Buenos Aires se ve tan suceptible

Compartir

Hoy la política en la provincia vuelve a tener la tradición de hablar con el vecino, tocar el timbre y tomarse un mate para la foto. Los jefes comunales cuentan con la labor de direccionar la campaña a las generales tal y como lo plantean “desde arriba”. Con los resultados puestos y el diario del lunes no hay “lapicera” que responda tal debacle electoral. Un análisis de los resultados de las PASO y del panorama hacia las elecciones definitivas.

Al equipo de Axel Kicillof no le quedó más remedio que hacerle la VTV al Clío, cambio de aceite, chequear las gomas y encarar las rutas de la provincia de Buenos Aires tal como lo hicieron de 2016 en adelante. Hoy el mapa político potencia otra geografía política y el Frente de Todos está más que preocupado. Desde la provincia, en concordancia con nación, transfieren el mensaje elector de “caminar con la gente”. Cabe recordar que luego de un movimiento de piezas en el gabinete bonaerense y una comunicación un tanto más aceitada con los intendentes y referentes de la 1ra y 3ra sección, buscan enfocarse en las cuestiones que desatendieron durante la campaña de las PASO 2021.

El avance amarillo, dividido en internas, suma el porcentaje necesario para que el peronismo pierda, de forma legislativa, la abrumadora diferencia que le sacó a la hoy candidata a diputada por la Ciudad de Buenos Aires María Eugenia Vidal. La ex gobernadora ya mudada a Capital Federal, alejada de las responsabilidades del empeoramiento de la provincia, mira desde el otro lado de la Avenida Gral. Paz como su compañero de espacio, Diego Santilli, se afianza junto a Manes luego de dirimir electoralmente sumando los sufragios ante una Victoria Tolosa Paz que quedó desconcertada, al igual que muchos desde el Frente de Todos, de haber perdido por 360.000 votos.

Hoy la política en la provincia vuelve a tener la tradición de hablar con el vecino, tocar el timbre y tomarse un mate para la foto. Lo remarcamos en Buenos Aires pero también involucra directamente a los espacios políticos de los distritos del Gran BS.As. Los jefes comunales cuentan con la labor de direccionar la campaña a las generales tal y como lo plantean “desde arriba”. Con los resultados puestos y el diario del lunes no hay “lapicera” que responda tal debacle electoral. Si bien todo lo que se haga será con intenciones electoralistas no es extraño observar, ni mucho menos curioso, a candidatos del campo popular en calles de tierra, con vecinos del conurbano, mateando en cualquier Unidad Básica, saludando madres y padres con su hijos e hijas en alguna sociedad de fomento, teniendo en cuenta que al peronismo no le cuesta hacer eso. Es más evidente cuando lo hacen los políticos que no tienen esta costumbre como cuando Mauricio Macri, luego de las PASO del 2019 y al advertir que perdía rotundamente terminó besándole los pies a una señora en un escenario en la provincia de Tucumán al ritmo del “sí se puede”.

Para lograr este objetivo se cuenta con “los varones del peronismo”. -¿Y la paridad de género? – Te la debo; Esa la discuten en otra ocasión ya que el tópico va por otro lado. De ahí que los nombres reunidos para conducir la campaña de las elecciones generales son no solo el jefe de gabinete Juan Manzur sino que también: Kicillof, Máximo Kirchner, Massa, Insaurralde. Ferraresi, Espinoza y Nardini. Todos ellos máximos referentes territoriales y con cargos estratégicos dentro de la gestión pública de la provincia de Buenos Aires. Pero el énfasis excede al territorio de Kicillof porque las provincias de La Pampa, Santa Fe y Chubut están obligadas a “meter” senadores para no perder la Cámara Alta.

Mientras tanto en la vereda de enfrente está Juntos, Juntos por el Cambio o el PRO con la UCR y la Coalición Cívica. Todos juntos con internas quizás no tan viscerales como el peronismo pero con intereses personales mucho más duros. El resultado de las PASO los dejo calmados pero se distendieron tanto que no se sabe quién está a cargo de CABA ya que Horacio Rodríguez Larreta se fue a sacar fotos con el ex presidente de EE.UU, Bill Clinton, acción que el analista político “Turco” Asís denunció que “por menos de 200 mil dólares a Clinton no lo tenés”, y Diego Santilli está de campaña por el territorio de su nuevo domicilio. Una fuerza política con una base electoral interesante para ser estudiada desde la perspectiva de profesionales que puedan interpretar el porqué de elegir un espacio político que dice sin tapujos y en público que quiere: eliminar las indemnizaciones, cuenta con dinero sin justificar en paraísos fiscales, tiene un integrante de su espacio escondido en Uruguay como lo es Pepín Simón, la represión con fuego y topadoras en los asentamientos de CABA que nos son asistidos como corresponde siendo víctimas de la crisis habitacional de este país, despedir a los enfermeros que aplaudían a las 21 horas y que lucharon un año y medio contra la pandemia. Todo esto cuenta con un blindaje mediático de cosas que en ciertos medios “no se habla”. Algo inexplicable, si sus juventudes bregan con estas políticas no será muy difícil descifrar cuál va a ser el desempeño en el caso que ocupen un cargo público.

Y si de juventudes hablamos hay que reconocer que los libertarios están tomando la escena juvenil política. No subestimemos los espacios políticos porque con Cambiemos nos reíamos por sus globos de colores y terminamos con Macri de presidente. Encolumnados en una revolución por la libertad, individual, se muestran efusivos con ojos desorbitados insultando a los “zurdos” y diciéndoles “zurdos” a los peronistas, amenazando con quemar el Banco Central y con una forma rara de dar argumentos previamente repasando Wikipedia. Alardean que son “superiores estéticamente” cual movimiento político que ganó las elecciones en 1933 en Alemania. Pero estos jóvenes no salieron de un repollo, dichos espacios políticos encontraron un terreno vacío cuando quien predominaba era el peronismo. Quienes comenzaron su militancia a partir del 2003 hoy, en su mayoría, ocupan un cargo público y se olvidaron del “trasvasamiento generacional” del que hablaba Perón.

Es para preocuparse del porcentaje logrado por el espacio de Milei aunque lamentablemente no repercute de la misma forma el trabajo de la izquierda. En resultado no hay diferencias abruptas pero no impacta como los libertarios. Un sector político algo ninguneado en el que se omite que son la tercera fuerza política, a nivel nacional, más votada. Tendrán sus contradicciones, van a internas, pero siempre están. Acá también se puede hablar de un espacio de revolución, de resistencia con una gran base electoral pero aceptar que cuentan con una cierta deserción que migra al peronismo. La izquierda es otro de esos espacios que vive en la calle, que camina los barrios y se hace fuerte en las fábricas contra restando a ese sector de la política que se hace desde un escritorio o un troll center. La Izquierda se cruza con el peronismo en cualquier esquina del país, el peronismo los mira, quizás algo le envidia, pero no se puede ocultar «el peronismo aprecia más a la izquierda que estos al peronismo».

Comentarios

Comentarios

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 24/10/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto