La sociedad, ¿está chocobarizada?

Compartir

Mucho, por no decir demasiado, se habló y habla del tema del policía Chocobar que ultimó de un tiro por la espalda cuando huía al asaltante de un turista norteamericano en la zona de la Boca. Este tema derivó en el repudiado, por un lado y aplaudido por otro, reconocimiento presidencial a ese accionar. Unos aplaudieron la eliminación de un delincuente, otros condenaron la muerte a tiros por la espalda de alguien que, si bien había delinquido, huía de su verdugo. El tema de esta nota no es ahondar en ese ya trillado caso, sino pretender efectuar una muestra de las actitudes de la sociedad respecto a algunos otros casos dónde aparece un delito o se denuncia un delito o se dice que hubo un delito.

El lunes 19 de febrero de 2018 un compañero peronista, un compañero kirchnerista, Fernando Cuestas Garzón, se quitó la vida en su casa. Fernando, si bien no integraba el grupo de amigos míos de Facebook, escribía y opinaba constantemente con mucha coherencia en muros de gente que si es amiga por lo que conocía y valoraba su militancia. Hoy, martes, por los posteos, justamente, de los compañeros que  lo contaban entre sus amistades, me enteré que lo que podría haber sido un detonante de su trágica determinación fue que había sido denunciado en forma anónima por las redes de haber cometido algún delito contra una mujer hace unos años, publicándose profusamente esa denuncia, pero al parecer no en la Justicia si no en forma anónima, lo que provocó que fuera alejado de su trabajo con jóvenes que realizaba desde hace décadas y donde, al parecer, jamás se había sustanciado ninguna denuncia ni sospecha en su contra.

Fernando también llevaba sobre sí el pesar de la desaparición hace un par de años de una hija. Aunque les pueda costar a muchos creerlo, al difundirse la noticia de la muerte de Cuestas Garzón, mucha, muchísima gente, celebró, festejó y se alegró por su desaparición, manifestando que esa acción representaba muestra irrefutable de culpabilidad, por lo que la anónima y ya desaparecida publicación era dada por totalmente cierta, pero lo más sorprendente es que esas celebraciones por el suicidio de Fernando se producían, en muros de los compañeros peronistas, compañeros kirchneristas.

Pasa entonces que muchos que habían condenado el apoyo de Mauricio Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al policía Chocobar por haber ejecutado a alguien que no blandía ningún arma en el momento de su muerte, consideraban como válida una denuncia anónima y adherían a la desaparición de esa persona como consecuencia de esa denuncia, de igual, exactamente igual manera que hicieron los seguidores del gobierno nacional con la acción del policía “justiciero”. Entonces, no es que pensaban que estaba mal matar a alguien desarmado, que estaba mal que no se llevara a un delincuente ante la Justicia para que tenga el castigo que la ley determina, sino que se oponían simplemente porque Macri lo había recibido y apoyado. ¿Podríamos entonces pensar que si el presidente condenaba al policía los compañeros que refiero hubieran salido a considerar por oposición que el guardián del órden había actuado bien? ¿Es solamente opinar y oponerse a lo que hace, dice o piensa Macri?. ¿Hay verdaderas convicciones entre los que nos acompañan en la lucha por volver o hay una similar actitud a la que tienen los votantes del PRO respecto a Cristina Fernández de Kirchner, odio y solamente odio, en este caso a Mauricio Macri?.¿Qué diferencia hay entonces en haber difundido condenatoriamente la versión de la denunciante sin confirmar si era o no cierta, llevando a que un hombre se quite la vida con lo que hizo con su pistola Chocobar con el asaltante? El resultado es el mismo sin ninguna duda: un ser humano perdió la vida.

No basta con que nuestro adversario sea malo, es necesario que nosotros seamos mejores y una manera de mejorar es diferenciarnos justamente mediante la no práctica de los actos que nos puedan sumir en actitudes negativas. Debemos diferenciarnos porque nos importa el otro y nos importa que se haga Justicia, nos importa que no se condene simplemente por una denuncia, más allá que pueda ser válida o no. Suficiente tenemos con los compañeros hoy están injustamente detenidos por las antojadizas y serviles acciones de algunos jueces y fiscales de Comodoro Py como para que caigamos, (justamente nosotros que tenemos una permanente historia de injustas persecuciones) , en la repudiable actitud de medir con la egoísta vara del facilismo de opinar sin pensar.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 18/01/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto