Adultos mayores: la cruenta pérdida del poder adquisitivo

Compartir

PAMI los maltrata y en la provincia de Buenos Aires  IOMA  viola la ley de obras sociales al quitar numerosos servicios indispensables. El presidente de la Nación, ha logrado atentar contra la salud de los adultos mayores, incrementando la mortalidad y la morbilidad de patologías crónicas que generan discapacidad. Y la evolución de los haberes jubilatorios en dólares muestra un deterioro del 30 por ciento, desde el 2015 dónde el ingreso mínimo era de U$S 425  llegando hoy a U$S 127.

Cambiemos en sus años de gobierno supo reducir drásticamente el poder adquisitivo de los jubilados y pensionados, hundiendo al 60% de los adultos mayores bajo el límite de la pobreza. Finalizado agosto y analizada la evolución de los haberes jubilatorios en dólares, la situación empeoró y, al extremo, de que trazando una comparación entre julio de 2015 y este mes, el ingreso mínimo bajó de U$S 425 a U$S 127.

Además, como bien lo explicita el reciente ” Informe sobre situación de las personas mayores, el impacto inflacionario en los medicamentos y la canasta básica de alimentos” que acaban de realizar los titulares de la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria y del Centro de Estudios Políticos para Personas Mayores, Mónica Roqué y Federico De Marziani, respectivamente, junto con el Centro de Economía Política Argentina, la situación de esta franja poblacional se torna sumamente preocupante luego del ascenso del dólar tras las PASO.

Este estudio destaca que los mayores no solo sufren graves limitaciones para cubrir la canasta básica, sino que PAMI les agrega dificultades: desde 2017 les niega el acceso a medicamentos esenciales que el anterior gobierno les brindaba gratuitamente y un cúmulo de servicios que requieren pronta resolución favorable.

En promedio las personas mayores de 60 años necesitan consumir entre cuatro a ocho fármacos mensuales. Tras la quita en 2017 por parte del Pami de su cobertura sin cargo, reduciendo el beneficio de dos millones de afiliados a un millón, las rebajas del 50 y 80% no son suficientes ante el impacto negativo de la economía y menos aún con los bajos ingresos de la mayoría de los jubilados, por lo que se ven imposibilitados de comprar la medicación prescripta.

El presidente de la Nación, se deduce de los datos aportados por la investigación aludida, ha logrado atentar contra su salud, incrementando la mortalidad y la morbilidad de patologías crónicas que generan discapacidad. Ya en 2017, se desprende del registro de defunciones de 341.688 personas que el 80% contaba con más de 60 años, según el Informe de Estadísticas Vitales del entonces ministerio de Salud de la Nación.

Alarmante pérdida de derechos, los cinco medicamentos más caros

Roqué, De Marziani y la CEPA aportan enumeran particularidades contundentes, difíciles de digerir, alarmando sobre la pérdida de derechos de los 6.983.777 adultos de más de 60 años. Al hacer hincapié en la medicación, destacan que, debido al salto del valor de la moneda norteamericana, los 50 fármacos que más debe consumir este sector de la población elevaron su precio un 375%, y con la reciente estampida del dólar se sumó otro 8% en un solo día: el 14 de agosto.

Cinco medicamentos se fueron por las nubes entre los años 2015/19. Aquellos que tratan y previenen enfermedades cardiovasculares y ACV (causantes del 88% de muertes por Hipertensión Arterial y 80% por accidentes cerebro vasculares en personas de más de 60 años de acuerdo conla Organización Mundial de la Salud (OMS), tales como Atenolol y Sintrom (este último se fue de $ 60 pasó a $632), experimentaron un incremento de 1050% y 799%, respectivamente, siempre dentro del periodo indicado precedentemente. Pami -con descuento- hoy obliga a abonar en total un 406% y 486% de más por cada uno de ellos.

El T4 Montpellier (levotiroxina) subió 789%; el Micardis, antihipertensivo, presentó un aumento de 632% (su valor en mayo/15 era de $ 289 y en agosto/19 es $2114). El complejo multivitamínico B de Bagó ascendió 617% en poco más de tres años y medio, su valor al concluir el gobierno anterior era de $ 633 y ahora cuesta $955.

Jubilación mínima por debajo de la línea de pobreza y lejos de cubrir alimentos nutricionales

Los índices de precios de una canasta básica para el promedio de la población, señala el informe, dista de reflejar la realidad de los adultos mayores. Los alimentos básicos necesarios para una correcta nutrición verificaron una inflación del 347,9% entre diciembre/15 y junio/19. En contraste, la jubilación mínima se incrementó 168,1% entre mayo/15 a la actualidad. En tanto, el aceite de girasol aumentó 559,9%, el kilo de carne picada 408,7% y el kilo de tomate un porcentaje del 393,2. Y no olvidemos que los adultos mayores deben gastar más en medicamentos, situación que les agravó este gobierno al quitarle el Pami cobertura imprescindible, al tiempo que el Estado aplicó los tarifazos dolarizados.

Asimismo, esta población suele tener gastos extras como el pago, aunque reducido de Sube, el uso de taxis por parte de aquellos con dificultad de movilidad, los servicios de cuidadores domiciliarios que tantos necesitan y que casi ninguna obra social cubre, más la alimentación terapéutica de costos mayores que una dieta normal, tal como para celíacos, hipertensos y diabéticos, entre otros.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe ha sido precisa: en 2015 la Argentina tenía la jubilación mínima más alta de la región, con dos aumentos por año entre 2008/2017 por la Ley de Movilidad Jubilatoria Nº26.417 colocando a las jubilaciones siempre por arriba de la inflación. Pero con la nueva Ley 27.426 de Movilidad los jubilados indefectiblemente siempre vienen perdiendo ante la inflación.

Por ello Cepal concluye que el poder adquisitivo de los jubilados se redujo 18,3% desde 2015 y la jubilación mínima pierde $2110 por mes. La Anses para este año fijó un aumento del 39% en las jubilaciones cuando la inflación será más del doble, tan solo en agosto se estima del 6% acumulándose al 54,4% de los últimos doce meses.

Qué no hace Pami

Redujo cruelmente en 2017 el acceso gratuito a medicamentos de 2 millones de personas a tan solo un millón de beneficiarios, aduciendo la urgencia de recortar gastos, y aplicándoles al resto de sus afiliados descuentos que van del 50 al 80% en fármacos sin conomoverse por el impacto inflacionario. Que del total de muertes en 2017 se desprende que el 80 % correspondió a adultos mayores, estimo que debe haber sido un dato anecdótico para las autoridades.

Incurre en tardanzas para la adjudicación de turnos médicos, estudios complementarios e intervenciones quirúrgicas, no entrega bastones, sillas de ruedas ni, bolsas de colostomía, entre otros elementos que requieren cobertura inmediata.

En la provincia de Buenos Aires la atención es peor todavía

Los afiliados del IOMA se ven más perjudicados que los de Pami. Por otra parte, existen escasos programas e instituciones para la atención de personas mayores bonaerenses. El Ioma no brinda atención médica especializada y las rebajas en medicamentos son míseras. El IPS administra haberes previsionales magros y en el Ministerio de Desarrollo Social son absolutamente inexistentes la prestación de cuidados en domicilio, los centros de día y las residencias de larga estadía.

El acceso a los medicamentos es prácticamente imposible pese a que la Ley de Obra Sociales establece como mínimo que se aplique 40% de descuento y un 70% en patologías crónicas. Ioma viola todas las leyes y reglamentación vigentes para proteger a los ciudadanos y ciudadanas que deben hacer uso de medicamentos esenciales por lo que,
ante la manifiesta insensibilidad del gobierno bonaerense, sus afiliados gastan en medicamentos el 30% de su haber.

Para el tratamiento de arritmias, pese a ser una patología crónica, IOMA solo cubre el 14,7% del costo del Altansil y el afiliado tiene que pagar $850. En el caso de patologías cardiovasculares, esta obra social cubre el 20% del precio del Atenolol y en diuréticos su cobertura es de apenas el 16%. El Sintrom para enfermedades cardiovasculares, aun siendo de los medicamentos de mayor costo, es limitado en su cobertura al mínimo 13%; en tanto, solo cubre el 20% del valor de fármacos para el hipotiroidismo.
Periodista, Master Comunicación Social freelance

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 18/10/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto