El macrismo no mide con la misma vara

Compartir

El lamentable caso de Abigail Giménez, la niña con problemas oncológicos cuyo padre tuvo que cargar de Tucumán a Santiago del Estero porque un policía no le permitió el paso sirvió como tantos otros para embestir contra Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Fiel a su estilo la oposición, politizando las desgracias ajenas para sacar ventajas. Las culpas y los muertos son de otros pero bien valen para instalar una falsa premisa ayudado por un ejército de periodistas.

No es novedad para aquellos que leen y escuchan todas las voces acerca de las maniobras y manipulaciones practicadas por Cambiemos al momento de querer acaparar la escena mediática, y más aún al pretender resurgir como partido político, luego de la paliza electoral de la dupla de los Fernández en 2019.

Solos no pueden, sin el blindaje y el apañe de los medios de comunicación sumamente cómplices de los que se hacen llamar “imparciales” no durarían ni una campaña de elección de medio término. La resaca de “el mejor equipo de los últimos 50 años” junto al sector anti popular de la UCR, faltos de argumentos y proyectos políticos atinan a las bajezas y los bochornos del oficialismo de forma trepadora esperando una ventaja electoral.

La humillación que le vino al pie en estos días fue el lamentable caso de Abigail Giménez, la niña con problemas oncológicos cuyo padre tuvo que pasar en brazos de Tucumán a Santiago del Estero porque un policía brígido no le permitió el paso con su camioneta. El que quiera discutir esto ya está equivocado al momento de tener la intención. Esto no se puede permitir que pase en nuestro país, pero si te encontrás con alguien que no está preparado para su trabajo pueden surgir inconvenientes.

Ocho meses de pandemia y se conocieron no más de 5 casos de esa índole, de los cuales pueden existir cientos de casos que tuvieron la fortuna de no dar con un policía como el que le prohibió el paso al padre de Abigaíl. Todos sirvieron para embestir la figura de Alberto Fernández y Cristina Kirchner por esos sucesos aberrantes que llevó al gobernador santiagueño, Gerardo Zamora, a pedir disculpas y ponerse a disposición de la familia Giménez. Por el lado de Cambiemos publicaron una circular donde están a nada de pedir intervención provincial y la destitución del gobernador. Fiel a su estilo politizando las desgracias ajenas desde la caradurez misma, porque si hacemos memoria vamos a encontrar inescrupulosas actitudes de utilizar las muertes ajenas, por parte de Cambiemos, para sacar ventajas y defenderse de las propias pidiendo que no se politicen los casos.

Enderezando la perspectiva, y en busca de una lectura acorde a la trayectoria política del PRO, quizás se puede constituir un repaso de su “escalada de la muerte” para conseguir triunfos electorales. Para este espacio políticos las culpas y los muertos son de otros pero bien valen para instalar una falsa premisa ayudado por todo su ejército de periodista que en nombre de la libertad y la republica hasta operan para cercenar derechos sociales a los sectores más vulnerables de la Argentina.

Empezando por república de Cromañón donde murieron 194 personas y le costó el puesto al Jefe de Gobierno de aquel entonces Aníbal Ibarra, siguiendo por Iron Mountain, los registros bancarios que comprometen a firmas, algunas relacionadas con la familia Macri y así mismo con Carlos Pirovano, Subsecretario de Inversiones de la Ciudad y ex de Cabrera en HSBC, previa a sus llegadas a la gestión PRO, que según las pericias fue a propósito y se cobró la vida de 10 bomberos. Más cerca en el tiempo la del fiscal Nisman, quien anteriormente había denunciado a Bonadío por entorpecer la causa AMIA y que manipulando el mismo proceso la encaminaron hacia Cristina Kirchner.

El 14 de diciembre de 2015 43 gendarmes pierden la vida en Salta porque “El Gobernador Morales había solicitado apoyo a la ministra Bullrich basándose en un informe de inteligencia titulado “Movilización de la Túpac Amaru que acabaría en saqueos en la Plaza Belgrano”, realizado por la estructura de delegados de la AFI (Agencia Federal de Investigaciones) en el interior, a cargo de Fernando Pocino, quien según indicó el periodista Savoia desde Clarín “manipuló información sensible para que el gobernador jujeño Gerardo Morales creyera que un grave conflicto social estaba a punto de estallar en la capital provincial“ (El Disenso, 16 de diciembre del 2016).

Hoy nos enteramos que se conocía la ubicación del ARA San Juan 10 días después de que había desaparecido, les mintieron a los familiares durante un año, sumado a que esta gente tuvo que acampar en Plaza de Mayo para que el entonces presidente Macri se digne a recibirlos. Tampoco podemos olvidarnos de Sandra y Rubén, la directora y el gasista de la escuela de Moreno que explotó por la ausencia del Estado en materia educativa y que María Eugenia Vidal pidió “no politizar”. Y la desgraciada estadística sigue con los pibes muertos a causa del gatillo fácil, la masacre de Monte, o el asesinato a sangre fría al músico Diego Cagliero en Martín Coronado, la ensañada represión contra jubilados en Plaza de los Congresos o la noche de domingo lluvioso que cargaron contra la pacífica concentración de maestros en el mismo sitio, ese sector de trabajadores de poca capacidad socio-cultural según la ministra de educación de la ciudad Soledad Acuña. En septiembre del 2019 un obrero que refaccionaba el Aeropuerto internacional de Ezeiza dijo «Nos apuraban para terminar sí o sí el lunes» cuando horas antes se desplomó una gran cantidad de andamios que dejo el saldo de un muerto, José Bulacio, y 15 heridos graves.

El sitio informativo madrileño, Nueva Tribuna, el 26 de noviembre de 2019 publicaba datos que certificaban que “En 1.110 días de gobierno de la Alianza Cambiemos, el aparato represivo estatal asesinó a 1.206 personas; aunque desde CORREPI aseguran que esta cifra se incrementará entre 150 y 200 casos más cuando se conozca la totalidad de los datos de 2019”. La desgracia de la tragedia del Sarmiento fue un estandarte primordial, para el macrismo, al momento de politizar una desdicha. Tienen las manos llenas de sangre, inventan enemigos, hasta buscan hacernos dudar de la eficacia de una vacuna solo por el hecho de su procedencia es rusa con un discurso de un mundo bipolar que hace más de 30 años que no existe.

Son los viudos del gorilismo de los ´70, los que se sienten orgullosos al admitir que son gorilas, lo que me da a pensar que no conocen la historia argentina, o en su defecto, se alegran cuando alguien que no les cae bien es diagnosticado con cáncer. El programa de los almuerzos sacó los spot oficiales de la provincia de Santiago del Estero por lo que pasó con la nena Abigaíl, no me quiero imaginar lo que van a decir cuando se enteren que Ford, Ledesma, Mercedes Benz, Swift, Molinos Rio de la Plata, Fiat, Loma Negra entregaron trabajadores a los militares para que los torturen, los suban drogados a un avión y después los tiren al rio. Así se maneja el Macrismo, el PRO, Cambiemos o Juntos por el Cambio. Odio, cinismo, mentiras y muerte cada uno con una vara diferente.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 09/05/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto