El ex -juez Moro que persiguió a Lula puede terminar preso

Compartir

Para sosiego de muchos el ex Juez Sergio Moro ya renunció. Pero al condenar a Lula afirmó que era por un acto indeterminado basado en su convicción subjetiva. La condena sin pruebas y flojita de papeles generó una absurda prisión de nueve años y seis meses más una multa de dieciséis millones de reales. En su gusto por figurar, aceptó el cargo de ministro de Justicia que le ofreció Bolsonaro. Con el presidente asistía a los partidos de fútbol y no se le conoce públicamente otra actividad de relevancia. Hoy puede ir preso.

Este exjuez en Wikipedia es presentado como escritor, pero nunca escribió una página, además Moro tiene un inconveniente serio con la pronunciación del portugués académico o formal, Moro en vez de decir ‘’cônjuge’’ pronuncia ‘’conge’’, en su vulgarismo rastrero mutila al portugués y usa los adjetivos calificativos de una forma imprecisa y desacertada.

En una entrevista televisiva Moro quiso presumir de culto y se hizo pasar por gran lector, cuando el entrevistador le preguntó que leía, Moro afirmó que biografías. Pero cuando se le preguntó cuál fue la última biografía que leyó, Moro confesó no recordarla, la había traspapelado en las remembranzas recientes.

El juez Moro al condenar a Lula cometió varias irregularidades jurídicas, la primera es que Moro no era juez natural de la causa, Moro era un juez de primera instancia de Paraná, dado que el apartamento atribuido a Lula está en Guarujá, São Paulo, Moro no tenía legitimidad territorial para juzgar.

Además Moro no encontró ningún documento que demostrase que la propiedad era de Lula, ni un triste pliego de compra venta, ni una escritura, su gran prueba acusatoria fue una nota de un periódico de derecha y las acusaciones del portero, después el empleado acusador aprovecho su efímera fama para entrar en la vida política.

Moro al condenar a Lula afirmó que era por un acto indeterminado basado en su convicción subjetiva, y tampoco pudo establecer la relación con la Petrobras.

La condena sin pruebas y flojita de papeles generó una absurda prisión de nueve años y seis meses para Lula, más una multa de dieciseis millones de reales.

Después Moro en su provincianismo, en su gusto por figurar, aceptó sobreexcitado el cargo de ministro de Justicia que le ofreció Jair Bolsonaro. Con el presidente asistía a los partidos de fútbol y no se le conoce públicamente otra actividad de relevancia.

Para sosiego de muchos Moro ya renunció, pero mientras fue ministro de justicia de Jair Bolsonaro, es decir, durante un año y cuatro meses, violó la ley N ° 2.848 de Brasil que en el artículo Art. 319 – Esta determina: que retrasar o realizar indebidamente un acto oficial, o practicarlo contra una disposición expresa de la ley, para satisfacer el interés o sentimiento personal tiene una pena de detención, de tres meses a un año, y multa.

Esto quiere decir que Moro en sus omisiones cometió prevaricación para la ley brasileña.

Sería desgastante enumerar todas las omisiones de Moro, pero podemos recordar que nada hizo con las denuncias sobre los testaferros de los hijos de Jair Bolsonaro, tampoco investigó a los paramilitares digitales que inventan noticias falsas en la red mientras son financiados con dinero público.

Moro quiso destruir pruebas de hackers que ya estaban en el poder de la justicia, y que lo comprometían a él.

Cuando en España se descubrieron 39 kilos de cocaína en el avión presidencial Moro no abrió ninguna investigación, nada le llamó la atención en esa irregularidad.

Moro no investigó el escándalo de corrupción de la hidroeléctrica de Itaipu, donde estaba incluido el ejecutivo.

Y en su renuncia confesó corrupción pasiva al solicitar (para ser nombrado como ministro) una pensión vitalicia para su familia, pensión que no contempla la ley brasileña, este antedicho encargo no era de conocimiento público y se acordó en la clandestinidad entre cuatro paredes.

Por esto, y mucho más, Sergio Moro puede ir preso.

*El autor es columnista en Brasil247

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 27/05/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto