No es lo mismo “estar a favor” que “despenalizar”

Compartir

No voy a hacer ningún análisis biológico, tampoco quiero polemizar, no estoy agrediendo a nadie, simplemente doy mi opinión porque no me siento una asesina por estar a favor de la despenalización del aborto. Los que dicen estar en contra del aborto piensan igual que yo, solo que ellos están también en contra de despenalizarlo. No estoy a favor del aborto, no creo que nadie lo esté, sí estoy a favor de la despenalización del aborto. No es lo mismo, para nada es lo mismo.

Estar a favor de una ley no es aplicarla, es dejar que exista. Querer que exista es que esté disponible para quién la necesite, puedo no ser yo, pero si no quiero la ley, tampoco quiero que esté disponible para otros, los que piensan distinto, los que tomaron otros caminos o son felices de otra forma ¿Por qué no querría que una ley exista? ¿Solo porque yo no la necesito? En ese caso, no me hace daño si existe. La ley de matrimonio igualitario, la ley de despenalización del aborto, la ley de divorcio, etc. no me obligan a casarme, a abortar o a divorciarme ¿Por qué debería oponerme? ¿Para oponerme a la libertad de los demás que no piensan como yo? No entiendo el concepto de libertinaje que le adjudican a las leyes, como si su sola existencia te expusiera a que mañana mismo te casen con un gay, te divorcien o te obliguen a abortar. Es un disparate.

Ahora, si una persona está decidida a abortar ¿No lo hará porque no la protege la ley? Si lo hará, de hecho lo hace, solo que con la ley en vigencia lo haría en un marco legal. Las personas que abortan sin necesitar un marco legal corren menos riesgo, y las que deben recurrir al marco ilegal y clandestino corren más riesgo. Me pregunto ¿Que exista la ley, hará abortar a más mujeres o solo abortarán las mismas pero en mejores condiciones de higiene y se morirán menos? ¿A quién no le conviene que dejen de morirse estas mujeres que no forman parte de ese círculo protegido que aborta sin que nadie sepa y en buenas condiciones sanitarias?

He leído frases de todo tipo y he visto fotos de todo tipo. Algunas me dan vergüenza, fotos de chicos de 2 años con un cartel en la frente que versa “no me maten” o frases que dicen que los que estamos a favor de despenalizar el aborto (perversamente nominados como ABORTISTAS) es porque ya nacimos. Con la misma lógica me pregunto ¿Los que están en contra de la ley no nacieron entonces? Los que se alegan el derecho de “defender a quién no se puede defender porque no puede decidir” decidiendo que nazca… ¿También tienen derecho a decidir por los que si nacimos? Porque los que nacimos tampoco decidimos nacer, nadie nos preguntó. Son resoluciones que toman los ya nacidos y crecidos, los mismos que deciden el nombre que nos ponen, los que pueden optar por darnos en adopción, maltratarnos o no educarnos. Traer o no a un ser humano al mundo no lo decide nunca y en ningún caso ese nuevo ser, SIEMPRE lo deciden otros. Y hay casos en que me gustaría saber que hubiera decidido ese niño si hubiera podido hacerlo.

El otro argumento es “lo hubiera pensado antes, le gustó c….ahora que se joda” ¿Tener un hijo es “joderse”, como se jode el que toma alcohol y luego muere en un accidente o el que fuma y luego muere de cáncer? Ser un castigo a una mala conducta es el argumento más perverso que se pueda esgrimir para argumentar en contra de una ley que NO APOYA AL ABORTO, SOLO DEJA DE PENARLO y protege a las que con ley o sin ley abortarán de todas formas.

Cinco mitos sobre el aborto

Me duele y me molestan las palabras “ABORTISTA”, “EN CONTRA DE LA VIDA”, “A FAVOR DEL ABORTO” o “A FAVOR DE LA MUERTE”. Me parece indigno que alguien fundamente sus ideas sobre la base de un golpe tan bajo que tilde de asesinos a los que piensan distinto. Si su argumento se sube al lomo de la denigración de un determinado nivel social o una elección sexual, es por lo menos hipócrita levantar la bandera del amor a la vida por no adherir a una ley. Muchos de esos libres pensadores, morales y buenas personas, no dudarían en estar a favor del aborto si su hija espera un niño concebido con un “negro de mierda”, o estarían dispuestos a inmolar la vida de su propio hijo si fuera gay. Parece que se puede estar en contra del aborto del hijo aun no nacido, pero se puede estar a favor de abortar al hijo que nació hace rato, si tuvo la mala idea de cagarles el abolengo.

Argumentar ideas religiosas o políticas me parece irracional. Pongámonos de acuerdo, porque las pobres chicas que reciben la AUH no van a saben qué hacer ¿Les están regalando dinero para que se reproduzcan o le están regalando una ley para sacarse hijos de encima? La religión está a favor de la vida en todas sus formas y a favor de los vivos en todas sus formas. No me lo hago a Jesús negándole un pan a un ladrón ni juzgando un desliz sexual cuando perdonó a una prostituta. El vino a redimir a los pecadores, no a los justos…y me pregunto si existen los justos. Los gobiernos menos permeables a la legalización del aborto, son los que más jóvenes dejaron morir en guerras inútiles ¿Será esa la razón? Algo así como los 10 mandamientos del estado burgués de Simone De Beauvoir “Fetos tu preservaras. Resulta más rentable matarlos a los 18 años, cuando hacen el servicio militar”.

Yo no soy partidaria del aborto, es probable que no hubiera recurrido a uno. Pero decir que por esto estoy en contra de la ley de despenalización, es mirar para otro lado. Es pensar “yo no abortaría y por eso no autorizo a nadie a abortar” aun sabiendo que YA DECIDIÓ HACERLO, lo que significa ESTOY A FAVOR DE LA VIDA DE UN FUTURO SER PERO NO A FAVOR DE LA VIDA DE UN SER QUE YA ES. Porque quién decidió que no quiere a ese hijo, abortará en contra tuya y mía y en contra de todos los prejuicios morales, simplemente porque está muerta de miedo, porque prefiere morirse a tener a ese niño.

Por lo tanto, creo que cada postura debería ser a título personal, el tema lo amerita, y no debería encubrirse detrás de escenarios de pensamientos morales, éticos o ideológicos. En el fondo vuelvo a sentir el mismo olor a discriminación social que sentí con cada ley anterior que amparó a un “diferente”. Ojalá nos guiaran fuerzas tan nobles como el amor, la vida, y la bondad para defender o denostar leyes, nos siguen guiando la bronca de no aceptar igualdades, las mismas venganzas históricas y los mismos odios inexplicables. Y la verdad, argumentar bajo estas idiosincrasias, no es estar A FAVOR DE LA VIDA.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 05/12/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto