Las enfermeras le dicen a Larreta: somo esenciales y profesionales

Compartir

Un nuevo paro en hospitales porteños por el ajuste en salud de Horacio Rodríguez Larreta visibilizó el reclamo de las enfermeras y enfermeros de la Ciudad.  Hicieron un ruidazo frente a la casa del jefe de Gobierno Porteño para reclamar que se los considere profesionales de la salud y los dejen de discriminar. 

“Este fue un año impresionante, dramático; el coronavirus nos expuso y tuvimos casi 200 compañeros fallecidos en la primera línea. Fuimos esenciales durante toda la pandemia y dentro de poco con el operativo de vacunación: pero Larreta nos considera descartables», dice Andrea Ramírez, enfermera del Hospital Ramos Mejía y referente de la Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE)

«Es por eso que Rodríguez Larreta nos niega la inclusión en la carrera profesional. Por eso, cobramos salarios por debajo de la canasta de pobreza y estamos forzadas al pluriempleo. Una aberración discriminatoria”, agregó.

ALE salió ayer otra vez a la calle, con una nueva caravana que llegó a la casa del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta. El reclamo: «reconocimiento a la carrera profesional y aumento de salarios».

La protesta fue parte de una medida de fuerza llevada adelante en 34 hospitales por 24 horas en la que rechazaron el aumento salarial propuesto aplicado por Larreta y exigieron un bono de fin de año para todo el equipo de salud.

Carolina Cáceres, también referente de ALE, aseguró que: “el poder político de CABA, con el Jefe de Gobierno y su ministro (Fernán) Quirós, hizo marketing con la salud pública durante todo el año. Sin embargo, la precarización de la enfermería es abrumadora con salarios de miseria».

Las promotoras de salud en la Villa 31, heroínas ninguneadas por Larreta

Ya el 21 de noviembre, día que se celebra el día del enfermero y la enfermera, la protesta había ganado la calle. En medio de la pandemia, los trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires realizaron un paro de 48 horas y un acampe en Plaza de Mayo con dos reclamos muy concretos: exigir salarios dignos y ser reconocidos como profesionales. No fueron escuchados.

Gabriela Nakamura es enfermera del Hospital Ramos Mejía contó a Nuestras Voces que el jefe de gobierno de la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, no los recibió. “Sí se le pudo hacer llegar al presidente Alberto Fernández una nota aunque sabemos que esto es algo de la ciudad de Buenos Aires y no lo resuelve el presidente”, explicó y aclaró que aún están en plena asamblea entre las diversas agrupaciones para decidir cuáles son las medidas que hay que tomar. 

En noviembre de 2018, la Legislatura porteña modificó la ley 6.035, que actualmente reconoce 24 profesiones de la salud, como médicos, odontólogos, fisioterapeutas, fonoaudiólogos y nutricionistas, pero no incluye a los licenciados en enfermería.

Al ser excluidos de esa ley, el salario de los licenciados en enfermería es inferior al de esas 24 profesiones. “La carrera profesional de salud tiene un montón de diferencias con el escalafón en el cual estamos las enfermeras en este momento. Grandes diferencias económicas, diferencias en horas, en cantidad de horas de trabajo semanales y diferencias en las capacitaciones. Nosotras tenemos vedadas las capacitaciones en horario de trabajo”, explica Gabriela y ejemplifica: “yo trabajo en un centro de salud y me dedico al área de inmunizaciones. El posgrado de inmunizaciones, que se hace en forma anual, dura ocho meses. Es por la mañana y yo trabajo por la mañana. Si yo tuviese que pedir permiso para hacer el posgrado, que es dentro del área de capacitación que necesito tener anualmente, no tengo ese permiso. Entonces tengo que hacer francos para poder ir o cambiar el turno de trabajo con el resto de las profesiones que están en la carrera profesional. La otra diferencia es que  todos los que estaban en la carrera profesional de salud durante todos estos años tuvieron licencia por estrés. Enfermería no la tenía. Recién nos la dieron después de la lucha que empezó en el 2018, a mediados del año pasado. Entonces eran todas las diferencias que marcaban cargos de conducción hospitalaria, todas cosas que nosotras no tenemos acceso. En estos momentos estamos encasilladas en una pseudo carrera de enfermería, que es una carrera administrativa que nos veda todas estas mejoras que tendríamos estando en la carrera profesional de salud”, concluye. 

Además de los enfermeros y enfermeras existe el mismo reclamo para pasar a la carrera profesional. Se trata de psicólogos, psicopedagogos, trabajadores sociales, nutricionistas, fonoaudiólogos, informáticos, entre otros. Pero para el gobierno de la ciudad, estos profesionales que integran el ministerio de Salud están catalogados en el “Escalafón general” y su carrera dentro del gobierno es la de un “administrativo”.

Profesionales de la salud discriminados por Larreta durante la Pandemia

Es decir, no tienen la posibilidad de hacer carrera como un profesional de salud. Trabajan en hospitales, Cesacs, y en el nivel central, pero para Horacio Rodríguez Larreta no tienen los mismos derechos que quienes pudieron concursar en la categoría que les corresponde, aunque tengan el mismo título y hagan las mismas tareas. La lucha de estos 160 trabajadores para que les permitan hacer una carrera profesional viene desde hace muchos años, pero ahora, con la pandemia, que se convirtieron verdaderamente en personal esencial, decidieron visibilizar aún más su reclamo. Consideran, justamente, que son “invisibles”. 

Nadia Magram es psicóloga. Trabaja desde el 2006 y explicó: “Yo empecé a trabajar en el Ministerio de Desarrollo social, en donde no hay un sistema de carrera, entré en el ´escalafón general´. Entonces, cuando fui transferida al Ministerio de Salud pasé como profesional, pero dentro de la carrera administrativa. En el Ministerio de Salud, la forma de ingresar a la carrera es por concurso, entonces, al no haber concursado, quedé siempre en lo que sería el escalafón general. ¿Esto qué significa? Básicamente tener menos derechos que mis compañeras y compañeros que hacen las mismas tareas que yo. Cobro menos y tengo, incluso, más carga horaria. No gozo de las mismas licencias de vacaciones. En el sistema del Ministerio de Salud hay licencia por estrés, por ejemplo, cosa que nosotros en el ´escalafón general´ no tenemos. Las tareas que realizamos son exactamente las mismas que compañeros y compañeras que están en carrera de salud. Puntualmente, lo que reclamamos es el pase a carrera profesional”.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 24/01/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto