Vivir en las Nubes

Compartir

¿Cuántas veces escuchamos que un alumnos no hace nada, porque vive en una nube? Hoy la realidad es que todo un sistema educativo está en distintas nubes ¿ Podremos bajar de la nube para volver a la educación tradicional? La pandemia dejó al descubierto la creatividad de los millenials, centennials y todas las etiquetas que le quieran poner a los subestimados por un sistema educativo tradicional obsoleto que lo padecieron mientras vivían en nubes creativas que hoy posibilitaron la realidad que vivimos.

¿Cuántas veces escuchamos que un alumnos no hace nada, porque vive en una nube?, ¿Cuántas veces nos dijeron baja de la nube y ponete a trabajar? Hoy la realidad es que todo un sistema educativo está en distintas nubes, claro que el orgullo generacional lo denomina “plataformas” pero lo cierto, es que ninguno de nosotros sabe en donde está todo lo que hacemos en esta cuarentena, ninguno de nosotros puede ubicar físicamente lo que hacemos en nuestras clases virtuales.

Aceptémoslo, esta pandemia, esta cuarentena, este aislamiento nos hace vivir en las nubes. Nube para comprar, nube para saber cómo están nuestros familiares, nube para comunicar, nube para garantizar la continuidad pedagógica y es entendible que a muchos de los que están arriba de los 40 les cueste adaptarse a la virtualidad, porque muchas de esas personas vivieron educados en el mundo de lo físico, de lo que veo y toco, de lo que puedo controlar, acariciar o espiar; porque claro.

¿Cómo sabemos que los alumnos no se copian? ¿Cómo sabemos si no les hacen la tarea? ¿Cómo sabemos si ellos están bien o mal? ¿Si prestan atención al pizarrón/pantalla o no?. Y en realidad no lo sabemos, porque estamos en las nubes, pero ojo esas nubes que nos llenan de dudas y preguntas son las mismas que usamos para mantener vínculos, las mismas que tenemos para hacer videollamadas con familiares en población de riesgo, las mismas que nos ayudaron a organizar la vida y poder tener una relativa normalidad.

Entonces hoy ¿Quién vive en una nube? O en todo caso, ¿ Podemos bajar de la nube para ponernos a trabajar? NO, y ese no suena como un reto al orgullo de los que atesoran los tiempos pasados, pero también es un FUERTE NO que gritan los retados, los incomprendidos voladores que en clase de historia tenían su mente en las nubes, es un FUERTE NO que sale de las entrañas de las nuevas generaciones, es un FUERTE NO que manifiesta la creatividad de los millenials, centennials y todas las etiquetas que le quieran poner a los subestimados por un sistema educativo tradicional obsoleto hoy en día y adaptado a partir de muchos que lo padecieron mientras vivían en nubes creativas que hoy posibilitaron la realidad que vivimos.

En mis clases, en más de una oportunidad, surge el tema de la autoestima, de la incomprensión familiar, escolar o del sistema y siempre les digo que piensen en un mosquito, tan pequeño, tan rutinario, tan vulnerable como para matarlo con un aplauso y sin embargo ahí está el bichito, aprovechando la rutina de los demás, descansando cuando nadie descansa, administrando sus estrategias para entrar en acción cuando a sabiendas nadie puede hacerle nada, usando experiencia y potencial cuando realmente valga la pena, siendo tan precavido y certero como para desvelar al más fuerte de los mortales y con la posibilidad de salir ileso de la situación… porque como dice un proverbio africano “si piensas que eres demasiado pequeño para marcar la diferencia, intenta dormir con un mosquito en la habitación..”. Bueno hoy es el momento de esos incomprendidos, así que debemos bajar la cabeza, observarlos y aprender.

Creo, que como docentes que garantizamos la continuidad pedagógica lo primero que deberíamos hacer es pedir perdón, reconocer y agradecer a quienes vivieron en las nubes y hoy nos garantizan poder desarrollar la pasión de enseñar, porque sin ellos, sin los desconocidos que generan nubes, sin nuestros hijos que nos ayudan con las contraseñas, los link, los mails, los videos de youtube, las solapas, las Apps, la utilización de la cámara, las videollamadas, las conferencias, los backup y todo lo que conocen en su cotidiana nube, nosotros no podríamos estar educando ni educándonos. Hoy las fotocopias son fotos, las lecciones orales son zoom y las bibliotecas son los buscadores que garantizan nuestro trabajo y el trabajo de las familias.

Quizá esta gran instancia de aprendizaje social a través de las nubes también sirva para entender que las angustia, ansiedad, incertidumbre e incomodidad que vivimos los educados en el sistema tradicional son las mismas que tiene muchos chicos cuando asisten a nuestras clases pensadas para un sistema ajeno a ellos, quizá en esta gran instancia de aprendizaje forzoso podamos entender que todos tenemos conocimientos válidos y valiosos, todos debemos ayudar y recibir ayuda, todos podemos estar equivocados y aprender. Porque en los salones o en las nubes, como dice el El Eternauta, uno de los grande súper héroes que tuvimos en argentina, hoy más vigente que nunca, “El único héroe valido, es el colectivo, nunca el héroe individual”.

Ignacio Furlan
Profesor de Historia.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 26/01/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto