Macri y los límites

Compartir

La derrota de “Macri-Cambiemos”, mediante un amplio frente nacional, popular y democrático, será solo el comienzo de una extensa contienda, dentro del sistema capitalista, contra un enorme Mr. Chasman, opuesto a la industrialización y el desarrollo, la igualdad, la independencia económica, la soberanía política y la Justicia Social en los países de nuestra Patria Grande.

Los diferentes agrupamientos políticos y sociales que conforman la oposición al actual gobierno argentino, coinciden en afirmar que debe constituirse un frente político, cívico y patriótico amplio, y que el límite (o enemigo) es Macri y el círculo duro que lo acompaña. La afirmación es correcta en general, pero cabe formular algunas precisiones

Macri no es un “caudillo” o “líder” portavoz de un programa político para el país, con el que esté consustanciado, al que haya establecido objetivos o metodologías y del que tenga la conducción. Se trata de un sujeto inculto, incapaz, insensible, individualista, que carece de las condiciones intelectuales mínimas para conducir un partido o movimiento político, aún de nivel vecinal.

El radicalismo, (en sentido estricto, o sea como lo concibió su fundador, Irigoyen), puede decirse que se caracterizó por la defensa de la “institucionalidad republicana”, nacionalista y democrática, y estableció el principio de “autodeterminación de los pueblos”.

El Peronismo adicionó a estas características las de la “justicia social”, la “independencia económica”, la nacionalización de los recursos naturales, y la más equitativa distribución de la riqueza, incorporando a la arena política al “movimiento obrero organizado”.

En sentido político no existe algo así como el “macrismo”. Las características del gobierno actual son la de disponer de una estructura territorial prestada (vergonzosamente) por el Radicalismo, una filosofía individualista, y una teoría y práctica económico-financiera neoliberal extranjerizante. Vale reiterar que Macri preside pero no gobierna.

Haciendo una analogía muy elemental, desde varios ángulos se puede afirmar que el Presidente es un “Chirolita” (1) que defiende intereses económicos propios y de su grupo familiar, amigos y allegados, pero que fundamentalmente responde a las directivas de un Mister Chasman, sólo aludido en forma general, pero nunca definido con precisión. Mister Chasman tiene el poder no solamente de manejar a “Chirolita” sino también de reemplazar al muñeco cuando es demasiado evidente su incapacidad, o sus movimientos son tan burdos que dejan al descubierto que la ilusión del muñeco que habla es una falsedad, o bien cuando por su orfandad cultural hace movimientos que se apartan de la línea neoliberal que Mister Chasman tiene definida para América del Sur.

La misión de “Chirolita” no es fácil, pues debe engañar al pueblo tratando de demostrar que es un “sujeto” capaz de actuar a favor del mismo con discernimiento, intención y libertad por un lado, y por el otro cumplir las órdenes de sus “mandantes” (que desde luego no son el pueblo que lo votó), que pueden resumirse en conducir al país a un estado de reprimarización económica, empobrecimiento , disgregación social y dependencia política.

En algunas ocasiones “Chirolita” ha mostrado la hilacha aludiendo a las demandas de un cierto “Círculo Rojo”, constituido por quienes disponen de gran poder económico en la Nación. En otra oportunidad afirmó que volvería al año siguiente a un coloquio de empresarios a escuchar las demandas del “mercado”, o bien ha asegurado “El “mercado nos ha dicho……”.

La realidad nos muestra que no existe un único “Circulo Rojo” al que Macri obedece. Existen varios círculos concéntricos demandantes, que poco tienen que ver con el interés nacional.

En una primera aproximación, podemos constatar que hay un círculo cercano, integrado por las empresas Macri : varias decenas de empresas en que el presidente tiene un interés económico directo. Una mirada más amplia, que podríamos generosamente denominar del “capitalismo” Nacional nos mostraría a: -Techint (Rocca)(*) -Arcor S.A. (Pagani) –Impsa (Pescarmona)- Bagó (Bagó) – Molinos Rio de la Plata (Pérez Companc) –Coto, – La Anónima-(Flia Braun), – Los Grobo (Grobocopatel) – Cresud (Elsztain) – Banco Galicia, – Banco Macro(Brito), -AGD Aceitera Gral.Dehesa,-Ledesma (Blaquier), -Vicentin, -Roemmers (Roemmers)- TECNA (no familiar) – IECSA ahora SACDE (Mindlin-Calcaterra) –S.A. San miguel (Otero Monsegur y Miguens) – BGH (Garfunkel) – CLISA –Grupo Roggio (Roggio) – Petroquímica Rio Tercero (no familiar) –Aluar (Madanes),- Grupo ASSA (no familiar)- Gupo Macri (Socma, Sideco, Pagofacil, Shima,Movistar, ¿Grupo Galileo, Avianca?) – Grupo Plastar (Strauss) – Sancor (No familiar) –Habana (No familiar) – Bio Sidas (Flia Arguelles)- Bridas Corporation (Bulgheroni), Grupo Clarín,–Pampa Energía (¿ Mindlin?), Corporación América (Eurnekian), etc.- .

La lista precedente es incompleta, pero es evidente que, junto a otras empresas, integran un círculo del que Macri y sus socios/colaboradores dependen para adoptar medidas tendientes a proteger sus intereses económicos particulares y sectoriales.

Muchas de ellas no tienen dificultades de ningún tipo en “cartelizarse” para repartirse partes del “mercado” en el que supuestamente compiten. Tampoco las tienen para asociarse a Organizaciones transnacionales formando “cabezas de playa” para estas, y facilitar su inserción en el campo económico financiero local, o formar parte de la “patria contratista, a cambio de una participación en las “ganancias”. Lo único que está emergiendo de la vergonzosa “causa de las fotocopias” (atravesada por varios misiles de nulidad jurídica) es la existencia de una asociación ilícita para repartirse la obra pública.

Las citadas son empresas de origen argentino, salvo Techint(*) que es de origen italiano con sede en Luxemburgo, y varias con tentáculos en otros países.

Pero los círculos “rojos” no se circunscriben a ellas, hay muchas empresas transnacionales que forman otros “círculos”, todas firmes defensoras de la libertad de mercado y el libre flujo de capitales (Consenso de Washington), con inmensos intereses económicos, y muchas de ellas dedicadas parcial o exclusivamente a saquear el país :

Coca –Cola, -IBM, -General Electric, -McDonalds, -Mercedes Benz, – JPMorgan, SBC, – Citibank, –Morgan Stanley, -Goldman Sachs, -UBS , – BBVA, -Deutsche Bank, – Paribas,- Dresdner Bank, -Bco Santander, Bco Francés, – Banco Patagonia (Bco. Do Brasil), -Barrick-Gold -Camargo Correa, – Tavistock Group (Edenor, Pampa Energía, Hidden Lake, Transener, etc(Joe Lewis )- – Merrill Linch, -Banco Itaú- Ford, – General Motors, – Pfizer, -Novartis, – Siemens – Volkswagen, – Fiat – Peugeot-Citroen, -Telefónica, -Telecom , -Jumbo, – Wall-Mart, -Carrefour, DIA, – VEA, -Xerox, -Colgate,- Nestlé, – Pizza Hut, -Caterpillar, -Motorola, -Adidas, -Audi, -Kraft, – Unilever, -P&G, -Johnson & Johnson – –ING , -, Shell, -Starbucks, – LG , -Levi´s, -Bayer-Monsanto,-Cargill, -Toepfer,-Cofco (orig.China (Nidera-Noble)),-Dreyfus, -Bunge International, – Pan American Energy, Sinopec, Tectpetrol, Chevron, Capex, Moet&Chandon, -Kelllogg´s, -Philips, -Accenture, -Avon, -Danone, -ICBC (China),-Zara, -TOTAL, -Panasonic, -Grupo Abertis/Acesa- Grupo IJM- Impregilo (Peajes), – Reuters, -Nokya, – Toyota, – Hewlet-Packard, – American Express, – DHL -BMW,- Gillette, CNOOC(China), – AXION (Antes Esso), -Cisco, – Samsung, – Pepsico , – Dell, – Nike, -Adidas, -Burberry, -Nivea,- Microsoft, -Nescafé, -Google, – Budweiser, -Sony, – Oracle, – UPS, – SAP Gold Partner, -Canon , -Apple, — Ikea, -Harley-Davidson, – Gucci, – eBay, – MTV, -Nintendo, -GAP, -L´Oreal, – Heinz, -Yahoo, -Wrigley´s –KFC ,- Chanel, -Kleenex, Amazon, -Kodak, – Rolex, – Hyundai, – BP (antes British Petroleum), -Porsche, -Hermes, -Tiffany&Co, -Hennessy, -Duracell, -Cartier, -Nissan, – Lexus, -Smirnoff, -Bulgary, -Prada. –Armani, -Benetton,- Inveb (cervezas), – Heineken -Cabot, – Ipako, – Duperial, – Down Chemical, Solvay Indupa, Etc. Etc.

A esta lista, (que es mucho más extensa), la hemos limitado a algo más de un centenar de las empresas más importantes. Forman varios círculos dedicados a extraer ganancias del país, predominando el sector financiero y de seguros, comercializadoras de bienes al por mayor y menor, empresas extractivas (minería, hidrocarburos), comercializadoras de servicios, Exportadoras de productos primarios, Empresas de comunicación e información, siendo de muy inferior relevancia la proporción de las mismas dedicada a industrias manufactureras.

Cuando Macri se refiere a los “mercados” habla de (o a) estas empresas.

Cuando en sus lamentables discursos habla de los grandes beneficios que “nosotros” recibiremos como resultado de sus medidas económicas, no se refiere al pueblo argentino. Dice “nosotros” aludiendo a sí mismo y al conglomerado de empresas antes mencionadas.

Las únicas oportunidades en que el “nosotros” pronunciado por Macri comprende al pueblo argentino (excluyendo las empresas antes detalladas), es cuando le reclama esfuerzos y sacrificios, o cuando debe enumerar el extenso inventario de mentiras y engaños o “promesas” que no tiene la menor intención de cumplir, con el objeto de ganar una elección.

Con este enfoque no solamente podemos advertir el altísimo grado de extranjerización a que ha llegado la economía de nuestra Patria. También se evidencia que Macri y su círculo más cercano, aparte de su carencia absoluta de ética republicana y democrática son solamente el primer límite a superar por el pueblo.

Para los intereses económicos infinitamente superiores a que obedece, el presidente solo es un ”producto” para “usar y tirar”, cuando pierda eficacia o posibilidades de cumplir acabadamente con las directivas que se les da desde estos “círculos”, verdaderos poseedores del poder.

De modo que derrotado Macri y/o Cambiemos, queda una colosal batalla contra el accionar del verdadero “Mister Chasman” que está detrás, usufructuario del neoliberalismo que los grandes conglomerados económico-financieros imponen, del cual la mayoría de las empresas antes citadas forman parte. Macri,-el Pro y Cambiemos, sólo son la primera y más visible cara del problema que debe enfrentar nuestro pueblo.

El verdadero núcleo del problema no es ni termina en Macri, (a quien de todos modos el pueblo debe despachar cuanto antes) sino el modelo de país que se nos está imponiendo. El de un país con 30 millones de compatriotas excluidos, sin trabajo, sin industria, sin educación, sin salud, sin viviendas, sin alimentos, sin esperanzas y, obviamente, sin Justicia.

No se trata de hacer una Revolución al estilo de la Francesa, para imponer un nuevo modelo de país igualitario y justo, opuesto al “Ancien Regime”, ya que en ese supuesto no sólo se debería enfrentar el enorme aparato represivo local, sino también a todas las fuerzas bélicas y dispositivos económico-financieros y políticos que las clases dominantes pueden exigir a los Estados cuyos gobiernos también están sometidos.

Los “Círculos Rojos” en su mayor expresión son “corporaciones transnacionales” y fijan las reglas que deben acatar los gobiernos “occidentales”: Bloqueos, prohibiciones, de comercialización, exclusión de circuitos financiero, incluyendo guerras, y golpes militares, como hemos visto en los países nordafricanos ( Túnez. Libia, Egipto), oriente medio (Irak, Siria, Líbano, Iran, Afganistán), o la antigua Yugoeslavia y otras partes del mundo.

Ya no se puede hablar de conflictos entre Estados, pues los Gobiernos (aún elegidos más o menos democráticamente) están sujetos a las imposiciones de las grandes corporaciones transnacionales, que con sus amenazas o intervenciones económico-financieras pueden obligarlos a actuar por cualquier medio contra otros países y comunidades, so pena de hacer destituir las “autoridades locales”, o excluir a países enteros, total o parcialmente, del concierto de las naciones, (como por ejemplo Cuba, Venezuela, Irán, Norcorea, y varios países del Africa subsahariana).

Numerosas empresas de origen norteamericano, británico, alemán, francés y otros trasladaron sus principales plantas productivas a países del “Tercer mundo” occidental y del lejano oriente, con el deliberado objeto de obtener mano de obra “barata” en términos de dólares, y pagar los menores impuestos posibles. Por ello instalaron sus “sedes” o “casas Matrices” en guaridas fiscales off shore, tales como Luxemburgo, Suiza, Bahamas, Islas Cayman, Panamá, Seychelles, etc. donde la presión impositiva, para las empresas extranjeras que no desarrollan actividades con los nacionales, es nula o casi nula. (Además, muchas entidades financieras, sin relocalizar sus sedes abrieron infinidad de de filiales en las “guaridas fiscales”, muy necesarias para el lavado de dinero de origen ilícito. (evasión, tráfico de armas, narcotráfico, contrabando, etc.). (Como ejemplo: Morgan Stanley dispone de más de 150 filiales en la región caribeña).

La “relocalización” de plantas industriales estadounidenses provocó que muchas ciudades de USA se declararan en quiebra o se convirtieran en ciudades fantasmas, por ejemplo Detroit. Esto último es lo que trata de revertir Trump.

Al mismo tiempo los EE.UU. cuentan en su seno varios estados que cumplen el rol de “paraísos fiscales” que son aprovechados por terceros países, entre ellos es un paradigma el Estado de Delaware.

Por ello, la derrota de “Macri-Cambiemos”, mediante un amplio frente nacional, popular y democrático, será solo el comienzo de una extensa contienda, dentro del sistema capitalista, contra un enorme Mr. Chasman, opuesto a la industrialización y el desarrollo, la igualdad, la independencia económica, la soberanía política y la Justicia Social en los países de nuestra Patria Grande.

Es imposible resolver favorablemente esa contienda, mediante un amplio frente ciudadano en un solo país, y mediante un solo acto declarativo. Es menester un acuerdo de largo plazo, de todas las fuerzas sociales nacionales, populares y democráticas, estableciendo sanciones políticas para quienes se aparten del consenso básico. La metodología para alcanzar un nuevo status postcapitalista , importa mantener una unidad de criterios prolongada, ascendiendo paso a paso, en una “escalera” bien definida, aprovechando las numerosas fisuras y contradicciones que el Capitalismo neoliberal imperante tiene.

En cada escalón (por ejemplo nacionalización del comercio exterior, redefinición del sistema financiero como servicio público, y nacionalización de los depósitos, regulación del sistema cambiario, con prohibición del giro de divisas para la formación de activos externos (atesoramiento) y regulación y control de inversiones en el extranjero, replanteo del sistema tributario, nacionalización de los recursos naturales y emprendimientos estratégicos, replanteo y regulación del sistema de transporte : ferrocarrilero, aéreo, fluvial, marítimo y automotor; Nacionalización de la administración de todos los puertos, redefinición del reparto de las tierras, equitativa distribución de la riqueza, restablecimiento de la función social de la propiedad aplicable a la producción de bienes y servicios, privilegio de la ciencia y la tecnología, estableciendo más mecanismos agiles de democracia directa e iniciativas populares, limitando la preponderancia de la “representación”, estimular y favorecer los emprendimientos económicos solidarios y cooperativos etc.etc.). Prohibición de constitución y operación de (y con) empresas off shore, y en general con todas las “guaridas fiscales”.

Establecer como prioridades la alimentación, la salud, la educación, el trabajo y la vivienda para todos los habitantes, poniendo a cargo del Estado lo que no puedan resolver los pobladores por sí mismos. Debe ser un deber ineludible de la Comunidad asistir a las personas discapacitadas, o sin capacidad laborativa por cualquier causa, proporcionándoles asistencia y un nivel de vida similar a los demás, con especial atención a los niños, adolescentes y ancianos, brindándoles, en su caso, igualdad de oportunidades.
Hubiera sido más difícil llegar a la situación actual sin la complicidad del “Poder Judicial”, el Poder Contramayoritario (el menos democrático), que funciona como un compartimiento estanco para las mayorías, pero de fácil acceso para los que detentan el verdadero poder. Debe ser reorganizado por completo fulminando la Familia Judicial. Debe despojárselo de sus investiduras majestuosas y sus mecanismos misteriosos para el Pueblo. Los jueces deben estar cercanos al mismo, y no enclaustrados en palacios, las Magistraturas y Fiscalías deben ser electivas, con posibilidad de revocar los mandatos mediante el voto popular. Se debe hacer efectiva su independencia del poder político y un constituir un lugar donde la soberanía del pueblo se manifieste obteniendo realmente Justicia, despojándolos de la potestad de que cualquier Magistrado de ellos pueda suspender en soledad, la aplicación de las leyes en todo el país.

Deberían también preverse los medios de defensa (ataques y contragolpes que no serán pocos), por medio del pueblo y reorientar los objetivos de las fuerzas de seguridad.

Se deberían fortalecer alianzas con aquellos países que respeten la autodeterminación nacional, y la integridad territorial, incluyendo asociaciones económicas, financieras, culturales y militares que reporten beneficios mutuos.

Será de alta importancia el establecimiento de un sistema de comunicación masiva, amplio democrático y diverso, que respetando el rumbo general acordado permita la expresión de todas las líneas políticas y la difusión de todas las propuestas significativas, de interés para la población..

La Unidad en la acción, no debería eliminar u ocultar las diferencias ideológicas subyacentes y preexistentes que apunten a reformas más profundas. La discusión de ellas enriquecerían el proceso, a medida que se vayan consolidando los objetivos del acuerdo básico.

“El desastre argentino impone la urgencia de revertir el rumbo suicida que le impuso el elenco de los Mandantes y Cómplices de Macri, …..Este país alguna vez fue digno y orgulloso, y fue una tierra pletórica de gente talentosa y lúcida, pero también es verdad que estuvo siempre abarrotado de traidores de clase, tilingos, miserables y vendepatrias….”  Mempo Giardinelli.

Estos últimos, “enemigos internos”, deben ser convencidos, seducidos e incorporados al Movimiento Nacional, y resultando ello imposible, aislarlos y definirlos claramente, destruyendo sus enlaces internos y sus asociaciones con el Enemigo económico Externo.

Prohibir las importaciones de bienes y servicios que pueden producirse o brindarse en el país, así como la importación de múltiples bienes de características similares o redundantes, o de extremo lujo, admitiendo los más beneficiosos para la economía nacional y la mayoría del pueblo.

Revisión y reestructuración de la deuda externa legítima, y establecer la repatriación de capitales fugados al exterior, estableciendo sanciones a la omisión de hacerlo y la prohibición de desarrollar actividades comerciales, industriales y financieras en el país a quienes los órganos del Estado descubran en esta situación, tras una prolija investigación.
Implantar un sistema de control para impedir la cartelización privada y suprimir toda actividad especulativa, en especial la financiera privada.

Permitir la radicación de empresas extranjeras industriales o comerciales que resulten beneficiosas para la economía nacional, limitando la excesiva competencia entre ellas, y estableciendo límites estrictos a las remesas de utilidades al exterior , otorgando beneficios impositivos a la reinversión en el país de las mismas.

Establecer cupos de bienes primarios reservándolos para la alimentación y abastecimientos de la población, pudiéndose exportar libremente el excedente. Establecer plazos para el ingreso al país de las divisas originadas en exportaciones. Nacionalizar todas las industrias estratégicas civiles y militares. Establecer estímulos de todo tipo para el desarrollo industrial nacional, con mayores beneficios para los productos de mayor tecnología, apuntando a su exportación. Asegurar el autoabastecimiento energético¸ y promover el desarrollo de maquinarias industriales y agroindustriales para alcanzar el autoabastecimiento. Estimular la fabricación estatal y privada de medicamentos, poniendo límites de rentabilidad para el sector privado.

Establecer los límites de tasas de ganancias en todas las actividades, implantando un control popular de las mismas, así como propiciar la eliminación de intermediaciones innecesarias o poner intermediaciones imprescindibles en manos del Estado. Propender a la consolidación de una integración regional…..

Sería pretencioso sostener que estos serían los puntos de acuerdo para la unidad patriótica nacional. Algunos son solo restablecimientos de logros del peronismo y el radicalismo, otros son aspiracionales, algunos serán en principio excluidos o postergados, y otros agregados, pero seguramente todos estarán sobre la mesa a la hora de la Unidad.
Una construcción de Unidad que establezca las prioridades en la estrategia, a partir de una discusión sincera, amplia, honesta y pública. Sin excluir expresiones del campo popular.

Una ominosa sombra sobrevolará sobre las negociaciones. De continuar el actual rumbo, la ya escorada nave Argentina, tiene un destino funesto después de 2019. Las fuerzas dominantes no pueden (ni quieren) explicitar el futuro del país para 2020. Macri y secuaces: menos.

Ni siquiera saben lo que puede ocurrir (les pueden ordenar) mañana.

Los que estamos en la otra orilla si sabemos: Ausencia absoluta de financiamiento externo y una deuda externa astronómica, muy superior al PBI. Un pueblo de hambreado, una industria destruida y un país destinado a desaparecer si la Unidad no se alcanza.

Sabemos (como decía Discepolo), que “ la lucha será larga y será mucha” y “tendremos que arrastrarnos entre espinas” para alcanzar una Patria justa, libre y soberana.

Pero hay señales alentadoras. La reciente toma del control del Consejo de la Magistratura mediante una alianza puntual, es una de ellas. “Hasta la hacienda baguala cae al jagüel con la seca”-Martin Fierro.

El reverdecimiento del movimiento obrero (a pesar de algunos traidores), y la emergencia sorprendente de las organizaciones de la economía popular, la clarísima visión política y económica de un gran grupo de intelectuales, la movilización popular con capacidad de torcer o detener medidas autoritarias y regresivas, los movimientos civiles multitudinarios, combativos en las calles, son otras, y hay más. Tenemos el número, las ideas y, en germen, la organización.

Seamos optimistas . Dejemos el pesimismo para tiempos mejores.
“Vale la pena morir por todas aquellas cosas sin las cuales no vale la pena vivir . Salvador Allende, según Eduardo Galeano.

(1) Ricardo Gamero fue el ventrílocuo más reconocido de la Argentina, descollando en las décadas de 1970 y 1980. Ganó mucha popularidad en programas de TV y luego en el circo internacional Tihany. Siendo un niño presenció el espectáculo de un ventrílocuo en Parque Retiro (ciudad de Buenos Aires) que lo inspiraría a decidir el futuro de su vida.
Nombró al dúo: Mr. Chasman y Chirola (posteriormente sería «Chirolita»), con la idea de un nombre distinguido para él, y al muñeco como popularmente se le llamaba en esa época a la moneda de menor valor en circulación en Argentina.
Chasman hacía de personaje serio, formal y culto; Chirolita, de personalidad infantil, travieso, y desinhibido. La dinámica consistía en un diálogo basado en relatos de experiencias cotidianas, que daban lugar a que Chasman le diera lecciones de buenos modales a Chirolita, que a veces no entendía y otras veces renegaba.
El nombre del muñeco Chirolita ha pasado al lunfardo con el significado de una persona que es títere de otra u otras, y cuyas acciones, en especial sus palabras, no le son auténticas sino que encubren los intereses de quienes le mandan.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 26/05/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto