Las vacas son nuestras pero el precio lo pone “la mano invisible del mercado”

Compartir

El trabajador argentino cobra en pesos y paga la carne en dólares, las vacas son nuestras pero el precio lo pone “La mano invisible del mercado” que está en Chicago. Algunos hablan de disciplinar con una ley de alquileres en la Pampa Húmeda mientras que al mismo tiempo se deberían aplicar políticas sobre los combustibles los cuales forman parte de un eslabón considerable dentro de la cadena de valores. Los sectores más duros del campo emplean medidas de fuerza en una actitud infantil de negarse a todo y no cooperar ante la intervención del Estado en la exportación de carne vacuna.

En las últimas reuniones entre sectores del gobierno, como lo es producción y Secretaria de Comercio, junto con los representantes del sector frigorífico, solo mostraron marcadas diferencias en sus posicionamientos. Estas desiguales perspectivas truncan las posibilidades de que la medida impuesta por Alberto Fernández, de poner un freno a las exportaciones de carnes vacunas durante los próximos 30 días, pueda levantarse antes de tiempo. Una de las principales clausulas comprende en que si se normaliza el precio de la carne, dentro de los parámetros considerados aceptables, se le da fin a la restricción de exportar. Desde el oficialismo discurren en que esta es una manera acertada de regular el importe en el mercado interno, tarea difícil se puso a cuestas el gobierno teniendo en cuenta que se está dirimiendo con un sector productivo de la Argentina el cual históricamente se le fue imposible imponer reglas.

Desde el Ministerio de Producción comandado por Matías Kulfas se busca una salida a esta situación y finalizar con las limitaciones de 30 días. Al mismo tiempo, la entidad de exportadores “consorcio ABC”, manifiesta en un comunicado de prensa que “acompaña firmemente el alcance de esos objetivos pero que considera que las restricciones comunicadas en nada contribuirán para su alcance”. De todas formas estas condiciones están enfocadas con mayor pertinencia en ciertos matarifes y frigoríficos que encontraron la veta de marcar diferencias exportando a China. Las irregularidades más recurrentes, según enumera Producción, son las subfacturaciones y el giro de dólares en negro a paraísos fiscales y que lo acuñó con el término “rulo ganadero”.

Detrás de estas discusiones se encuentran los números de consumo interno y exportación los cuales no se asemejan en nada. De acuerdo con datos de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) el volumen absorbido por el mercado interno entre enero y marzo del 2021 se ubicó en 527.300 toneladas res con hueso, con un promedio mensual de 175.800 toneladas. “La caída interanual habría sido de 4,3%, pero más importante aún es que habría existido el peor primer trimestre de los últimos dieciocho años”. En otra realidad económica las exportaciones de carne crecieron por una recuperación de la demanda china conclusión a la que llegaron el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva) y el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC). Las exportaciones correspondientes al tercer mes del año alcanzaron un valor de US$ 225,8 millones, 8,3% superiores a los US$ 208,4 millones obtenidos en marzo de 2020. El precio promedio fue 12,2% inferior al observado durante el tercer mes de 2020 aunque 4,3% superior al de febrero del corriente año, agregó el Ipcva. En tanto que el ministro Kulfas remarca que en el primer trimestre del año se exportó mas pero el ingreso de dólares es igual al del año pasado, sin ignorar que los precios aumentaron; “algunos exportadores les robaron al país unos cuantos dólares” afirmó el ministro Kulfas.

La constante profundización de la crisis económica arrastró al sector ganadero a reacomodarse en sus gestiones comerciales, esto no es ninguna excusa, pero sí una descripción de lo que acontece. Estamos atravesando una pandemia con un 40% de pobres, una escalada inflacionaria que lejos deja la meta del ministro Guzmán del 29% y un poder adquisitivo que provoca la baja de consumo interno de carne, entre otros, obligando a recalcular a los empresarios del rubro a apuntar al mercado externo en lugar de hacerlo en la desalentada demanda local.

Comentarios

Comentarios

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/11/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto