Vilma Ibarra en el Senado: aborto legal es justicia social

Compartir

En el primer round en el Senado la secretaría Legal y Técnica denunció el negocio de los abortos clandestinos y los mayores riesgos a los que se exponen las mujeres de menores recursos cuando se someten a una práctica clandestina. “La amenaza punitiva ha fracasado como política», aseguró Vilma Ibarra. El ministro de Salud reveló que se hacen 1.000 abortos por día. El poroteo de los senadores en pleno reacomode.

“Tenemos que hacernos cargo como sociedad y desde el Estado de un gravísimo problema que afecta a las mujeres y es un problema de salud pública: es el aborto clandestino”, dijo Vilma Ibarra al comenzar. “Estos problemas que afectan a las mujeres deben ser abordados desde una mirada de salud pública y humanitaria. También desde la justicia social. Hay mujeres que pueden costear (un aborto) y acuden a excelentes profesionales en condiciones seguras, pero otras, sin recursos, son las que corren los riesgos». Ibarra puntualizó que “la amenaza punitiva ha fracasado como política» y denunció que «la clandestinidad también genera un negocio».

Por su parte, el ministro Ginés González aseguró: «mientras transcurre este debate están ocurriendo 1.000 abortos y 100 internaciones por complicaciones. Hoy, en este día», acotó. A su turno la Ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta explicó los alcances de los artículos del 13 al 17 ante el plenario de comisiones del Senado. Más de 2000 personas siguieron en vivo este primer debate por el Canal del Senado. 

Despenalizar para dejar de criminalizar a las mujeres

A tres días de la media sanción en la Cámara baja con 131 votos a favor, el proyecto de Ley de Interrupción voluntaria del Embarazo entró al Senado y tuvo ya su primer round. Como un calco de lo que ocurrió en Diputados, a las 14 horas el Ministro de Salud González García, la Ministra de las Mujeres Gómez Alcorta y la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia Ibarra abrieron el debate de la “Ley de Regulación del Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo y a la Atención Postaborto” en un plenario de comisiones de Justicia y Asuntos Penales, Salud y Banca de la Mujer.

La cabecera fue para Mujer, que preside la pampeana y oficialista Norma Durango. Justicia está a cargo de Oscar Parrilli, a favor del aborto legal; y Salud la dirige Mario Fiad, cuya postura es en contra. En 2018 la cabecera había sido Salud y Gabriela Michetti había girado con dilaciones la iniciativa a Salud, Justicia, Asuntos Constitucionales y Presupuesto: en ese momento tres de las cuatro comisiones estaban presididas por senadores que estaban en contra de avanzar con este derecho.

Después de las exposiciones fue el turno para las preguntas. Hasta las 17 horas senadores a favor y en contra tuvieron el momento de preguntar. En un clima respetuoso, no hubo grandes sobresaltos, aunque sí preguntas que buscaron distraer el debate, como la idea de instalar que la práctica del aborto se puede realizar en cualquier mes, cuando la letra de la ley especifica que es hasta la semana 14. Un debate con un nivel bajísimo. 

La rosca en el senado

Según explica la periodista Florencia Alcaraz, “además de Norma Durango, dos senadoras clave en la articulación feminista y transversal que busca convertir en ley el proyecto ya aprobado por diputados y diputadas son la mendocina, del Frente de Todxs, Anabel Fernández Sagasti y la porteña Guadalupe Tagliaferri, de Juntos por el Cambio. En esta mesa de articulación para que sea ley además participan Nancy González (Frente de Todxs-Chubut) y Matías Rodríguez (Frente de Todxs-Tierra del Fuego). Por el lado de Juntos por el Cambio, la mendocina Pamela Verasay, Martín Lousteau y el jefe del interbloque, Luis Naidenoff son quienes también están sumando voluntades”.

Los acuerdos políticos alrededor del proyecto comenzaron tiempo antes de que el proyecto entrara formalmente al Senado. El fin de semana previo a la votación del dictamen en la Cámara Baja hubo reuniones en las que las senadoras clave transmitieron cuál podía ser el proyecto que no rebotara.

El “poroteo” (una palabra que no está en el diccionario pero que es útil para dar cuenta del conteo de votos) toma en cuenta 71 senadores ya que el tucumano José Alperovich se encuentra de licencia por la causa judicial de abuso contra su sobrina. Entre tres y cinco votos están en disputa y el escenario es de una paridad que puede destrabarse con consensos políticos.

Martha Rosenberg: «El proyecto del aborto es producto de años de militancia»

Es posible que desempate Cristina Fernández de Kirchner. En términos numéricos y también por una cuestión de costos políticos: su decisión puede descomprimir las presiones que vienen recibiendo legisladores desde los sectores antiderechos.

En 2018, con 38 votos en contra, 31 votos a favor, 1 ausencia y 2 abstenciones, el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo fue rechazado por la Cámara de Senadores y devolvió a la Argentina a 1921. En esta oportunidad la fuerza del movimiento feminista, la voluntad política del gobierno y el gesto de la transversalidad puede convertir al país en el más poblado de la región con aborto legal.

El debate sigue este martes a las 10 de la mañana y será el turno para la exposición de especialistas: Serán 20 expositores: 10 a favor y 10 en contra. El cronograma sigue el miércoles; el 17 se firmaría el dictamen y el 29 de diciembre la sesión. Y esperemos, también, que la fiesta popular en la calle para festejar la ley. 

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 24/06/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto