¿Y después de la pandemia qué?

Compartir

El fantasma de la deuda ronda por la Argentina, los medios masivos de comunicación incitan a que el Estado actual debe afrontarla y a la vez genera encontronazos entre sectores sociales, como también si cobrarle un impuesto único a los ricos. Una disyuntiva en la sociedad provocada por los principales exponentes mediáticos del establishment. Está en nosotros “parar la pelota” y pensar ¿quién es el que me habla y qué intereses defiende?

El fantasma de la deuda ronda por la Argentina, los medios masivos de comunicación incitan a que el Estado actual debe afrontar la misma, desde la editorial de Joaquín Morales Solá del domingo 19 de abril de 2020, de manera imperativa, íntima a que el gobierno de Alberto Fernández no puede ni debe conducir la situación a un default.

Luis Majul dispara desde su programa de TV que es una barbaridad y un despropósito que se cobre un impuesto, por única vez, a los empresarios millonarios. El Impuesto Patria alcanza a 12.000 referentes de las mayores fortunas de nuestro país, cuando en realidad los que deberíamos indignarnos somos nosotros los cuales pagamos todos los impuestos que nos alcanzan por ser ciudadanos.

Después de todo, y cuestionando los comentarios de Miguel Ángel Pichetto de que “el sector empresarial es con quien se reactiva el país” se puede asegurar que estos mismos sectores son lo que “timbean” con sus ganancias, ya que sus dividendos no son re invertidos en el mercado local, todo lo contrario, producto de su pedigree neoliberal terminan por fugarla del país. No buscan una desarrollo industrial, su actividad económica y financiera se basan en la especulación y la opresión prestamista con fines de desestabilización a un gobierno popular, misma gestión que en los últimos meses esta avocada al salvataje de 44 millones de habitantes fustigada por una pandemia, un “enemigo invisible”.

De esta situación, que genera encontronazos entre sectores sociales, la de pagar la deuda sí o no, como también si cobrarle un impuesto único a los ricos, forja una disyuntiva entre la sociedad provocada por los principales exponentes mediáticos del establishment. Está en nosotros “parar la pelota” y pensar ¿quién es el que me habla y qué intereses defiende? Es evidente señalar que acá hay dos posturas, pero como sociedad ¿sabemos que es lo que nos conviene?

Argentina viene de cuatro años de neoliberalismo, sistema de gobierno que solo beneficia a unos pocos, casualmente a esos 12 mil que se les quiere cobrar un impuesto a la riqueza. La desintegración del Estado, la reducción de sectores científicos, educativos, la destrucción de la pequeña y mediana empresa, la demostración de que sin consumo también aumenta la inflación, “que era lo más fácil de arreglar” y el desguace de un sector que hoy cumple un rol imprescindible que es el de la salud. Sumado al trabajo de recomponer todos estos sectores aparece la pandemia del corona virus, que a nivel mundial, flagela la economía y la producción de todo el planeta dejando al descubierto las políticas de las naciones que priorizan la economía por sobre la vida de sus habitantes.

El gobierno nacional tomó postura, la de responder en beneficio de la población para que eso se logre los sectores más pudientes, los que ganaron mucho en épocas de bonanza económicas financieras, hoy, “van a ganar un poco menos”; de lo contrario ¿cómo se pueden pagar, desde el Estado, los sueldos de los empleados privados de aquella empresas que no han podido facturar y que están obligadas a suspender, despedir y en el peor de los casos cerrarlas? Si se paga la deuda bajo las pretensiones de los acreedores ¿cómo enfrentamos esta crisis sanitaria? Sin recursos difícilmente se pueda mantener una situación tal cual determina la estadística encontrándonos más propensos, en proporción, en liderar el triste ranking de infectados y muertos por coronavirus tal como los ocupa Brasil y Chile.

¿Pero de quién es la deuda? La situación me lleva a ser reiterativo y recordar que personalidades como ex ministro de hacienda Luis Caputo, el ex secretario de finanzas Santiago Bausili y el vicejefe de gabinete Mario Quintana a poco de asumir, en abril del 2016, a los cuatro meses se emitieron títulos y que ellos mismos compraron. A esto se le suma que Caputo tenía LEBACS declaradas por $8.500.000 y las vendió justo que el dólar estaba a $19 generando que de golpe esa tenencia, en LEBAC, pasó a ser en dólares. Hoy estos individuos les piden al Estado cobrar esa deuda.

Paralelamente tenemos a uno de los grupos más importantes del país “Cablevisión Holding” o casualidad pertenece al Grupo Clarín que posee en su haber 1.178 millones de pesos en bonos los cuales también busca cobrar el 100%. De cumplirse en su totalidad lo que pretenden estas entidades se sabe que nos perjudicaría pero viéndolo del lado de los bonistas es entendible conseguir el reintegro de la deuda, sin embargo la parte inentendible es lo de su ejército de periodistas.

Mediante sus cadenas de medios (Radios, Tv, canales, portales) los periodistas mercenarios defienden a ultranza la posturas de sus jefes que son los mismos millonarios que quieren cobrar, los que se niegan a pagar el “impuesto Patria” son sus directivos. Van a tratar como sea de convencernos que estas medidas son nocivas para el país cuando en realidad los únicos que están en peligro, y ahí sus preocupaciones, son las grandes fortunas de estos magnates. De ahora en adelante lo que está en juego, lo que se tiene q decidir, es como vamos a afrontar la situación luego de que termine la constante amenaza del COVID-19, las decisiones que se tomen en estas semanas serán las que determinaran si vamos a encontrar un futuro dentro de todo de bienestar o un futuro pobre; ahora les tocó a ellos, a los poderosos, a los que as tienen. Si se paga la deuda, si se cobra el impuesto y por los intereses de quienes van a velar los periodistas, si el de la sociedad o el de sus patrones, “periodismo independiente” le llaman. Lo que les advierto que hay dos posturas que nos llevan a citar a un filósofo popular contemporáneo de la ciudad de La Plata y vos ¿de qué lado de la mecha te encontrás?

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 01/12/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto