Periodismo golpista

Compartir

Venezuela es el objetivo demonizado por los imperiales enemigos de la humanidad, para hacer retroceder los avances sociales logrados durante más de una década en nuestra Sudamérica. Poco les importa la situación de sus habitantes, basta que les sirva a sus intereses permanentes para generar conspiraciones golpistas en cada uno de nuestros países. Estas maniobras ya no son mediante golpes militares, sino a través de un proceso mediático-cultural de negación de la realidad y fijación de paradigmas ajenos a sus pueblos.  Miserables periodistas que, con pretensiones de defensores de libertades que no respetan, repiten como loros la mentira organizada para derrotar a los Pueblos de los que, en definitiva, forman parte.

Es de buena gente ser agradecido. Cuando se nos ayuda en los momentos difíciles, logramos remontar la cuesta de los problemas que se nos atraviesan en el camino con mayor facilidad. Esto vale para las personas, individualmente, pero también para las sociedades, también para las naciones y sus pueblos. Vale la pena reflexionar sobre esto, en momentos en los que una Nación que nos ayudó cuando lo necesitábamos, con su líder de entonces al frente, ahora precisa de nuestra comprensión y reciprocidad.

Venezuela es el objetivo demonizado por los imperiales enemigos de la humanidad, para hacer retroceder los avances sociales logrados durante poco más de una década en nuestra Sudamérica. Poco les importa la situación de sus habitantes, si padecen o no por su intervención. Basta que les sirva a sus intereses permanentes para generar conspiraciones golpistas en cada uno de nuestros países.

Estas maniobras ya no son como hace algunas décadas, mediante golpes militares directos, sino a través de un proceso mediático-cultural de negación de la realidad y fijación de paradigmas ajenos a sus pueblos. La violencia la hacen aparecer cuando los recursos de vaciamiento económico y financiero no les resultan suficientes, por la resistencia de los gobiernos y la misma sociedad. Entonces comienza la exacerbación de las parodias mediáticas que muestren lo que no existe o nieguen lo que se oculta con maliciosa intencionalidad.

En ese período estamos ahora en Venezuela, donde ante cada marcha opositora profusamente televisada, nos ocultan las otras, las de millones de personas que apoyan su proyecto soberano. Peor todavía, se preparan escenas deliberadas con llamados a la violencia, las que se concretan con el uso de personajes nefastos de la política venezolana, auto-erigidos en líderes de una rebelión que tiene sus cuarteles en Washington.

Casi inútil será tratar de convencer a los idiotizados televisivos de lo contrario. La correlación de fuerzas mediáticas es virtualmente aplastante a favor de los golpistas mundiales. Peor aún, porque desde los mismos medios supuestamente libres, se utilizan idénticos mensajes que los distribuidos por las poderosas cadenas de noticias del imperio.
Habrá que recurrir al viejo axioma de Almafuerte, para no sentirse vencido ni aún vencido. Pero habrá también que exigir honestidad a los miserables periodistas que, con pretensiones de defensores de libertades que no respetan, repiten como loros la mentira organizada para derrotar a los Pueblos de los que, en definitiva, forman parte.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 24/01/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto