Otra vez la violencia institucional

Compartir

¿Qué pasa en Argentina con la Violencia Institucional? ¿Qué pasa con las fuerzas de seguridad? Mientras vemos con asombro manifestaciones en contra de la violencia policial en EEUU, aquí, casi sin enterarnos, la policía de Tucumán asesina a un trabajador rural y arroja su cadáver en Catamarca. En Chaco, una manada de policías enloquecidos golpean y abusan de ciudadanos qom ¿Por qué una persona entrenada por el estado nacional para portar armas de fuerza letal no puede contener su ira y golpea y abusa y asesina?

Quienes estamos mínimamente informados conocemos infinidad de hechos, lamentables todos, cuyos protagonistas fueron las Fuerzas de Seguridad. Los que debieran protegernos son, quienes en muchos casos, se llevan la vida de ciudadanos inocentes con la aplicación de tortura, detenciones arbitrarias y gatillo fácil, pobres y jóvenes en su mayoría.

Nos indignamos por lo que pasó en un país del primer mundo como EE.UU con el afroamericano George Floyd, asesinado con la rodilla de un policía blanco sobre su cuello durante 8 minutos ¿las últimas palabras de Floyd? «No puedo respirar«.

El policìa que tomó su vida tiene 18 denuncias por brutalidad policial contra gente de color. Seguía en servicio sin que ninguna de las denuncias hubiera pasado de asuntos internos. En nuestro país salió en todos los medios, hubo editoriales y opiniones repudiando el hecho….

Pero en la Argentina, ¿qué pasa con la Violencia Institucional? ¿Qué pasa con las fuerzas de seguridad? Mientras vemos con asombro manifestaciones en contra de la violencia policial en EEUU, aquí, casi sin enterarnos, la policía de Tucumán asesina a un hombre, un trabajador rural y arroja su cadáver en Catamarca.

Una manada de policías enloquecidos, entran a casa de ciudadanos originarios QOM en el Chaco y golpean a menores siendo filmados por un familiar  mientras todo sucede ¿Qué aspecto psicológico le permite a alguien cometer un delito si sabe que lo están filmando? ¿Cómo, una persona instruida para respetar la ley, puede entrar a una casa rompiendo la puerta sin ninguna orden de allanamiento? ¿Por qué una persona entrenada por el estado nacional para portar armas de fuerza letal no puede contener su ira y golpea y abusa y asesina ?

No puede ser solamente el estado de IMPUNIDAD del que históricamente gozan las fuerzas de seguridad lo que permite semejante abuso. Debe ser algo más, tiene que ser algo más. No debemos conformarnos en el año 2020 con la clásica explicación de los futbolistas: «Las pulsaciones a mil.»
¿De qué manera es entrenada nuestra policía?
¿La policía respeta los Derechos Humanos o se amolda a su conveniencia?
Hubo un cambio de signo político en el país hace 7 meses. Venimos de un proyecto neoliberal en el que la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich expresaba abiertamente su apoyo al accionar violento de las fuerzas de seguridad. Hubo casos terribles en los que los agresores fueron protegidos, felicitados y entrevistados. Hubo UN ASCENSO para el gendarme signado como principal acusado en el caso de la desaparición y posterior hallazgo sin vida, 77 días después, de Santiago Maldonado, en una manifestación de la comunidad Mapuche en Cushamén, Chubut.

Rafael Nahuel Salvo, asesinado por la espalda en la zona de Lago Mascardi, Río Negro por efectivos de Prefectura. Hace días se dictó la FALTA DE MÉRITO para quien le disparó con un fusil porque las pericias fueron contradictorias.

El homicidio por la espalda cometido por Luis Chocobar, que persiguió al delincuente que apuñaló a un turista en el barrio de La Boca, y que dio origen a la infame «Doctrina Chocobar». Chocobar fue recibido y felicitado por el entonces Presidente Mauricio Macri.
Había un amplio consenso por la aplicación de «La Mano Dura».

Volvamos al presente, sin lamentar cada luctuoso hecho cometido por cualquiera de las fuerzas de seguridad. ¿Cómo debe comportarse un gobierno respetuoso de los derechos y garantías de los ciudadanos ante semejantes actos de violencia?
¿Cuál es la respuesta que esperamos los ciudadanos para recuperar el respeto hacia quienes deben cuidarnos? No todos los policías, gendarmes o prefectos son abusivos, obvio, pero aquellos que lo son, ¿cómo deben ser sancionados?
Creo, humildemente, que es momento de aplicar políticas activas desde el entrenamiento, así como castigar con las penas más duras a los autores de violencia institucional.
No podemos ni debemos naturalizar la pérdida de una vida por este motivo. NO. JAMÁS.
Luis Espinoza, Presente. Ahora y siempre.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 24/01/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto