres veces ante el juez Daniel Rafecas para reabrir la disparatada demanda. Y que ante el fracaso por la negativa de Rafecas, armaron otra causa que llevó como un inquisidor Bonadío. Todo mientras la conducción de la Delegación de Sociedades Israelitas Argentinas (DAIA) se reunía con Macri en 2016 hasta presentarse como parte querellante. En una línea de tiempo, eso se produjo luego de que Macri también se reuniera con los camaristas de la Casación Penal, Borinsky y Hornos en la Quinta de Olivos y en la Casa Rosada respectivamente. 

Es decir: la causa penal por la que estuvo detenido inexplicablemente el actual Procurador del Tesoro, Carlos Zannini, habría sido diseñada por Macri, Bonadío, la DAIA, Bullrich, y nada menos que dos camaristas de la máxima autoridad penal del país. 

Está muy claro, según el relato del doctor Rúa y del propio Zannini, que Borinsky no se dedicaba solo a jugar al tenis con Macri.

Por cierto, el memorándum en cuestión fue votado en el Congreso.  “Sean valientes y apliquen como se debe la Constitución y las leyes sin temor al ruido mediático o las presiones”, sugirió Zannini a los jueces del Tribunal Oral. 

 

 

 

Este espectáculo dantesco en una audiencia con jueces que deberán anular las actuaciones por falta de pruebas y abuso de autoridad, se produjo mientras en Uruguay se le negó el asilo al operador judicial de Macri, Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, cuya defensa apelará la medida. 

Sin embargo, la jueza María Servini insiste en pedir su comparendo al estar imputado en una causa federal en la que Simón aparece intentando aniquilar judicial y económicamente a los dos principales accionistas de la señal de noticias C5N. 

El rechazo de asilo, suscitó la vergüenza de los propios aliados  “Pepín”. 

Los legisladores Cecilia Britto y Jorge Vanossi presentaron en la comisión de Presupuesto y Asuntos Internos del Parlasur un pedido para que pierda su mandato como integrante del cuerpo. 

Según ellos, tiene “inhabilidad moral” para representar al país. 

 Aislado y rechazado por propios y extraños, el destino de Rodríguez Simón está conectado al de Macri. 

A tal punto que el ex presidente le firmó un poder “total”, que en estas horas viraría rumbo al naufragio.   

Simón es el personaje que inventó la designación de dos jueces de la Corte por decreto. El mismo que se reunía con el camarista Martin Irurzun en la mini era neoliberal que puso en prisión preventiva a la acción política porque se les antojó torturar al infinito a las personas.  

Correo y la hibernación

La Procuración del Tesoro de la Nación presentó un recurso ante la Cámara Comercial para que la causa del Correo abandone su periodo de “hibernación” que lleva 21 años. El reclamo del Estado Nacional se dio por una especie de voltereta argumental de la jueza Marta Cirulli, quien decretó la quiebra de la empresa residual en manos de los Macri del Correo y después la suspendió. 

Recurso de Queja Efectos Apelacion Quiebra Correo Argentino by NuestrasVoces on Scribd

 

Los Macri deben 5 mil millones de pesos al Estado y 11 millones de dólares al Banco Nación, más una cifra millonaria a la AFIP que según los peritos contables debería ajustarse con una indexación del 700%. 

Macri dejó el Correo con carencia de giro empresario, insuficiencia crónica de fondos, disolución de la compañía en perjuicio de los acreedores, sendas y probadas irregularidades en el manejo de los estados contables, y dependencia de terceros, en el caso de la compañía Socma. 

Ahora se entiende por qué se fue a Suiza. En 1906 se firmó un acuerdo de extradición entre ambos países. 

El ex presidente calculó que digitando la candidatura a legislador porteño de su secretario privado, Darío Nieto, podría calmar la tormenta, pero no. 

En el celular de Nieto constan todos los negocios que realizó Macri cuando ocupó la primera magistratura. Un compendio de reuniones con jueces, fiscales, familiares y amigos que presuntamente habrían operado como tapadera de su propia riqueza

Violencia machista

El núcleo duro del Pro, que ahora se rotuló Juntos inició con su cadena de medios propios una serie de acusaciones alucinógenas al borde de la psicopatía sobre las reuniones que mantuvo Alberto Fernández en estos tiempos de pandemia. 

No sólo intentan horadar la figura presidencial con mentiras de tono sexual, sino que encima maltratan a mujeres públicas como la actriz Florencia Peña, que visitó al Presidente junto a Luis Brandoni y empresarios del sector artístico para buscar soluciones por la falta de trabajo de los actores en el primer tramo del inicio de la epidemia por el virus del Covid-19. 

En este contexto, el diputado Fernando Iglesias derrapó su verba inflamada contra Peña, maltratándola con inusitada malignidad. 

La diputada Gabriela Cerruti junto a un grupo importante de legisladores y legisladoras pidió una medida disciplinaria contra Iglesias. La iniciativa fue apoyada, además, por el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero expresó que los dichos de Iglesias configuran “un discurso cargado de odio y misoginia”. 

Lo peor es que Peña fue demandada penalmente por un delito que no existe en el Código. O sea: el mismo esquema inquisitorial de las causas que alguna vez instruyó Bonadío.

La trama de semejante perversidad comenzó con Bullrich trepada a la tranquera de Cushamen donde desapareció y hallaron muerto a Santiago Maldonado en 2017.

Freud escribió sobre “lo perverso” en el tejido familiar. Con ese acto, la ex ministra acusada de enviar armas para los golpistas de Bolivia, regresó al siglo XIX, cuando su familia vendía cientos de hectáreas arrebatadas con sangre y muerte a los indios masacrados por el general Roca. 

Por eso Iglesias se animó a cruzar la escalera de la ruindad. 

La oposición derechista pretende la cancelación de los otros utilizando la antigua herramienta de la lapidación. 

Poe creó aquel personaje que escuchaba un corazón escondido. El corazón de su víctima. El corazón delator. 

En el estatuto de la derecha anida el mismo sustrato de perversidad.

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso, periodista, escritor y docente de la Facultad de Periodismo de La Plata. Recibió el Premio Walsh por su trabajo periodístico en 2017.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 24/10/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto