Traidores y alimañas

Compartir

La palabra traición viene del latín, traditĭo, y se utiliza para referirse a cualquier conducta que rompe la lealtad o la fidelidad que se debería guardar hacia una persona, objeto o idea. La traición consiste en renegar, ya sea con actos o con dichos, de un compromiso de lealtad previamente asumido. Traicionar es un sinónimo de defraudar y la expresión máxima de la deslealtad. Nuestras plazas están llenas de monumentos erigidos a traidores de la Patria que otrora nos mostraron con Héroes, y este mes sumamos a la lista, los nombres de los Senadores que votaron la Reforma Previsional. «Renacerá mi Pueblo de su ruina. Y pagarán su culpa los Traidores»

La palabra traición viene del latín, traditĭo, y se utiliza para referirse a cualquier conducta que rompe la lealtad o la fidelidad que se debería guardar hacia una persona, objeto o idea. La traición consiste en renegar, ya sea con actos o con dichos, de un compromiso de lealtad previamente asumido. Traicionar es un sinónimo de defraudar y la expresión máxima de la deslealtad. Las traiciones no distinguen entre edades, sexo o estrato social. Cualquier individuo puede ser un traidor si decide ir en contra de las conductas que se comprometió a mantener, o las ideas que decía defender.

Se ha dicho que el traidor está hecho de una sustancia tan despreciable que, frente a él, cualquier alimaña ponzoñosa es un ser de elevada estirpe. No merece que nadie comparta con él la misma acera, ni el mismo alero, ni el mismo sol. No merece ni un gesto de compasión en la desgracia. Lo único que el traidor merece sin medida es la indiferencia en cada uno de los días que le queden por vivir. El desprecio exterminante de su pueblo.

El Antiguo Testamento contiene una extensa lista de traiciones: Caín mató a su hermano Abel; los hijos de Jacob quisieron dar muerte a su hermano José y lo terminaron vendiendo ; Dalila traicionó a su amante Sansón y así se suceden ejemplos.

Matar al hermano, entregarlo al enemigo, quebrar la palabra empeñada, ignorar la fidelidad del buen amor, forman parte de las mejores traiciones bíblicas. Las cuales rematan en la más paradigmática de las traiciones: la de Judas a Jesús, tan importante que está en la base misma del mensaje cristiano de la redención. Sin esa traición la historia hubiese sido otra.

En la Antigüedad la pena era tan rigurosa ( la muerte), que el anatema contra el traidor alcanzaba a sus propios hijos. Hasta bien entrada la modernidad europea esa ley se mantuvo, tal la importancia de la traición en relación con la sociedad y el poder. La “mancha” adquiría caracteres de inextinguible y sólo el tiempo la morigeró. En La Divina Comedia de Dante Alighieri, los tres últimos Cantos del Libro Primero (Infierno) le están dedicados. La ubicación habla por sí misma: los traidores están en el último círculo del Infierno.

Si bien puede coincidirse con que los traidores merecen la indiferencia y el desprecio, en el caso de los representantes del pueblo que traicionan las ideas con las que se comprometieron, y desde sus cargos políticos actuaron en contra de los intereses de aquellos que los eligieron, la indiferencia y el desprecio parecen sanciones ínfimas, que no guardan relación con el daño causado.

Reforma previsional: migajas para los jubilados

Muchas calles, plazas y monumentos de los pueblos de nuestra Patria recuerdan a insignes traidores, bajo la denominación de Héroes, y por tal razón no debemos confundir a nuestros compatriotas elevando algún monumento que recuerde a los Senadores que votaron el 29/11/17 a favor de la Reforma Previsional, aún señalando sus nombres como traidores. Pero no me parece mala la idea de erigir un monumento al PUEBLO AJUSTICIANDO A LA TRAICION.

Y sólo en la base de dicha obra inscribir los nombres de quienes recientemente la perpetraron:
-Miguel Angel Pichetto, – José Alperovich -Rodolfo Urtubey, -Juan Manuel Abal Medina
-Walter Barrionuevo, -María Lequizamón, – Inés Blas, -Flore Viñuales, -Daniel Lovera
-Mirta Luna -Daniel Pérsico, -Julio César Catalán Magni, -Norma Durango, -María Teresa González,
-Pedro Guastavino, -Juan Manuel Irrazábal,…-Sigrid Kunath…- Dalmacio Mera, -Beatriz Mirkin,
-José Anatolio Ojeda,
Dejando espacio para los nombres de otros traidores (no sólo legisladores) que irán surgiendo.

«Renacerá mi Pueblo de su ruina. Y pagarán su culpa los Traidores»

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 19/09/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto